Mediterráneo

1 / 67

Foto: Fototeca 9 X 12

1 / 67

La Laguna Azul (Malta)

A la vista están las razones por las que es la más admirada de la isla de Comino. Y eso que la pequeña entre Malta y Gozo  está bien surtida de playas. Este es el azul con el que se pintan los sueños. Antaño a esta isla sólo llegaban piratas, pero ahora es una de las excursiones más populares entre quienes viajan a Malta. Aún así, vale la pena pasar un día a remojo en estas aguas calmas ideales para hacer esnórquel.

 

Foto: FOTOTECA 9 X 12

2 / 67

Playa de Palombaggia (Córcega)

Por los frondosos pinos que la abrazan y por el agua turquesa podría pasar por una playa de la Costa Brava, pero sus dimensiones y el acento francés común en el lugar la delatan. Basta darle un vistazo para comprender por qué los franceses llaman a Córcega la île de la beauté (isla de la belleza). Con sus rocas graníticas, su arena blanca y sus aguas transparentes, lo extraño es que Napoléon Bonaparte se animase a dejar la isla donde nació para conquistar el mundo.

 

Fototeca 9x12

3 / 67

Catedral de Palermo

Fundada en el siglo XII, exhibe rasgos bizantinos y normandos, y un pórtico gótico catalán, añadido en el siglo XV.

Fototeca 9x12

4 / 67

Teatro Massimo de Palermo

Icono de la vida cultural siciliana, fue inaugurado en 1897. Preside son su fachada clásica la plaza Giuseppe Verdi.

Fototeca 9x12

5 / 67

Fontana della Vergogna en Palermo

La Fuente Pretoria, apodada la fuente de las vergüenzas (siglo XVI), denominada así por sus esculturas desnudas, se alza en el centro de la Plaza del Ayuntamiento.

Fototeca 9x12

6 / 67

El típico dulce cannolo siciliano

Fototeca 9x12

7 / 67

Mondello

A 10 km de Palermo, este pueblo marinero se encaja entre los montes Gallo y Peregrino. Tienen fama las tabernas de pescado de su puerto.

Fototeca 9x12

8 / 67

Positano, un pueblo de postal

La cúpula recubierta de azulejos de la iglesia de Santa Maria Assunta preside este fotogénico pueblo de origen marinero. Un sendero panorámico recorre su litoral.

AWL Images

9 / 67

El golfo de Salerno desde Ravello

Desde los jardines de la elegante Villa Rúfulo de Ravello se contempla el golfo de Salerno.

Fototeca 9x12

10 / 67

Calas de ensueño

Entre Sorrento y Amalfi se abre un litoral con rincones irresistibles como Bagni della Regina Giovanna y la Cala Furore, en la fotografía, encajada entre acantilados.

Foto: Gtres

11 / 67

Ventana Azul, Malta

La Ventana Azul fue hasta hace muy poco una de las atracciones más turísticas de Malta. Pero a principios de año 2017, el oleaje producido por una fuerte tormenta hizo que se derrumbara. Algunos estudios ya habían adelantado el final de este soberbio arco de piedra sobre el Mediterráneo que había sido usado como escenario en Juego de Tronos.

Foto: Consell d’Eivissa

12 / 67

Rutas en kayak

Las diferentes rutas que se pueden realizar en Kayak son ideales para conocer la costa de Ibiza. Al recorrer algunos de los 210 kilómetros de litoral de esta forma podremos alcanzar algunos rincones que de otra forma son totalmente inaccesibles. Además, el contacto con el Mediterráneo es más intenso al navegar en kayak que con cualquier otro tipo de embarcación.

Foto: Consell d’Eivissa

13 / 67

Surf de remo

El Surf de remo, o en inglés, "stand up paddle", es una variante del kayak que cada día atrae a más y más gente. Esta disciplina que se remonta a pueblos polinesios, permite diferentes modalidades, como el yoga. Sin duda, es todo un lujo en Ibiza practicar yoga sobre una tabla mientras va cayendo el crepúsculo en el Mediterráneo.

Foto: Consell d’Eivissa

14 / 67

Submarinismo en Ibiza

Por la luminosidad de sus aguas, la práctica del buceo es otra de las actividades acuáticas importantes en Ibiza. Aproximadamente existen 20 puntos de buceo en las costas ibicencas donde disfrutar de la diversidad de especies que habitan en ellas y la cantidad de cuevas y pecios diseminados en el fondo marino.

