Montañas

1 / 74

Foto: AgeFotostock

1 / 74

La Grave, Francia

La estación francesa de La Grave es uno de los mejores puntos de freeride de todos los Alpes. Aquí solo se puede esquiar en la pura montaña, sin balizas que delimiten el camino ni máquinas que pisen la nieve.

Foto: AgeFotostock

2 / 74

Baqueira Beret, Lleida (Cataluña)

Para muchos expertos del freeride, Baqueira Beret es uno de sus destinos favoritos. En la célebre estación ubicada en el valle de Arán hay un inmejorable entorno más allá de las pistas donde es posible practicar.

Foto: AP Photo

3 / 74

Chamonix, Francia

También ubicada en Francia, al pie del Mont Blanc, esta estación fue el escenario de la edición 2015 del Campeonato Mundial de Freeride. El lugar es un referente internacional para la práctica de este deporte extremo.

4 / 74

Grandvalira, Andorra

Esta estación andorrana acoge el único Freeride Center de los Pirineos y cuenta con el reconocimiento del Freeride World Tour. No en vano ofrece extensas zonas de nieve virgen en un paisaje de gran belleza.

Age Fotostock

5 / 74

Peña Telera de Huesca

En la sierra de la Partacua, la Peña Telera (2764 m) ofrece una gran excursión desde Panticosa.

Age Fotostock

6 / 74

Destino de esquiadores

De las seis estaciones de esquí aragonesas, Formigal es la puerta de acceso a las más veteranas.

Age Fotostock

7 / 74

San Juan de la Peña

El convento rupestre de San Juan de la Peña destaca por su emplazamiento en un abrigo rocoso. Los capiteles del claustro narran escenas bíblicas.

Aci

8 / 74

Estacion de Canfranc

Funcionó entre los años 1928 y 1970. Disponía de puesto aduanero, comisaría de policía, oficina de correos y un hotel internacional. Está previsto que sea transformada en un museo de la memoria.

 

Age Fotostock

9 / 74

Cascada el Saldo

En Pueyo de Jaca se inicia una excursión por el valle del Aragón que pasa por esta cascada del municipio de Escarrilla.

Age Fotostock

10 / 74

Panticosa Huesca

Unos 70 lagos glaciares salpican el norte de Huesca. Helados en invierno, son espejos de picos como el Piedrafita, junto al ibón Azul. Desde hace siglos, las propiedades de las aguas termales que brotan de las entrañas de Panticosa son conocidas. Los romanos ya las utilizaban y aparecen referenciadas en 1286 en un escrito de Pedro I de Aragón. Junto al moderno balneario se pueden ver los vestigios de las antiguas termas.

 

Ryan Doyle

11 / 74

Cápsulas colgantes en los Andes peruanos

Foto: AgeFotostock

12 / 74

Everest

Sus 8.840 metros de altura son el techo del mundo. Este pico mítico se encuentra en el Himalaya, en la frontera entre China y Nepal. Los primeros que lograron llegar a su cima fueron Edmund Hillary y Tenzing Norgay, el 23 de mayo de 1953. Aunque se conoce por el nombre del famoso geógrafo galés George Everest, en tibetano es Chomolungma (o Qomolangma); es decir, la  "Madre del universo".

 

Foto: AgeFotostock

13 / 74

K2

Con 8.611 metros, es el segundo más alto del mundo. También conocido como Chogori, se encuentra entre China y Pakistán. La primera ascensión a este mítico pico del himalayismo fue la de Achille Compagnoni y Lino Lacedelli  el 31 julio de 1954. La dificultad técnica de su ascensión lo convierten en uno de los más peligrosos del mundo. De hecho, casi un 25 % de los que los que intentaron su ascenso perecieron; de ahí que se la conozca como "la montaña salvaje".

Foto: AgeFotostock

14 / 74

Kanchenjunga

El nombre del tercer pico más alto del mundo significa "los cinco tesoros de las nieves" (oro, plata, gemas, cereal y libros sagrados) y tiene 8.586 metros de altura. En el idioma limbu local, significa "montaña a la que hacemos ofrendas". Así que queda claro que es una montaña sagrada. Se encuentra entre la India y Nepal y su primera ascensión data del 25 de mayo de 1955. Desde entonces, 40 personas se han dejado la vida en el ascenso.

