Patrimonio de la humanidad

1 / 74
Vilnius

Foto: iStock

1 / 74

Vilnius, la alegre capital lituana

Cuando brilla el sol, la capital lituana se viste de sobriedad y encanto histórico. Hay que perderse por sus callejuelas en busca de joyas barrocas como la iglesia de San Pedro y San Pablo o del emblema gótico de la ciudad, la imponente iglesia de Santa Ana. También habrá que subir a su colina más famosa, la de Gediminas, desde cuya torre se puede observar la estampa de techos rojizos de su casco antiguo –declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco–, contrastando con los rascacielos de cristal que hay más al fondo. Cuando llega la oscuridad, Vilnius (en lituano) se enciende en una fiesta interminable, animada por su alta población estudiantil, que sabe a cerveza y a sidra artesanal.

 
Y por si no fuera suficiente... ¡ilha grande!

Foto: iStock

2 / 74

Y por si no fuera suficiente... ¡ilha Grande!

Isla Grande siempre está ahí, como una Luna orbitando alrededor de Paraty. Por sí sola es el lugar perfecto para desaparecer con solo dos piezas de traje de baño, unas chanclas y algunos libros por leer. La isla es una verdadera constelación de playas paradisíacas que consiguieron abrirse paso en la selva, una colección abrumadora de edenes playeros que hará que después toda otra playa parezca cualquier cosa. Vila do Abraão es la particular capital de este mundo sin carreteras —solo las trilhas de tierra cruzan la selva desde tiempos inmemoriales— y sin vehículos de tracción motora. Ilha Grande forma parte del archipiélago de más de 187 islas de la bahía y se llega directamente desde el municipio de Angra dos Reis.

iStock-530822740. Paraty

Foto: iStock

3 / 74

Un lote de Patrimonio de la Humanidad

Un edén que forma parte de la lista de nuevos Patrimonio de la Humanidad del 2019 y que sabe a aguardiente de caña y aún esconde tesoros de antiguos piratas en las arenas de sus playas. En Paraty y alrededores se ha reconocido el valor cultural tanto como la superlativa riqueza de su biodiversidad. De hecho, se trata del primer bien mixto entre los 22 sitios reconocidos por la Unesco en Brasil. En Paraty, se halla una combinación perfecta de naturaleza con elementos culturales del período colonial combinados con otras influencias africanas y de los indígenas brasileños. Ya Américo Vespucio demostró tener buen ojo al exclamar "¡Oh, Dios! Si hubiera un paraíso en la tierra, no estaría lejos de aquí", cuando avistó estas costas allá en el siglo XVII.

 
iStock-610409644. La experiencia maya

Foto: iStock

4 / 74

EN EL #2: La experiencia maya

En el norte de Guatemala, la Selva del Petén ocultó durante siglos los restos de este poderoso enclave fundado por los mayas. Acudir con la salida del sol es una de las experiencias más mágicas de la visita las ruinas de Tikal (siglos IV a.C. al X d.C.), abiertas antes del amanecer. Desde lo alto de sus pirámides, cuando la bruma se disipa, se desvela el espeso entorno selvático con las cúspides de los templos de esta ciudad que llegó a ser uno de los centros más poblados y poderosos de la civilización maya. La ciudad se articulaba alrededor de la plaza Central, donde se alzan las pirámides del Gran Jaguar (Templo I) y de las Máscaras (Templo II), unidas por una avenida con vestigios de palacios. Hoy es Parque Nacional y Patrimonio de la Humanidad.

 

FOTO: SWITZERLAND TOURISM

5 / 74

La forma más barata, económica e inteligente

¡Nunca había sido tan sencillo descubrir Suiza! Con el Swiss Travel Pass es muy fácil descubrir Suiza. Su adquisición comienza a rentabilizarse en viajes superiores a dos días, y es que están incluidos todos los trayectos en ferrocarril, autobús y barco, incluso en los trenes panorámicos. Además, además tiene otras facilidades, como un 50% de descuento en funiculares y telecabinas, alquiler de e-bikes en las estaciones y en las ofertas combinadas de RailAway. Este “todo en uno” es especialmente interesante para los viajeros que quieren conocer el mayor número posibles de lugares de Suiza. Sin duda, lo inteligente es no complicarse la vida y para eso está el Swiss Travel Pass, un billete para gobernarlos a todos...