Foto: Consell d’Eivissa

15 / 67

Navegar a vela

Las aguas de Ibiza son ideales para disfrutar de la navegación a vela. La Ruta de la Sal, la regata de altura con mayor participación que se celebra en el Mediterráneo, es el estandarte principal de este deporte acuático que encuentra en Ibiza las mejores condiciones.

Foto: Gtres

16 / 67

Playa de Formentor (Mallorca)

Esta ensenada, también conocida como Cala Pi de la Posada, se encuentra a 20 kilómetros de Alcúdia. Es conocida por su hotel, donde se hospedaron actores como John Wayne y escritores como Octavio Paz. Es una de las playas más extensas de Mallorca, con casi un kilómetro en la que los montes sirven de abrigo a los vientos. En sus aguas cristalinas llegan a reflejarse los pinos y encinas. Su belleza la convierte en una playa con una alta densidad de ocupación, por lo que en los meses de verano lo mejor será llegar pronto.

Foto: Olaf Tausch / CC

17 / 67

Cala Varques (Mallorca)

Cala Varques es una pequeña cala de unos 70 metros de longitud es uno de esos rincones perdidos que aún se pueden encontrar en Mallorca. Acercarse a esta cala próxima a Manacor es casi hacer un viaje en el tiempo a la Mallorca de mediados del siglo pasado, pues permanece libre de presiones urbanísticas. Esta joya está dentro del Área Natural de Especial Interés de las Calas de Manacor. Su acceso solo es posible desde mar o bien caminando por un camino rural. Al llegar nos aguarda un paisaje bellísimo de aguas cristalinas, arenas blancas y un frondoso pinar, donde pasar un agradable día de baño.

Foto: Turismo de Ibiza

18 / 67

Cala d'Hort (Ibiza)

A pesar de su reducido tamaño, Cala d’Hort es una de las mejores playas de Ibiza. Lo es por los paisajes que la rodean (en frente, los islotes de Es Vedrá y Es Vedranell), el entorno natural donde se conserva y por el agua de color turquesa que hará las delicias de los más playeros. En los días de viento se puede practicar surf. 

Foto: Turismo de Ibiza

19 / 67

Cala Saladeta (Ibiza)

Si buscas una playa de Ibiza digna de postal es probable que escojas Cala Saladeta, la hermana pequeña de la popular Cala Salada. Se trata de una pequeña ensenada de arena fina rodeada por suaves colinas con frondosos pinos que llegan justo al mar. Su entorno apenas está urbanizado; pero eso no evita que Cala Salada esté masificada en los meses de verano, al contrario. Por ello, la alternativa está en su vecina y más pequeña, Cala Saladeta, a la que se llega siguiendo un estrecho sendero. Sin duda, dos calas dignas de estar entre las mejores playas de Islas Baleares.

Foto: Turismo de Ibiza

20 / 67

Playa Aigües Blanques (Ibiza)

Un auténtico edén para los amantes del nudismo. Playa Aigües Blanques (Aguas Blancas) se encuentra al noroeste de la isla de Ibiza. Se trata de un arenal de unos 300 metros de largo, abierto al viento y bajo un impresionante acantilado que le confiere la atmósfera propia de una playa salvaje. Es normal ver a bañistas untados en barro, y es que el mineral que forma el acantilado es famoso como regenerador natural de la piel. El acceso a la playa se hace a través de un camino con una pendiente pronunciada.

Foto: Turismo de Ibiza

21 / 67

Platges d'en Comte (Ibiza)

Para muchos, una de las más bellas de Ibiza. Su paisaje, un horizonte salpicado de islotes y con una puesta de sol de anuncio, muestra la esencia natural de la isla. La zona, a unos 8 kilómetros de Sant Josep, es una sucesión de diversas calas de pequeñas dimensiones y de arena blanca, más gruesa que fina. Todo ello hace que las playas tengan una alta densidad de ocupación sobre todo en verano. Es el precio que hay que pagar por una de las mejores playas de España.

Foto: Javier Álvaro

22 / 67

Playa de Cavalleria (Menorca)

Una de las playas más bellas y tranquilas del norte de Menorca. Con algo más de medio kilómetro de longitud se trata de un arenal virgen típico de esta zona de la isla, con arena gruesa y rojiza y entre acantilados. Destaca su extenso sistema de duna. Los lugareños advierten: Playa de Cavallería está muy expuesta a la tramontana por lo que recomiendan escoger otras playas en caso de que sople el viento.

