Mapas

1 / 16

Foto: Francesca Tirico / Unsplash

1 / 16

Mapa y pasaporte

Foto: Aventuras Literarias

2 / 16

Aventuras Literarias y sus mapas para amantes de los libros

Aventuras Literarias nació como una empresa dedicada a la gestión cultural especializada en literatura. Apasionados de los clásicos de la literatura universal, desarrollaron primero la colección Ingenios, basada en la creación de mapas literarios en los que ubican y dan contexto a los lugares citados en novelas tan populares como, por ejemplo en la imagen, La vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne. Luego llegó la colección Paisajes Literarios, en la que abordan ensayos geográficos y bibliográficos de clásicos contemporáneos como Rayuela, de Julio Cortázar. Su próximo proyecto está a punto de salir y nos llevará a la Lisboa del poeta Fernando Pessoa.

Foto: Aventuras Literarias

3 / 16

Cada mapa es un objeto de colección

Los mapas de Aventuras Literarias alcanzan la dimensión del objeto de colección. Además del detalle en su documentación, están hechos con mimo artesanal, utilizando los mejores papeles y tintas del mercado. Los colores y la tipografía usados buscan replicar los diseños históricos de cada una de las épocas que se representan, como es el caso del bellísimo mapa de Londres en las novelas de Jane Austen de la imagen.

Foto: Aventuras Literarias

4 / 16

Los títulos de Aventuras Literarias son artefactos literarios únicos

Cada una de las obras es mucho más que un mapa. Se trata de un nuevo formato literario, no solo desde un aspecto formal (cada mapa se combina con una versión web) sino que también lo son desde la idea que buscan de establecer una relación física con la literatura y que el lector se convierta en parte activa de la aventura, pudiendo viajar a los lugares cartografiados, como por ejemplo al Londres de Sherlock Holmes con el mapa de la imagen.

Foto: Aventuras Literarias

5 / 16

Un mundo literario lleno de detalles

El proceso de cada obra comienza con una lectura del libro buscando las referencias de interés geográficas y literarias. El siguiente paso es documentar todas esas referencias y decidir las que formarán parte de la edición del mapa. La documentación depende mucho del autor seleccionado y si se trata de un mapa genérico (que incluya varias obras) o de un mapa basado en un solo libro. Finalmente, se llega a la parte gráfica en la que se busca el mapa más adecuado para cada proyecto, se restaura e interviene en su diseño. El resultado es un mundo lleno de detalles como este Londres en las novelas de Sherlock Holmes.

 

Foto: Aventuras Literarias

6 / 16

El Nueva York de Federico García Lorca

Cada mapa es la puerta de entrada a un mundo literario. Es el caso de este Nueva York en un poeta que ubica más de 50 lugares de Nueva York por los que pasó de Federico García Lorca en su estancia entre 1929 y 1930.

Foto: Aventuras Literarias

7 / 16

Una vuelta al mundo con Verne

Los mapas de Aventuras Literarias son de gran tamaño. Por ejemplo, el mapa que muestra el mundo de 1872 en el que se desarrolla la famosa novela de Verne, La vuelta al mundo en 80 días, mide 70x100 centímetros. El reverso del mismo, contiene un diagrama en el que se puede observar los medios de transporte, países y continentes que Phileas Fogg visita cada día de su viaje.

Foto: Aventuras Literarias

8 / 16

El Madrid más literario de Galdós

En la mayoría de los casos, hablamos de mapas de ciudades que ya no existen. Por lo que, en cierta forma, se convierten en guías para un viaje al pasado. Es el caso de este Madrid en las novelas de Benito Pérez Galdós, con localizaciones que nos trasladan a las novelas más importantes del autor, cafés de la época y calles que transitó el autor clave de la novela realista del XIX.

Foto: BNE

9 / 16

"Cartografías de lo desconocido", un buen plan para Madrid

El mundo cartográfico desde la antigüedad a la actualidad es el tema de la exposición "Cartografías de lo desconocido". Se podrá visitar en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid, hasta el 28 de enero de 2018. En ella se exhiben algunos mapas que son auténticas joyas, como el de la imagen, un mapa de los Países Bajos en forma de león (Leo Belgicus) de Pieter van den Keere (1622).

10 / 16

Representación de África

La Biblioteca Nacional de España tiene importantes fondos de un valor inestimable que incluye mapas, manuscritos, incunables, grabados, atlas, o cartas náuticas. Ahora, en muchos casos, parte de este fondo se expone por primera vez.  La muestra contiene más de doscientas piezas, como esta representación de África, parte de la serie "Los cuatro continentes", de Adriaen Collaert y Maarten de Vos (1588-1589)

Foto: BNE

11 / 16

Planisferio celeste

"Cartografías de lo desconocido", comisariada por Sandra Sáenz-López Pérez y Juan Pimentel, persigue  acercar el arte de la cartografía al público en general con mapas y diversas obras de gran belleza, como este "Planisferio celeste", de Frederick de Wit (1688)

Foto: BNE

12 / 16

Una increíble representación del Polo Norte

Los mapas son objetos que nos despiertan fascinación: representan lugares a donde viajar, zonas que conocer, aventuras. Los mapas han ido evolucionando según lo hacía nuestro conocimiento de la tierra. Es el caso, por ejemplo, de esta representación del Polo Norte. Data de 1630, mucho antes de la conquista de los polos, y se encuentra en el "Septentrionalium terrarum descriptio", de Gerardus Mercator, geográfo famoso por idear la llamada proyección de Mercator, en el que se respeta la forma pero no el tamaño de los continentes.

Foto: BNE

13 / 16

El Paraíso Terrenal

Entre las obras que se exponen en "Cartografías de lo desconocido" están los mapamundi medievales o las cartas de los descubrimientos. Incluso hay mapas que recogen lugares fabulosos y otros que reflejan fenómenos invisibles. En la imagen un bello ejemplo de este tipo de piezas expuestas: "El Paraíso Terrenal" del Beato de Liébana, en el códice de Fernando I y Doña Sancha (1047).

Foto: BNE

14 / 16

Mapas de lo imaginario

Los mapas van más allá de representar lo físico. En “Cartografía de lo desconocido” también hay mapas de lugares imaginarios. Como el de la imagen, un mapa de Región; el mundo que ideó Juan Benet, según un dibujo de José María Sainz (1983). También se exponen un mapa de la Tierra Media de Tolkien o, por ejemplo, un mapa con los pasos de Don Quijote y Sancho.

15 / 16

Fondos cartográficos de gran valor en BNE

"Cartografías de lo desconocido" no solo pone en valor los ricos fondos cartográficos, sino que lo hace junto con otras obras que en sentido estricto, no serían catalogadas como mapas. Así en el recorrido de la exposición, encontramos manuscritos iluminados, incunables, grabados, libros de viaje, tratados astronómicos, fotografías, pinturas, e, incluso, instrumentos científicos. En la imagen, el "Claudii Ptolemaei Geographicae" de Claudio Ptolomeo, según xilografía atribuida a Alberto Durero (1525).

16 / 16

La cartografía en los siglos

En la exposición, el visitante aprende los recursos usados a lo largo de los siglos en la cartografía y avanza según lo hicieron los conocimientos que del mundo se hicieron en cada época. Como este mapa que representa el mítico Estrecho de Magallanes, según Antonio de Córdoba y Lasso, que data de 1786.