Foto: iStock

6 / 74

Una tumba contra el paso del tiempo

Es el año 1516 y Leonardo se siente enfermo cuando viaja Amboise junto a su nuevo mecenas, el rey de Francia Francisco I, que lo aloja en el Castillo de Clos-Lucé. Hay un posible autorretrato suyo, Anciano pensativo, que aunque datado en 1513, bien podría valer para ilustrar sus últimos años de su vida. En el dibujo, se encuentra sentado en el canto de una roca, apoyado en un bastón, se le ve pensativo, paciente, tal vez algo melancólico; es posible que en ese momento estuviera reflexionando acerca del paso del tiempo: “no he perdido ante la dificultad de los retos, sino contra el tiempo”. Pero cuando el viajero llega hasta la capilla de Saint-Hubert, en el Castillo de Amboise, uno de los castillos del valle del Loira que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad, y contempla su tumba, piensa que Leonardo se equivocó, que no perdió su batalla contra el tiempo, puesto que hoy, quinientos años después, aún se le recuerda. 

Foto: iStock

7 / 74

Una última cena en Milán

En 1482, Lorenzo de Médici decide enviar a Leonardo da Vinci, por entonces en su madurez creativa, a Milán como emisario florentino. En la carta que escribe de presentación, y que se conserva en el Códice Atlántico, describe las diferentes habilidades de su enviado; la principal, destaca, es la ingeniería. Así pasó a formar parte de los ingenieros ducales de los Sforza durante veinte años; algo que no perjudicó en absoluto para que el genio pintara La última cena, una de las obras más representativas del Renacimiento y que se puede ver en la iglesia y convento de Santa Maria delle Grazie, que es Patrimonio de la Humanidad.

Foto: AgeFotostock

8 / 74

San Cristóbal de la Laguna

La Laguna fue diseñada para que sus calles no se torcieran nunca. Y no es metáfora, sino que el Adelantado Don Alonso Fernández de Lugo la concibió entre 1496 y 1497 como modelo de urbanismo, que luego se repitió en tierras americanas. Precisamente, el ser modelo de ciudad colonial fue la principal de las razones por las que la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1999. Situada estratégicamente en el Atlántico, funcionó como nexo de unión de culturas. Rodeada de fértiles tierras y valles, ha sido el centro político y económico de Tenerife. Posición que evidencia el señorío austero de sus casas señoriales, pintadas de albero o azul. El casco histórico de La Laguna se vertebra en torno a tres calles paralelas: San Agustín, Obispo Rey Redondo y Herradores. El convento de San Agustín es tan imprescindible como lo son los guachinches donde se sirven arvejas, garbanzos, tomates aliñaos, papas o pescado salado.

Foto: AgeFotostock

9 / 74

Alcalá de Henares, la cervantina

La ciudad donde nació Miguel de Cervantes fue declarada Patrimonio de la Humanidad en diciembre de 1998. Se valoró principalmente el ser la primera ciudad diseñada y construida específicamente como sede de una universidad. Así, en el entramado medieval que posibilitó la convivencia de tres culturas diferentes y que hoy se recorre con parsimonia de turista, salen al paso soberbias construcciones del Renacimiento y Barroco, entre las que destaca la gran obra de la Universidad. Seguro que después de contemplar la fachada renacentista del Colegio Mayor de San Ildefonso, pasear por la Plaza de Cervantes, visitar el Parador o la Casa de Cervantes, vendrá de gusto alguno de los platos tan cervantinos como los duelos y quebrantos o el tiznao de bacalao.

Foto: AgeFotostock

10 / 74

Baeza, de la reconquista al Renacimiento

Entrar en el casco histórico de Baeza es dar todo un paseo por la Edad Media y el Renacimiento. Alfonso VIII la ocupó en 1212, tras la Batalla de las Navas de Tolosa; pero fue Fernando III quien la conquistó definitivamente en 1222 para usarla como como vanguardia en las conquistas del Al-Andalus. El Conjunto Monumental de Baeza fue reconocido en el año 2003 Patrimonio de la Humanidad por ser ejemplo temprano de la arquitectura civil y urbanismo renacentista español. Sus miradores ofrecen panorámicas de un océano verde, y es que Baeza también es un viaje gastronómico a los aceites de la provincia de Jaén.