Foto: AgeFotostock

15 / 74

Lhotse

Mide 8.516 y se ubica entre China y Nepal, muy cerca del Everest, con el que está conectado a través del Collado Sur. De hecho, su nombre significa “Pico Sur” en tibetano. A la cumbre principal la acompañan el Lhotse Shar de 8.383 metros de altura y el Lhotse Medio (al este) de 8.414 m. Éste último, debido a su especial dificultad técnica, fue hasta el el 23 de mayo de 2001 el pico más alto del mundo aún por escalar.

 

Foto: AgeFotostock

16 / 74

Makalu

De forma casi piramidal y con 8.463 metros, es uno de los picos más inaccesibles del mundo. Su nombre, del sánscrito, significa “Negro grande”, lo cual describe perfectamente el ascenso final de la cumbre con la roca negra barrida por el viento. Lo encontramos en la zona Mahalangur del Himalaya, haciendo frontera entre Nepal y China. Su primera ascensión fue el 15 de mayo de 1955.

17 / 74

Cho Oyu

Este es, en palabras de la escaladora española Edurne Pasaban, el ochomil más fácil de los catorce de esta lista. Aunque como matiza ella misma, que ascendió a su cumbre en el 2002, lo de “fácil” habría que matizarlo cuando alguien se enfrenta a un coloso de 8.201 metros de altura (el sexto pico más alto del mundo). Se encuentra en la frontera, entre Nepal y la región autónoma del Tíbet, en China, y su nombre significa la “Diosa Turquesa”.

 

Foto: AgeFotostock

18 / 74

Dhaulagirí I

El Dhaulagiri es un macizo montañoso de la cordillera del Himalaya y el Dhaulagirí I es el pico más alto de los cinco donde culmina el macizo en 8.167 metros de altura, lo cual lo convierte en la séptima cima más alta del mundo. La primera vez que fue ascendido fue el 13 de mayo de 1960. Este pico es uno de los que presenta mayor ratio de peligrosidad entre los 14 ochomiles.

 

Foto: AgeFotostock

19 / 74

Manaslu

El Manaslu, con 8.163 m. sobre el nivel del mar, es la montaña más alta del Distrito Lamjung, en Nepal. Manaslu significa en sánscrito “espíritu” o “alma”; es decir, según la tradición extendida en el Himalaya, se trataría de la morada de los dioses. Alcanzar a los dioses puede ser muy peligroso. Los que la conocen saben que es un ochomil fácil; pero de ascensión muy peligrosa. Según las estadísticas el Manaslu es la sexta montaña más letal de los catorce ochomiles.

Foto: AgeFotostock

20 / 74

Nanga Parbat

Con 8.126 metros de altitud, su nombre significa “Montaña Desnuda”; aunque, lamentablemente, se la conoce más como la "montaña asesina". Desde su primera ascensión, en julio de 1953, se ha cobrado la vida de 64 personas, lo cual hace una ratio muy por encima de la norma. Ubicada en la región de de los Gilgit-Baltistán, en Pakistán, es el ochomil más occidental del planeta.

Foto: AgeFotostock

21 / 74

Annapurna I

El Annapurna I, con 8.091 m de altitud,  es la culminación de su macizo montañoso, en el centro de la cordillera del Himalaya. Su nombre significa en sánscrito “diosa de las cosechas” o “diosa de la abundancia”. Tal vez sea el ochomil más peligroso del mundo. Debido a su composición, principalmente de hielo y nieve, es común que haya multitud de accidentes por avalancha. El ratio es como para que se te pongan los pelos de punta: de 153 expediciones desde su primera ascensión en 1950, 59 muertes.

Foto: AgeFotostock

22 / 74

Gasherbrum I

Este pico de 8.068 metros de altura es también conocido como Hidden Peak (el Pico Oculto) y como K5 o Moravi I. Situada en la frontera entre Pakistán y Xinjiang, distrito occidental de China, es una cima trágica para el montañismo español, habiendo perdido la vida en ella cinco escaladores de gran experiencia: en 1990, Albert Ibáñez y Josep Grañó y en 2013, Abel Alonso, Xebi Gómez y Álvaro Paredes tras haber alcanzado la cumbre.

Foto: AgeFotostock

23 / 74

Broad Peak

También conocido como K3, el Broad Peak forma parte del macizo de los Gasherbrum, en la zona del Baltistan, en la frontera de Pakistán con China. Mide 8.051 metros de altura y su primera ascensión a la cumbre se realizó en 1957. En julio de 2017, Òscar Cadiach, alcanzó cumbre, completando así la escalada de los catorce ochomiles del planeta sin oxígeno. ¡Todo un hito!

