Paisajes

1 / 392

Foto: AGEfotostock

1 / 392

Delta del Ebro (Tarragona)

El gran curso fluvial alcanza el Mediterráneo rodeado de arrozales, largas playas y lagunas donde anidan millares de aves en primavera. La mejor manera de conocer el Parque Natural del Delta del Ebro es en bicicleta a través de la red de caminos que parten del centro de información de la reserva.

Gtres

2 / 392

Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria)

Este desierto domesticado de algo más de cuatro kilómetros cuadrados es uno de los emblemas de Gran Canaria. La Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas tiene como premio el azul del mar. Por el clima no hay que preocuparse, que por algo esto es el archipiélago canario. Maspalomas es como un universo playero donde todos los bañistas encontrarán su rincón favorito. Alrededor del kiosco nº 4 está la zona nudista y en el nº 7 ondea orgullosa la bandera del arcoíris.

Foto: Turismo de Irlanda

3 / 392

Calzada del gigante, ¿mito o ciencia?

Da igual lo que creas, ninguna de las dos versiones que existen acerca de su origen le restan un ápice de belleza, singularidad y espectacularidad a uno de los lugares más increíbles y bonitos del mundo, la denominada Calzada del Gigante, muy cerca del puente de Carrick. Técnicamente se trata de formaciones octagonales perfectas de origen volcánico con casi 60 millones de años de antigüedad. Eso dice la ciencia y las fotos. Pero la leyenda es otra, mucho más interesante. En el Centro de Visitantes nos hablan de Fionn mac Cumhaill (Finn McCool), un gigante irlandés que se enemistó con el colosal escocés Benandonner. Según la leyenda, McCool un día, cansado de los insultos del escocés, construyó una calzada para llegar a Escocia y poner los puntos sobre la íes, pero Benandonner la destruyó dando lugar a estas piedras, que puedes ir saltando, además de explorar la colinas colindantes o simplemente sentarte y dejar que la energía del lugar fluya.

Foto: Harry Hayashi/ Getty Images

4 / 392

Formación de arenisca de Ah-Shi-Sle-Pah, Nuevo México

Foto: AgeFotostock

5 / 392

Faro de Les Pierres, Le Conquet (Francia)

La costa más occidental de Francia está punteada por faros de distintas formas y colores. Es un litoral abrupto, hogar de terribles tormentas, que históricamente ha sido testigo de los más trágicos naufragios. En la imagen el faro de Les Pierres, en el municipio Le Conquet, durante un temporal. Espectacular, ¿verdad?

Foto: AgeFotostock

6 / 392

Capadocia, Turquía

Esta región de la Anatolia central, en Turquía, es conocida por ser uno de los mejores destinos para sobrevolar en globo aerostático. Desde las alturas se obtienen increíbles vistas de las populares formaciones rocosas del valle de Göreme, las chimeneas de las hadas o Uçhisar.

Foto: AgeFotostock

7 / 392

Bagan, Myanmar

En Bagan, la mejor forma de contemplar el valle y sus más de dos mil templos y pagodas es desde el aire. Al amanecer, los primeros rayos de sol van iluminando cada uno de esos edificios religiosos creando en los ojos del viajero una postal inigualable.

Foto: AgeFotostock

8 / 392

Serengueti, Tanzania

Cada mes de mayo, el Serengueti es el protagonista de uno de los más impresionantes espectáculos de la naturaleza: la Gran Migración. Millones de ñus, gacelas, cebras y otros herbívoros inician un largo viaje hacia la reserva natural de Masái Mara. Las mejores vistas del corazón indómito de África las obtenemos desde arriba.

Foto: AgeFotostock

9 / 392

Colorado, Estados Unidos

Sobrevolar el pico Pikes y las Montañas Rocosas en el Colorado es uno de los atractivos turísticos de los viajeros que se dejan caer por esta parte de los Estados Unidos. En el mes de septiembre, el cielo se cubre de globos de colores con motivo del Snowmass Balloon Festival.