Foto: AP

23 / 67

Playa del Torrent de Pareis (Mallorca)

El Torrente de Pareis (Torrent de Pareis) es un torrente que cruza la Sierra de Tramontana y llega hasta el mar Mediterráneo. Es la excursión reina para los amantes del senderismo que llegan hasta Mallorca. El trayecto es espectacular, y el premio está al llegar a la desembocadura donde se forma una pequeña cala (Sa Calobra) entre dos impresionantes acantilados de más de doscientos metros. Su acceso se realiza a pie a través de un túnel.

Foto: Mateu Bennàssar | Turismo Formentera

24 / 67

Calo des Mort (Formentera)

Parece un rincón del mundo destinado a la felicidad. Una cala de gran belleza donde desconectar de las rutinas diarias al contacto con la naturaleza. A parte de ser una de las más bellas, Calò des Mort, en la parte más oriental de de la gran bahía de Migjorn, es una las playas más tranquilas de Islas Baleares. Se trata de una pequeña ensenada que rompe en un mar calmo como el de una piscina y que nos transporta al ambiente marinero pasado del archipiélago.

Foto: Jaume Capellà | Turismo Formentera

25 / 67

Platja de Ses Illetes (Formentera)

Este paraíso de arena blanca y aguas turquesas se ubica en el parque natural de ses Salines en la isla de Formentera. Es del todo excepcional; tanto que no hace mucho fue escogida como la mejor playa de Europa y una de las mejores del mundo por la calidad de sus aguas (gracias a la esencial posidonia) y la belleza de los paisajes de la zona.

Foto: Guiomar Huguet

26 / 67

Calò des Moro (Mallorca)

Por su belleza, esta pequeña cala, ubicada a seis kilómetros de Santanyí, está entre las mejores playas de Mallorca y siempre aparece destacada en todo listado de mejores playas de España. Se trata de una cala de arena fina y blanca y rocas. Sus aguas turquesas son tan cristalinas que los laúd que llegan parecen levitar sobre el mar. El acceso es complicado por un sendero que acaba en una escalera de piedra y roca. Si no madrugas, en verano será casi imposible que encuentres un hueco para tu toalla.

Foto: Fundación Destino Menorca

27 / 67

Macarella y Macarelleta (Menorca)

Cala Macarella es una de las calas más famosas de Menorca. Tal vez, junto a Cala Turqueta, sea la más fotografiada. También es la más masificada durante los meses de verano; pero es que, ¿quién se puede resistir a esta belleza? Colindante, a menos de 10 minutos caminando, encontramos Cala Macarelleta de igual belleza aunque más pequeña. Ambas son dos paraísos vírgenes que sin duda están en todas las listas de las mejores playas de España

Foto: Fundación Destino Menorca

28 / 67

Cala Presili (Menorca)

Cala Presilli, o también conocida como Capifort, es una playa virgen poco frecuentada que se encuentra al norte de Menorca, en los límites de la zona protegida de la Albufera des Grau. Es la primera de las playas que se alcanzan desde el Faro de Favàritx, siguiendo el Camí de Cavalls, el camino que bordea la costa de Menorca. Sus aguas, protegidas por espigones naturales, son muy calmas. A diferencia de otras playas de la zona, ésta disfruta de arena fina y blanca.

Foto: Fundación Destino Menorca

29 / 67

Cala Pregonda (Menorca)

Es una de las playas más características de Menorca. Su singularidad está en los islotes que la salpican y que la protegen de las olas y de los vientos del norte. Su arena rojiza contrasta con el color turquesa del mar. La zona está protegida dentro de las Áreas Naturales de Especial Interés de la isla. El entorno se mantiene casi salvaje y no hay servicios de ningún tipo. 

Foto: Vicent Bosch | Arxiu València Turisme

30 / 67

Playa Racó de Mar, Canet de Berenguer (Valencia)

El faro del municipio de Canet de Berenguer parece recordarnos que estamos en un lugar de arraigo marinero. Su playa es extensa, algo más de un kilómetro de largo arena fina y dorada dunas con importante flora y fauna. Es una de las playas más bellas de la provincia de Valencia. Está dotada con todo tipo de infraestructura y servicios, incluso un punto accesible para facilitar el baño para el público con necesidades especiales.

Foto: Arxiu Tourist Info Oliva

31 / 67

Playa de Terranova, Oliva (Valencia)

Al norte del municipio de Oliva, en la provincia de Valencia y encajada entre dos barrancos, se encuentra esta pequeña playa de no más de 200 metros de longitud. Es una cala de arena fina y un agua cristalina rodeada de dunas de gran importancia ecológica.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

32 / 67

Playa norte de Peñíscola (Castellón)

Peñíscola es una de las localidades más turísticas de la Comunidad Valenciana. Ha sido escenario natural de distintas películas y la silueta de su castillo de fondo es inconfundible. La playa Norte es la más próxima al casco antiguo de Peñíscola y suma cinco kilómetros de arena fina alternados con bolos en las zonas más alejadas de la localidad. Esta playa urbana está equipada con pasarelas y accesos adaptados a todo tipo de públicos. 