Foto: AgeFotostock

24 / 74

Gasherbrum II

Con 8.034 metros de altura y ubicada en la frontera entre Gilgit-Baltistán (Pakistán) y el territorio de Xinjiang (China), su nombre hace honor a su belleza: en balti significa "montaña hermosa". Si quieres saber cómo es ascender esta cumbre, no te pierdas la película Cold, en la que se muestra la expedición de Cory Richards, Denis Urubko y Simone Moro, los primeros en realizar el ascenso en invierno.

Foto: AgeFotostock

25 / 74

Shisha Pangma

El pequeño de los catorce… Su altura es fuente de controversia. Pero la cifra más aceptada es la de 8.027 metros de altitud. El terremoto de Nepal de abril de 2015 no lo puso más fácil, al afectar a la forma de su cumbre. A pesar de ser el más pequeño de la lista, el Shisha Pangma fue el último de los “ochomiles” en ser escalado. El motivo es que está ubicado por completo en territorio del Tíbet y hay restricciones tanto por parte del gobierno de China como por las autoridades locales de la Región Autónoma del Tíbet.

Foto: MICHELE FALZONE / AWL IMAGES

26 / 74

Canadá

Siempre aparece en las listas de los países más amigables. Sus habitantes, además de amables y educados (siempre con una disculpa en la boca), hacen gala de un muy buen humor. Los canadienses son de lo más divertidos, de hecho ellos inventaron muchos de los programas de bromas de la tele. Lo mejor de elegir Canadá es que puedes repetir tantas veces como quieras, abarcarlo entero es prácticamente imposible.  Su inmensidad es perceptible sólo con echar un vistazo al mapa, quizá por ello es capaz de regalarnos lugares tan increíbles como Muskoka, en Ontario, las Montañas Rocosas de Alberta o el valle De Drumheller, entre muchos otros.

27 / 74

Las Ubiñas-La Mesa

Este parque natural y Reserva de la Biosfera agrupa poderosas cumbres de la cordillera Cantábrica. Los pastos y matorrales de enebros y gayubas tapizan los valles de las zonas altas, mientras que los bosques de hayas, tejos, fresnos y arces cubren las zonas bajas.

Foto: Gtres

28 / 74

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

Foto: Gtres

29 / 74

Monte Kilimanjaro, Tanzania

Uno de los lugares míticos de África. La montaña, de la que escribió Ernest Hemingway, está situada en el noreste de Tanzania. Formada por tres volcanes inactivos, es el punto más elevado del continente. Además, el Kilimanjaro es conocido por sus famosos campos de hielo en la cumbre que se están reduciendo de forma drástica desde principios del siglo XX y lo convierten en uno de esos paisajes que ya nunca volveremos a ver igual. El monte y las selvas circundantes constituyen el Parque Nacional del Kilimanjaro, Patrimonio de la Humanidad desde 1987, que es el hábitat de muchas especies amenazadas de extinción. 

Foto: Gtres

30 / 74

Centenario de Covadonga

El Parque nacional de Picos de Europa, en la parte central de la cordillera Cantábrica, se convirtió en 1918 en el primer espacio protegido de España. En la actualidad es uno de los cinco parques más visitados del país. La magnífica Montaña de Covadonga fue el origen de este importante Parque Nacional. Esta efeméride es una buena forma de conocer mejor su importancia histórica, cultural y medioambiental. Todo un imprescindible para los amantes de la naturaleza.

Foto: CC

31 / 74

100 años de Ordesa y Monte perdido

Otro parque nacional que cumple años. Y es que el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido fue pionero entre los espacios naturales protegidos de España. Ya sea en primavera, cuando las rutas nos brindan bellas jornadas de senderismo, o en otoño, cuando los bosques se tienen de amarillos y marrones, durante el centenario tendremos una gran ocasión para conocer Ordesa y poner en valor la riqueza medioambiental de Aragón. 

Foto: Gtres

32 / 74

El Uluru no se podrá escalar a partir de octubre 2019

El primer occidental en llegar y escalar el Uluru fue el explorador William Gosse en 1873. Desde entonces, son muchos los que lo han escalado, atraídos por las espectaculares vistas que hay desde su cima. El 26 de octubre entrará en vigor la restricción al acceso de la cumbre de Uluru, en pleno desierto rojo austrliano. La formación rocosa es uno de los iconos más famosos de Australia y recibe más de 100.000 visitas anualmente. 