Foto: AgeFotostock

10 / 392

Château-d'Oex, Suiza

En el mes de enero, en Suiza se celebra el Festival Internacional de Globos Aerostáticos de Château-d'Oex. Durante esos días, los viajeros tienen la oportunidad de disfrutar de la increíble postal de un paisaje totalmente nevado desde el aire, así como asistir a espectáculos de paracaidistas.

Foto: AgeFotostock

11 / 392

Valle Yarra, Australia

Este valle, situado en la región de Melbourne, es conocido por producir el mejor pinot noir y vino espumoso de Australia. Desde las alturas se pueden observar los extensos campos de viñedos pertenecientes a las más de 80 bodegas que allí se encuentran.

Foto: AgeFotostock

12 / 392

La Garrotxa, Cataluña

Esta zona de Cataluña se caracteriza por contar con el mejor paisaje volcánico de la península. Las mejores vistas se obtienen desde las alturas, ya que además del parque natural y los volcanes, en los días claros se pueden ver Montserrat y los Pirineos. Pero esta comarca no es la única meca de esta actividad en esta región. La Cerdanya, Osona o el Vallès Oriental es el reclamo de empresas como Globubolg que llevan décadas elevando a los viajeros hasta otras perspectivas. 

Foto: AgeFotostock

13 / 392

Guanajuato, México

En León, Guanajuato, se celebra el Festival Internacional del Globo, el más importante de todo Latinoamérica. Durante cuatro días, el cielo de esta ciudad se llena de más de 200 globos aerostáticos de todas las formas y colores.

Foto: AgeFotostock

14 / 392

Masái Mara, Kenia

El espectáculo de la Gran Migración también se puede contemplar desde la sabana de la reserva natural de Masái Mara, a principios de otoño. Durante los meses de verano, desde al aire se puede observar cómo van llegando los animales y cómo la sabana se llena de vida. Este es uno de los planes más espectaculares que hacer en Kenia.

Foto: AgeFotostock

15 / 392

Wadi Rum, Jordania

Este increíble desierto, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los más bonitos del mundo por su color rojizo y por sus enormes paredes de piedra que logran alcanzar los 800 metros. Desde el aire, el desierto se vuelve imponente.

16 / 392

Parque Nacional de Yellowstone, Estados Unidos

Foto: AgeFotostock

17 / 392

Parque Nacional del Teide (España)

El recorrido por el mayor de los parques de las Islas Canarias es realmente una experiencia única durante la cual se contempla uno de los más impresionantes espectáculos geológicos del mundo, con su conjunto de coladas y conos volcánicos de caprichosas formas y armoniosos colores. En el Centro de Visitantes de El Portillo informan de la variedad de longitud y dificultad de las muchas opciones senderistas que ofrece el Parque: rutas cortas como la de Arenas Negras o la de Los Roques de García y más largas, como la de La Fortaleza o la de Siete Cañadas. En primavera hay un aliciente añadido para visitar el Teide, la floración de los tajinastes en medio de estos paisajes volcánicos.

Foto: AgeFotostock

18 / 392

Valle de Funes, Montes Dolomitas (Italia)

La cadena de las Dolomitas es una de las más bellas del mundo con sus crestas afiladas y su cambiante color rosáceo y esconde magníficos rincones como el del valle del Funes. Encajado entre las rocas, el río Funes surca este valle de apenas 24 kilómetros de longitud que guarda tres aldeas tradicionales Tiso, San Pietro y Santa Maddalena. Recorrer la red de senderos que surcan y rodean el valle es una gozada y depara vistas maravillosas como la de la gran cumbre de Sass Rigais, de 3.025 metros de altitud.

Foto: AgeFotostock

19 / 392

Balcones de Ordesa, Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (España)

Las más altas cimas pirenaicas ofrecen un impresionante abanico de posibilidades senderistas. Desde la localidad de Torla, a 1.033 m. de altitud, se accede a más de 250 kilómetros de senderos señalizados que además de facilitar el contacto con la naturaleza permiten aproximarse al mundo ganadero y montañés y disfrutar de la contemplación de un paisaje único.