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

33 / 67

Playa del Carregador, Alcossebre (Castellón)

La belleza de las playas de Alcocéber (Alcossebre) demuestra que en la Costa de Azahar, en la provincia de Castellón, se encuentran algunas de las mejores playas de la comunidad valenciana. En esta localidad bañada por el mediterráneo hay hasta cinco playas para escoger. Destacamos la playa del Carregador, en el centro del Alcocéber, que cuenta con cerca de un kilómetro de arena fina y cuidada. A pesar de ser una playa urbana con todo lujo de instalaciones, en la parte sur, se hallan dunas propias de un lugar virgen.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

34 / 67

Cala la Granadella, Jávea (Alicante)

Una joya de cala. Un entorno de postal con aguas cristalinas de color turquesa hace de ésta una de las habituales en la lista de mejores playas de España. Se encuentra en la zona meridional de Jávea (Xàbia). Es una playa de grava y rocas blancas ideal para la práctica del submarinismo. A pesar de ser una cala de aspecto salvaje, cuenta con varios servicios e instalaciones que la convierten en la favorita de muchos alicantinos y visitantes. Por ello, su ocupación en los días de más calor de verano es alta. 

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

35 / 67

Playa Muchavista, El Campello (Alicante)

Más de tres kilómetros de fina arena y panorámica a las sierras del norte de Alicante para esta playa urbana en el municipio de Campello. Se accede a ella desde un típico paseo con palmeras de pueblo de playa, muy animado las tardes de verano junto a los chiringuitos. En su prolongación hacia el sur se convierte en la playa de San Juan. Sus accesos están adaptados a todo tipo de públicos.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

36 / 67

Playa del Albir, Alfaz del Pi (Alicante)

Benidorm es una de esas ciudades que están ligadas con el desarrollo turístico desde hace tiempo en el litoral valenciano. Es algo así como la capital del turismo en la Comunidad Valenciana. Pues bien, para los que quieran escapar del ajetreo de Benidorm, está la localidad de Albir, en el municipio de Alfaz de Pi. La playa semiurbana de Albir es de cantos rodados pequeños y suaves y no de arena, lo cual puede ser una ventaja para los que no les gusta llevarse la arena pegada a casa. Sus aguas translúcidas son ideales para los amantes de snorkel.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

37 / 67

Isla de Tabarca (Alicante)

Antiguo refugio de piratas berberiscos, la Isla de Tabarca es la única que está habitada en la Comunidad Valenciana. Se encuentra frente a la ciudad de Alicante y cerca del cabo de Santa Pola. Las aguas de este pequeño archipiélago están declaradas Reserva Marina del Mediterráneo. En verano llegan muchos visitantes a pasar el día desde otras localidades turísticas para disfrutar tanto de algunas de las más bellas playas de la isla como del puerto, donde se puede degustar el tradicional caldero tabarquino.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

38 / 67

Playa del Portet, Teulada-Moraira (Alicante)

Una joya de la Costa Blanca. Al abrigo de un cabo, es una de las mejores playas del litoral de la Comunidad Valenciana. Se trata de una bella cala de fina arena y aguas calmas y cristalinas que es ideal para baños en familia ya que tiene poca profundidad y su fondo carece de desniveles bruscos. Por ello, en los meses de verano su ocupación suele ser alta. En el paseo que la circunda hay multitud de chiringuitos donde acabar una mañana estupenda de sol y playa comiendo.

Foto: Turismo Región de Murcia | Sergio González

39 / 67

Playa Carolina, Águilas (Murcia)

Este arenal merece estar entre las mejores playas de España. Forma parte del paraje conocido como “Cuatro Calas”, junto al límite con Almería y que muchos consideran como el último refugio virgen del Mediterráneo de la región de Murcia: La Carolina, junto a Calarreona, Higuerica, Cala Cerrada o Cocedores no son solo playas, son paisaje protegido y pertenecen a la Red Natura 2000 por su importancia en cuanto a biodiversidad. En concreto, la playa Carolina, de fina y abundante arena, es la de más fácil acceso. 