Foto: Gtres

33 / 74

Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta

En Parque Nacional donde se encuentra el Uluru se ubica en una zona de clima seco en el centro de Australia, a 460 kilómetros de la población más importante cercana, Alice Springs, que es la tercera ciudad más grande en el Territorio del Norte. El Uluru es una formación rocosa de areniscas de más de 384 metros de altura y con 9 kilómetros de contorno. Muy cerca del Uluru se encuentra otro monte sagrado: Kata Tjuta, o coloquialmente “Las Olgas", de forma pintoresca con sus 36 cimas. 

Foto: Gtres

34 / 74

El Uluru es conocido como la montaña roja de Australia

Que se prohíba la escalada a la cima del Uluru no acaba con su principal atractivo: sus colores cambiantes a lo largo del día, e incluso, de la época del año. La superficie de esta formación rocosa varía de color según la inclinación de los rayos solares. Sobre todo, es muy famosa su imagen al atardecer, cuando se vuelve de un color rojo brillante y uno entiende por qué es uno de los símbolos de Australia.

Foto: Gtres

35 / 74

Campos de hielo del Kilimanjaro, Tanzania

Cada año que pasa, la cima del Kilimanjaro cambia. La famosa montaña de Tanzania se queda sin nieve y hace que los campos de hielo retrocedan a un ritmo acelerado. Según algunos estudios, apenas quedan quince años para que desaparezca. Procesos de deforestación, la actividad turística y el calentamiento global que afecta al medio ambiente suman en contra de este bello paisaje que tiene los días contados.

Foto: Gtres

36 / 74

El monte Everest, Nepal

Hasta un gigante como el Everest cambia. El fuerte terremoto que azotó a la zona en abril de 2015 causó cambios en la Tierra y, en menor medida, en la cumbre del Everest. Puedes leer aquí cuánto ha menguado la montaña

Foto: AP

37 / 74

Mittenwald y los Alpes Bávaros

Este es uno de los pueblos más bellos de los Alpes Bávaros. Se encuentra cerca de la frontera de Austria, con el telón de fondo de los espectaculares Alpes Bávaros, la porción oriental del sistema montañoso. El pueblo de Mittenwald presenta la singularidad de que las fachadas de sus casas típicas están decoradas con frescos como si fueran lienzos.

Foto: AP

38 / 74

Matterhorn, Monte Cervino

Foto: Shaiith / Shutterstock

39 / 74

Montes Sibilinos

La cumbre del Vettore se eleva a 2.476 metros por encima de prados y pueblos de origen etrusco y romano y se encuentra dentro del perímetro del Parque Nacional de los Montes Sibilinos.

Foto: José Alejandro Adamuz

40 / 74

Torres del Paine

El Parque Nacional Torres del Paine es uno de los más importantes de Chile y símbolo de la Patagonia chilena. Los circuitos O y W en Torres del Paine son uno de los más bellos en el mundo del senderismo, ya que presentan una gran variedad de entornos naturales que suman montañas, ríos, valles, lagos y glaciares. A esta belleza que parece sacada de otro mundo, o de otra época, se accede desde la población de Puerto Natales. Su acceso se puede realizar durante todo el año; pero en temporada baja, de mayo a septiembre, con la llega del invierno, cierran las instalaciones para acampar y algunas zonas del circuito O se convierten con nieve y hielo en muy exigentes para la práctica del senderismo.

Foto: Gtres

41 / 74

Monte Fitz Roy, Patagonia

Un monte que es uno de los símbolos de la Patagonia. Alcanza los 3.405 metros de altitud y está ubicado en el oriente del campo de hielo Patagónico Sur, en el límite entre la Argentina y Chile. Muchos montañeros salen de la población cercana de El Chaltén, provincia de Santa Cruz, Argentina, para alcanzar su cumbre siguiendo una de las caminatas más bellas del mundo. Desde el lado chileno, se alcanza partiendo de Villa O'Higgins. La senda es exigente a nivel físico; pero cuando se alcanza la cumbre, la maravilla de ver sus aristas rozando el cielo, junto al lago, sirve de pago a todo esfuerzo.