Foto: AgeFotostock

20 / 392

Cabo Sines, Alentejo (Portugal)

A pie, en bicicleta, a caballo, bordeando marismas y salvando caprichosas formaciones de roca, se disfruta de esta costa atlántica a la que el fuerte viento atrae a surfistas y amantes de las playas solitarias. Aunque toda esta costa del sur de Portugal está sembrada de pequeñas calas de arena fina arropadas por las rocas, las de playa Grande y playa de la Isla de Pessegueiro son las más espectaculares por sus aguas transparentes y los grandes acantilados que las rodean.

Foto: AgeFotostock

21 / 392

Gargantas del Verdon (Francia)

Estas impresionantes gargantas enclavadas en el Parque Natural del Verdon forman un espacio natural excepcional en la regiónProvenza Alpes Costa Azul. El río Verdon deambula bajo la atenta mirada de imponentes farallones de piedra y enlaza cuatro bellos lagos de aguas color esmeralda donde su pueden practicar todo tipo de deportes náuticos. No hay que olvidar una visita a los encantadores pueblos provenzales situados en lo alto de los acantilados como Valensole, Riez, el pintoresco Bauduen, Castellane y su roca, Moustiers Sainte Marie o Aiguines.

22 / 392

Paisajes que inspiraron la vida y la obra de Dalí

El joven Dalí solía pasar los veranos en el pueblo de Cadaqués, que junto a Figueres y Púbol dibuja en el mapa un triángulo con los paisajes esenciales en la vida y obra del genial artista. Se trata del Ampurdà, una comarca en la provincia de Girona a la que le sienta estupendamente bien el otoño. Comienza un fin de semana ideal paseando por la rambla de Figueres hacia el sorprendente museo de Figueres y no te pierdas aquí ninguno de los enclaves esenciales de Dali.

23 / 392

Tierra de templarios entre Castellón y Teruel

Cerros recortados por un viento y un paisaje que se va transformando en pliegues, así es la comarca del Maestrazgo, un territorio recogido que discurre por el Levante entre las provincias de Castellón y Teruel, cuyo nombre procede de los grandes maestres de las órdenes medievales. Este fue espacio de aventuras de los Templarios alcanza una belleza sin igual durante la temporada otoñal. Aquí te contamos qué hacer en una ruta por el Maestrazgo.

Foto: AgeFotostock

24 / 392

Una semana por la provincia de Cáceres

En otoño, la provincia de Cáceres es un sorprendente destino para escapadas de fin de semana. Los valles, bosques, dehesas y las sierras de la provincia más grande de España se visten de colores otoñales. Desde el centro histórico de Cáceres, reconocido como Patrimonio de la Humanidad, a los bellos pueblos en los montes de Traslasierra, como Hervás, tienes mucho donde elegir. Aquí te mostramos algunas pistas para disfrutar de la provincia de Cáceres.

Foto: Jen Böhme

25 / 392

Tromsø y Cabo Norte

Con el verano, el sol de medianoche llega a las más septentrionales latitudes del planeta. Tromsø, en la costa de Noruega, es una de las ciudades ubicadas más al norte y un lugar ideal para contemplar y disfrutar del espectáculo de esa noche que nunca acaba de llegar. Con unos 60.000 habitantes, tiene una amplia oferta cultural y arquitectónica que se redondea con el edificio de Polaria, situado a cinco minutos del centro de la ciudad, que tiene la apariencia de enormes bloques de hielo que han chocado con la costa. Este edificio alberga un acuario y una gran pantalla en la que se proyectan imágenes de las auroras boreales. El Cabo Norte dista unos 550 kilómetros de Tromsø en un recorrido que depara vistas espectaculares. Contemplar el fenómeno del sol de medianoche en el punto más al norte de la Europa continental es algo único.