Foto: AgeFotostock

11 / 74

Tarragona

Tarragona, la capital de la Costa Daurada, comenzó siendo una de las ciudades más importantes de la época romana. De aquella fascinante Tarraco conserva un abundante legado que la asemeja a un verdadero museo de historia a cielo abierto. Su circo es icono del conjunto monumental que se puede recorrer. Sólo al pasear se asimila cómo la ciudad que el emperador Augusto convirtió en mito pervive hoy en el trazado urbano de la ciudad moderna. Cautiva ver la cabecera del Circo y recorrer el Paseo Arqueológico siguiendo la línea de murallas, la construcción romana más antigua conservada fuera de Italia. Las calles que envuelven a la catedral y a la antigua judería, una de las más bellas de España, están llenas de tiendas.

Foto: AgeFotostock

12 / 74

Cuenca, belleza al filo

Tal vez fuera Camilo José Cela quien la describió mejor: “cubista y medieval, elegante, desgarrada, fiera, tiernísima”. Lo de que Cuenca es cubista salta a la vista: sus habitantes se empeñaron en dominar el risco y las alturas con una singular arquitectura de casas colgadas dignas del mejor skyline del mundo. La Plaza Mayor, el puente de San Pablo, la Torre Mangana, la Ermita de Las Angustias, la Iglesia de San Pedro o el Arco de Bezudo son visitas imprescindibles. Tras los andares es obligatorio darse a algunas delicias de la gastronomía local como los zarajos y las calderetas.

Foto: AgeFotostock

13 / 74

Úbeda, la reina mora

Al ser cruce de caminos entre el centro de la Península y Andalucía, las principales civilizaciones dejaron su huella en la ciudad. Pero, sobre todo, tiene fama de ser uno de los conjuntos renacentistas más fabulosos de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad en julio de 2003. Para admirarlo, basta con acercarse hasta la Plaza Vázquez de Molina, una de las más bellas de España. Allí aguarda un ramillete arquitectónico de lujo: a Sacra Capilla de El Salvador, el Palacio del Deán Ortega, actual Parador de Turismo; el Palacio del Marqués de Mancera; la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, con fachada renacentista y claustro gótico; la Fuente Renacentista, y el Palacio Juan Vázquez de Molina, también llamado Palacio de la Cadenas actual sede del Ayuntamiento. Todo ello en un marco geográfico bellísimo que se contempla como un lienzo desde el mirador de la calle de San Lorenzo.

Foto: AgeFotostock

14 / 74

Mérida, la augusta

Desde que fue fundada en el 25 a. C. con el nombre de Emérita Augusta por Octavio Augusto, se convirtió en una de las poblaciones más florecientes de la época romana, incluso por delante de Atenas. El “Conjunto arqueológico de Mérida” fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1993, reconociéndose así los siglos en los que fue destacado centro jurídico, económico, militar, cultural del mundo conocido. El anfiteatro y el teatro, escenario de su famoso festival de verano, son los símbolos de aquel esplendoroso pasado. Tras las visitas, te aguardará un verdadero festín de manjares ibéricos y vinos de la Ribera del Guadiana.

AGE Fotostock

15 / 74

Toledo, encuentro de culturas

“Toledo es alucinante y desmesurado”. Así la definición Ortega y Gasset, que no pecaba de ser fácilmente impresionable. Pero, sin duda, esa es la sensación que nos aguarda al contemplar el resultado de la suma se siglos de historia de coexistencia de las culturas judía, cristiana y musulmana. Esa mezcla le valió ser declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986. Prácticamente, todos los estilos arquitectónicos y todas las culturas están ahí desde que los romanos la fundaran con el nombre de Toletum. Paseamos por la Avenida de la Reconquista, cruzamos la Puerta de Bisagra y ya podemos decir que estamos en el corazón histórico de Toledo. Nos espera el fascinante “El entierro del conde de Orgaz" de el Greco, en la iglesia de Santo Tomé de Toledo, como si fuera resumen perfecto del ambiente que se siente en Toledo.

Foto: AgeFotostock

16 / 74

Segovia, y la dama de las catedrales españolas

La antigua ciudad de Segovia fue reconocida como Patrimonio de la Humanidad en 1985. La UNESCO Debió incluir también el célebre cochinillo segoviano; pero al organismo se le perdona la omisión. De Segovia se dice que es romana y románica, y también "machadiana", porque fue residencia del poeta Antonio Machado entre 1919 y 1932. La Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de San Frutos es espectacular y define el skyline de la ciudad. Hay que subir los 88 metros de altura de su torre para disfrutar de las vistas de Segovia. Y, por supuesto, hay que ver el famoso acueducto del siglo II y la iglesia de la Veracruz y el Alcázar, en la plaza de la Reina Victoria. ¿No os recuerda sorprendentemente al castillo de Blancanieves?