Foto: Gtres

42 / 74

Huaraz, Perú

Este es el lugar de los grandes nevados de la Cordillera Blanca, en Perú, que forma parte de los Andes. Se extiende a lo largo de 200 km en dirección nordeste: todo un espectáculo de seismiles, glaciares, páramos, lagos y lagunas. Si lo tuyo es el senderismo y el montañismo, Huaraz es el centro. El Parque Nacional Huascarán, Reserva de Biosfera, es famoso por el gran macizo nevado que le da nombre. Algunos lugares asombrosos que se encuentran en la zona son: la laguna de Chinaconcha, la Laguna 69 (en la imagen), el Glaciar Pastoruri, el Alpamayo. Y no solo naturaleza, también las ruinas de una civilización misteriosa: Chavín de Huántar, una de las culturas preincaicas más importantes de Perú.

Foto: José Alejandro Adamuz

43 / 74

Roraima, la Gran Sabana

El monte Roraima es una de las formaciones geológicas más antiguas de la tierra. Forma parte de la cadena de mesetas tepuis (montañas tabulares) de la sierra de Pacaraima. Hasta su cumbre llegó Carl, el protagonista de la película Up, en su casa voladora. La cumbre es una meseta rodeada de paredes completamente verticales de las que suelen caer abundantes cascadas, lo cual dificulta algo su ascenso. Se da la particularidad que hay un punto denominado la triple frontera, compartida por Venezuela, Guyana y Brasil. Llegar arriba es encontrarse con un paisaje de otro tiempo; no obstante, Arthur Conan Doyle se inspiró en las descripciones de este lugar que hicieron las expediciones de la época para ambientar su novela El mundo perdido.

Foto: Efired / Shutterstock

44 / 74

Lijiang

La montaña Nevada del Dragón de Jade se eleva a la espalda del pabellón de la Luna y el estanque del Dragón Negro.

Foto: Shutterstock

45 / 74

Pico Cristobal Colón

En la Sierra de Santa Marta, esta montaña de 5775 metros se asoma imponente al mar Caribe

Foto: CC

46 / 74

La reina blanca del Kilimanjaro

Que una sea exploradora y aventurera no significa necesariamente que renuncie a ciertas comodidades. Es el caso de May French Sheldon (1847–1936), editora estadounidense, escritora, y exploradora. Consiguió encabezar una expedición al Kilimanjaro para demostrar que las mujeres también podían ser grandes exploradoras, algo que actualmente nadie duda, pero que en su época muchos dudaban. Y sus expediciones fueron el contrapunto pacífico a las dirigidas por muchos hombres en África. Viajaba con lo imprescindible y un poco más... Comodidades extras como el palanquín que hizo famoso y que aparece en la ilustración, también incluyó una bañera en su equipaje. Su legado: se podía entrar en contacto con las tribus africanas sin necesidad de usar la violencia.

Foto: Gtres

47 / 74

Cuzco, Perú

Un viaje al encuentro de los misterios incas pasa seguro por Cuzco, la capital de Perú. No obstante, la constitución peruana reconoce esta ciudad junto a la cordillera de los Andes como la “capital histórica” del país. Fue fundada, nada más y nada menos, que por los hijos del dios Sol, o al menos así dice la mitología inca. Desde la ciudad se pueden hacer una gran cantidad de excursiones para conocer el Valle Sagrado de los Incas o hacer el Camino Inca hacia Machu Picchu. Pasea por el Mercado de San Pedro para tomarle el pulso al día a día de los cuzqueños y atrévete a tomar un desayuno tradicional para tomar energía suficiente y salir a descubrir el mito de los incas.

Foto: Gtres

48 / 74

Katmandú, Nepal

La capital del cielo: una ciudad llena de misticismo en el Nepal. Hay ajetreo constante en el caos de su tráfico, bicicletas, coches y motos, pero solo basta caminar unas horas por el barrio de Thamel para descubrir que el pueblo nepalí no pierde su simpatía y amabilidad. En los alrededores de Katmandú encontramos 8 de los 14 ochomiles que hay en el mundo. Y tal vez sea por ello, que esta es tierra de leyendas y aventureros. La leyenda más conocida es la que tiene que ver con el Yeti; así que si te atreves, la aventura te está esperando en este país asiático.

49 / 74

Un 4.000 mítico

El macizo del Gran Paradiso, emblema del parque nacional, es uno de los grandes retos alpinísticos de Italia.

Foto: Jean-Pierre Clatot / Getty images

50 / 74

La frontera blanca

Italia, Francia y Suiza están separadas por una línea de crestas y cumbres colosales. Los picos más relevantes son el Mont Blanc, el Cervino y el Monte Rosa. En la imagen, la aguja Dent du Géant.