Foto: Getty Images

26 / 392

Lago de Como

Milán es la ciudad de moda. Tras un recorrido por la ciudad, en el que no deben faltar la vista al Duomo y el Palazzo Reale, a la Galleria Vittorio Emmanuelle y a la iglesia de Santa Marie delle Grazie, donde se halla la "Última Cena" de Leonardo da Vinci, una ruta por el cercano lago de Como puede ser el contrapunto natural a esta escapada urbana. El lago de Como se halla a unos cincuenta kilómetros al norte de la capital lombarda. Para tener un primer contacto con su entorno maravilloso, lo mejor es embarcarse y dar una vuelta completa por el lago, uno de los más profundos de Europa. A su alrededor hay pequeñas y pintorescas localidades, entre las que destaca la amurallada Bellagio, y el encantador pueblo de Varenna con sus callejuelas estrechas y empedradas. Como telón de fondo las imponentes cimas de los Alpes y en materia gastronómica, solo una palabra, insuperable.

Foto: Getty Images

27 / 392

Finlandia, el país de los mil lagos

Con el buen tiempo, es buena idea dejar atrás la cosmopolita Helsinki par ir a disfrutar de un frondoso bosque, navegar en canoa por un lago o dormir en un acogedora cabaña en la Región de los Lagos. Su capital es Kuopio, una animada ciudad que celebra la primavera con la Vapunaatto, una fiesta de bailes y hogueras.

Ronnybas / Shutterstock

28 / 392

Un paisaje que se huele

Un fragante mar de color malva cubre los campos provenzales en verano, como en Valensole

Luigi Vaccarella / Fototeca 9x12

29 / 392

El dulce placer del tumbarse en el césped

El puente de St-Bénézet y el palacio Papal son los dos emblemas de la ciudad de Avignon.  

30 / 392

Lago Lemán

La región del lago Leman se extiende desde el macizo del Jura hasta los fascinantes Alpes del Vaud, que dan nombre al cantón. Paisajes idílicos de naturaleza desbordante y la ciudad de Lausana, son los puntos más emblemáticos de la zona. Es ésta una región que parece hallarse entre el sueño y realidad: en la llanura, hay extensos campos de cereales y pueblos de belleza agrícola; en la zona media, pequeñas ciudades medievales con impresionantes castillos; al norte, los picos del Jura, donde se encuentran el cielo y la tierra y el alma halla amplio espacio. Y en los Alpes de la zona del Lago Lemán, al este: un típico mundo alpino, praderas fértiles, aldeas de chalets, picos y glaciares. Terrazas soleadas para vacaciones de relajamiento y aventuras deportivas.

Foto: Daniele Macis

31 / 392

Cala Goloritze, en el golfo de Orosei

Una aguja rocosa de 148 metros de alto despunta en esta playa a la que se llega en barco o a pie tras una caminata de 1,5 horas aproximadamente

Daniele Macis

32 / 392

Cala Moresca, al noreste de Cerdeña

Su nombre alude a las incursiones de los piratas moriscos en el siglo VIII. Está cerca de la ciudad de Olbia.

Marco Dajethy

33 / 392

Cascada de Piscina Irgas

Este salto de 45 metros de altura se localiza dentro del área protegida de Monti Mannu (Villacidro). Se llega por un sendero señalizado que atraviesa el bosque.

Massimo Ripani / Fototeca 9x12

34 / 392

Cala Coticcio

En La Maddalena, en la isla de Caprera, se encuentra esta salvaje playa que hace las delicias de los bañistas que se acercan a descubrirla.

REDA &CO srl / AGE Fotostock

35 / 392

Cascada de Baus

El macizo kárstico de la provincia de Ogliastra, al norte de Santa María Navarrese, esconde rincones idílicos como esta cascada que cae sobre el mar

Foto: AgeFotostock

36 / 392

Cascada de Orbaneja del Castillo

Orbaneja del Castillo es uno de los pueblos más singulares de Burgos. Uno de sus atractivos turísticos es el complejo kárstico con cuevas como la del Barbancho, de la que brota una impresionante cascada que cuando veas no podrás parar de fotografiar. Destaca también la Cueva del Agua con visitas guiadas durante el verano. Además el conjunto histórico de Orbaneja del Castillo está catalogado como Bien de Interés Cultural.