Foto: Gtres

40 / 67

Valencia

Una de las ciudades más atractivas del Mediterráneo vive en verano su punto más álgido. ¿Quién no aprecia una buena paella con vistas al mar? ¿Por un paseo por su casco antiguo repleto de la mejor arquitectura medieval y modernista? ¿O por una incursión en el mundo de la ciencia en el Oceanográfico o en las sesiones especiales del Planetarium para observar el Universo acompañados de buena música? Es recomendable subir al Micalet por su escalera de caracol hasta salvar los 207 escalones y una vez arribar deleitarse con la mejor visión panorámica de la ciudad.

Turismo de Valencia

Foto: Luca Mancuso / Age fotostock

41 / 67

Scala dei Turchi

La playa de Scala dei Turchi, al oeste de Porto Empedocle, tiene unos espectaculares acantilados de marga.

42 / 67

Una vuelta a Sicilia en seis etapas

1. Palermo. La gran capital siciliana posee rincones llenos de encanto y un gran patrimonio artístico.

2. Cefalú. Además de su playa, este pueblo de pescadores tiene tres imponentes edificios religiosos. 

3. Taormina. La ciudad más aristocrática y glamurosa de la isla.

4. Etna. Varios caminos remontan sus laderas y se acercan al cráter.

5. Agrigento. Un conjunto de templos fascinantes próximo al mar.

6. Prizzi y Corleone. En estos pueblos que coronan promontorios, y cuyos nombres ha inmortalizado el cine, late la Sicilia más genuina.

43 / 67

La costa sur

Acantilados y enormes rocas motean el litoral sudoeste de Chipre. La playa Petra tou Romiou –en la fotografía– y el cabo Greco tienen las formaciones más espectaculares. Este último está declarado reserva marina. Según la mitología griega, la diosa del amor, el erotismo y la belleza nació de la espuma de una ola en esta playa cercana a Pafos.

44 / 67

Mezquita de Umm Haram

La tradición islámica cuenta que en este venerado lugar cercano a Lárnaca falleció la nodriza de Mahoma.

45 / 67

Península de Akamas

Salpicada de pequeños pueblos y ubicada en el extremo occidental de la isla, esta península ofrece un mirador al Mediterráneo desde el cabo Akamas.

Foto: Manel R. Granell / Tarraco Viva

46 / 67

Tarraco Viva, eventos culturales

Tarraco Viva es el festival romano de Tarragona. En esta ocasión está dedicado al estudio de la relación entre Grecia y la antigua Roma. Más de 430 actos que se proponen a todos los públicos del 15 al 28 de mayo. Un lujo conocer Tarragona de esta forma.

Foto: Gtres

47 / 67

Barcelona, España

La ciudad del Mediterráneo da la bienvenida a viajeros de todo el mundo que llegan hechizados por las formas sorprendentes de la arquitectura de Gaudí, por las calles animadas como las Ramblas, los museos variados, las tendencias más urbanitas, exposiciones, bares y restaurantes a la última. Barcelona es una ciudad cosmopolita pero aún se puede pasear como si se tratara de un pueblo, con la personalidad diferente de cada uno de sus barrios. La Sagrada Familia, el ambiente popular del Mercado de la Boquería, el Gótic, el Raval, el ambiente cultural de Gràcia, son sólo algunos imprescindibles.

Foto: Gtres

48 / 67

Creta, Grecia

Historia y playas con encanto son las razones principales para que muchos viajeros consideren esta isla de Grecia, la quinta de mayor tamaño en el Mar Mediterráneo, como uno de los destinos más populares del mundo. Creta fue cuna del dios Zeus y origen de la civilización minoica, la más antigua que se conoce en Europa. En la antigüedad se llamaba “isla de los olivos” y hoy aún mantiene un gran número, lo cual hace de su paisaje una auténtica belleza rematada por playas como las de Elafonisis y Kechodassos.

Foto: Gtres

49 / 67

3. Ölüdeniz, Turquía

La costa de Licia, en el litoral mediterráneo, ofrece la oportunidad de bañarse en playas que han visto pasar una decena de civilizaciones. La ruta que encadena los arenales más bonitos debe detenerse en la larga bahía de Ölüdeniz, cuyas plácidas aguas le han valido el sobrenombre de Blue Lagoon. Una parte de la bahía está declarada parque nacional y constituye un enclave ideal para remar en canoa y sumergirse en busca de alguna tortuga marina. Las ruinas romanas y licias son un perfecto complemento histórico.

Turismo de Turquía

Foto: Erik1980

50 / 67

Malta

Esta isla está considerada como uno de los mejores lugares para bucear en el Mediterráneo. Razones no le fatan: numerosos pecios, paredes verticales de más de 40 metros y zonas protegidas llenas de fauna marina.