Foto: AgeFotostock

37 / 392

Grotta della Poesia (Italia)

Con este nombre, ¿cómo no va a ser un lugar mágico? "La Grotta della Poesia" (“gruta de la poesía”) se encuentra en la población de Rocha Vecchia, en La Puglia, a unos 20 km. de la población de Otranto y junto a su famoso yacimiento arqueológico. Se trata de una cueva natural excavada por la acción del mar a lo largo de los siglos. Su nombre viene de la leyenda que explica que éste era el lugar favorito de una bella princesa, por lo que los poetas comenzaron a acudieron en tropel, según ellos, busca de inspiración. Hoy son muchos los visitantes que buscan también inspiración.

Foto: AgeFotostock

38 / 392

La piscina del diablo (Zambia)

¿Te atreverías a bañarte aquí? Ya solo el nombre tira para atrás… Esta piscina se forma en el río Zambeze, justo en el borde de las mismísimas Cataratas Victoria. Para llegar a la piscina, hay que cruzar el río, algo que se hace siempre con un guía y únicamente en temporada seca. Un baño de vértigo que raya la imprudencia. Sobre todo, si pensamos que en cualquier momento puede venir una crecida del río.

Foto: AgeFotostock

39 / 392

Pamukkale (Turquía)

Cuando llegas, el paisaje parece sacado de una fábula o algo así: se asemeja a un enorme castillo de algodón blanco. Y de hecho, su nombre significa “castillo de algodón”, en turco. Las piscinas que se han ido formando, además de garantizar un baño divertido y refrescante, son de aguas termales ya que contienen grandes cantidades de bicarbonato y calcio. Eso es, precisamente, lo que produce las capas gruesas de piedra caliza y travertino con su característico color blanco, como si el agua se hubiera congelado. Este lugar en Turquía ya era conocido desde la Antigüedad tal y como lo atestigua la ciudad romana colindante de Hierápolis. Hoy es lugar Patrimonio de la Humanidad.

Foto: AgeFotostock

40 / 392

Cataratas Havasu (Estados Unidos)

Estas maravillosas cataratas y sus pozas de espectacular agua azulada se producen en la desembocadura del río Havasu, en el río Colorado, en Arizona. La alta mineralización es la responsable de su particular color. Su curso y forma ha ido variando a lo largo del tiempo; pero se mantiene su belleza azul en contraste con lo desértico del entorno. El enclave donde se encuentran ha estado habitado históricamente por los indios Havasupai (“el pueblo del agua azul verdosa”).

Foto: AgeFotostock

41 / 392

La Garganta de los Infiernos (España)

Un lugar maravilloso en tierras de Extremadura. Por si le faltaba algo al Valle del Jerte, en Cáceres, aquí tienes estas piscinas naturales. La Garganta de los Infiernos, que pertenece a la "Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura", se ha hecho famosa por sus refrescantes pozas. Dos son los lugares claves a visitar: la zona de Los Pilones, donde las “marmitas gigantes” (producidas por el efecto del agua en sobre el granito) son ideales para un buen chapuzón, y  el Chorrero de la Virgen, una espectacular cascada. Como en época estival, que es cuando más apetece bañarse aquí, puede estar su cauce seco, lo mejor es que visites la zona también en primavera.

Foto: AgeFotostock

42 / 392

Cataratas Kuang Si (Laos)

Kuang Si es un lugar paradisíaco próximo a Luang Prabang, en el norte de Laos. Su atractivo paisajístico es indudable, por lo que su cascada y bosque atraen a muchos viajeros que quieren disfrutar del espectacular salto de agua y las pequeñas piscinas que se forman de agua turquesa. Se han instalado merenderos y refugios para pasar el día, algo que a los laosianos les entusiasma hacer en los días festivos.

Foto: AgeFotostock

43 / 392

Piscina Hamilton (Estados Unidos)

Hamilton Pool es una piscina natural que se originó tras el derrumbe de la cúpula de una cueva tras varios años de sufrir la erosión de su río subterráneo. Se encuentra a unos 40 kilómetros de Austin, en Texas, en la reserva natural de Balcones Cayonlands. Como es un lugar protegido, hay que reservar día de visita previo pago de la entrada. Mejor informarse en la página web del lugar.

Foto: AgeFotostock

44 / 392

Laguna de Bacalar (México)

Se conoce como la laguna de los siete colores (aunque si observas con atención, probablemente verás incluso más tonos azules) y bañarse en ella es una experiencia mágica. Y es que Bacalar es uno de los pueblos mágicos del estado de Quintana Roo, en la península de Yucatán. La laguna se formó a partir de tres cenotes diferentes que se desbordaron. 

Foto: AgeFotostock

45 / 392

Charco Azul (España)

El charco Azul, en la isla de El Hierro, es una de las zonas de baño más espectaculares de las Islas Canarias. Nos parece una maravilla que la lava volcánica contribuyera de esta forma a nuestro baño. Entrar en la calma agua turquesa mientras escuchamos el mar siempre bravo romper de fondo es una de esas experiencias que no se olvidan nunca. Su acceso caminando es fácil y cuenta con espacio para relajarse tomando el sol.

Foto: AgeFotostock

46 / 392

Piscina natural To Sua (Samoa)

Parece salir de un escenario soñado; pero existe de verdad. Se trata de To Sua Ocean Trench, en la isla de Upolu, en el Océano Pacífico Sur. Esta maravillosa piscina de aguas color esmeralda se formó en un gran agujero de piedra caliza que alcanza treinta metros de altura. De hecho, “sua” se traduce también como “gran agujero”. La cavidad se llena del agua del océano a través de un túnel de lava y está rodeada de una exuberante selva tropical. 

Foto: AgeFotostock

47 / 392

El Gran agujero azul (Belice)

Este lugar, más que para darse un baño, es para algo más profundo: en concreto, para bucear. Casi una circunferencia perfecta que se encuentra a dos horas de navegación del cayo Caulker, en Belice. Fue Jacques Cousteau quien popularizó este espectacular agujero de un azul profundo. Aunque es uno de los sitios soñados por los buceadores, es desde el aire desde donde mejor se aprecia su magia.

Foto: AgeFotostock

48 / 392

Cascada de Agua Azul (México)

En medio de la selva Lacandona de Chiapas, al sur de México, se encuentra una de las cascadas más famosas del país. Se la conoce como Casacada de Agua Azul, por lo que es obvio que su color es espectacular, casi añil. El entorno es una combinación perfecta de vegetación y murmullo del agua. El encantador pueblo colonial de San Cristóbal de las Casas (a poco más de 100 km.) es una buena base desde la que visitar este lugar. El terremoto del 2017 casi secó el caudal del río; pero los vecinos lograron con sus propios medios recuperarlo.

Foto: AgeFotostock

49 / 392

La Laguna Azul (Islandia)

Vale que no sea del todo natural; pero eso no significa que no sea un lugar espectacuar para bañarse. El Blue Lagoon es un balneario geotermal ubicado en uno de los campos de lava de Islandia, a 45 minutos de su capital, Reykjavik. Este lago artificial se alimenta desde finales de 1970 de las aguas procedentes de la cercana central geotérmica de Svartsengi. Cuando se dieron cuentan de sus propiedades curativas, se abrieron al público como destino turístico.

Foto: AgeFotostock

50 / 392

Laguna de Apoyo (Nicaragua)

Esta laguna se encuentra en el centro de la cadena volcánica que atraviesa Nicaragua. Es de esos lugares tan bellos como amenazados por el turismo. La de Apoyo es una de las lagunas más bellas del pequeño país centroamericano. La encontramos muy cerca de la ciudad colonial de Granada y del departamento de Masaya. La laguna de Apoyo se originó al inundarse el cono invertido tras la explosión del volcán preexistente. Tiene una superficie de 2.110 hectáreas y una profundidad que se estima de algo más de 100 metros. Fue declarada reserva natural en 1991 por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA). El agua es un poco salobre y los gases que el volcán expulsa puntualmente en algunos lugares generan fuentes de aguas termales muya atractivas.