Foto: AgeFotostock

17 / 74

Santiago de Compostela

Corría el año 829, cuando según la leyenda, un pastor encontró un extraño sepulcro, que resultó ser del Apóstol Santiago. El hallazgo convirtió aquel remoto lugar en uno  de los tres grandes núcleos de peregrinación del cristianismo, junto a Jerusalén y Roma y hasta hoy en día, cuando el Camino de Santiago goza de un rotundo éxito turístico. Por todo ello, fue declarada ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1985. El epicentro de toda la historia está en la la plaza del Obradoiro. Allí, impone la Catedral, cuyo aspecto es el resultado del paso de los siglos. Luego hay que verla desde el Parque de la Alameda, y pasear, descubrir el conjunto histórico de fastuoso de palacios, monasterios, templos y plazas. La presencia y el bullicio estudiantil es evidente, siempre que no sean vacaciones académicas. Además, Santiago es de esos lugares donde gustarse comiendo, cualquier lugar de la Zona Vieja servirá para ello.

Foto: AgeFotostock

18 / 74

Salamanca, la gran ciudad universitaria

“Llamada en todo el mundo madre de las ciencias”, o así dijo Cervantes en su novela ejemplar, “La tía fingida”. Lo cierto es que a lo largo de su historia, Salamanca ha sido un centro de conocimiento y cultura de gran trascendencia universal. Considerada la ciudad renacentista española por excelencia, fue declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ya en 1988. Parte del ambiente y animación de la ciudad se debe precisamente a la Universidad de Salamanca, una de las universidades más antiguas de Europa, entre las que están, por ejemplo, la de Bolonia y Oxford. Andando por ella se encuentra el rastro de personajes de la literatura clásica española: a Calisto y Melibea y al Lazarillo de Tormes, y claro, por ahí anda el espíritu de Don Miguel de Unamuno, que a buen seguro no le haría ascos a uno de los buenos jamones salmantinos

Foto: FOTOTECA 9 X 12

19 / 74

Ibiza, perla del Mediterráneo

Cuando dices Ibiza, viene a la mente automáticamente playa y fiestas; pero el verdadero encanto de la ciudad está en la huella aún apreciable que fueron dejado en ella las diferentes civilizaciones que recalaron aquí durante siglos de historia a su paso por el Mediterráneo. Según los historiadores, la ciudad fue fundada en el año 654 a. C. por los fenicios, que vieron en la colina y en la bahía natural la ubicación para su asentamiento. Justamente, cultura y naturaleza fueron los argumentos que valieron para su reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad en 1999. El paseo por la capital ibicenca comienza en el puerto, asciende hasta el barrio amurallado de Dalt Vila y culmina en la Catedral (s. XIV-XVIII). Como premio, aguardan algunas de las mejores playas de Islas Baleares a un paso.

20 / 74

Córdoba, ciudad de las luces antes que París

Córdoba está entre las ciudades más antiguas de Europa. Fundada por los romanos a mediados del siglo II a. de C., vivió su máximo apogeo histórico durante el periodo andalusí. Fue cuando se convirtió en la ciudad más espléndida de Occidente: sus mezquitas, mercados y viviendas seguían un sistema de urbanización único que incluía la iluminación de las calles principales, ¡siete siglos antes que la luz llegara a París! Cualquier visita a Córdoba, debe incluir su prodigiosa Mezquita, construida entre los siglos VIII y XI. Tras la Reconquista, en el centro de la Mezquita se construyó la Catedral cristiana. Detrás de la misma, aguarda el colorido Callejón de las flores. La mezquita-catedral de Córdoba fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984, y una década después, el reconocimiento se extendió a la totalidad del centro histórico.

Foto: AgeFotostock

21 / 74

Cáceres, un patrimonio ideal para series de TV

Romanos, visigodos, judíos, musulmanes y cristianos, todos fueron dejando su huella en la ciudad vieja de Cáceres. El centro neurálgico es la Plaza Mayor. En Cáceres, las piedras hablan. Y lo decimos literalmente: en muros y fachadas se pueden ver inscripciones en latín. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986, su centro histórico es tan cautivador que ha sido escogido para rodar escenas de series tan famosas como “Juego de tronos” o la española “La Catedral del Mar”. La ciudad es la mejor base para explorar la extensa provincia de Cáceres.

22 / 74

Ávila, la ciudad mística

Desde el mirador de Los Cuatro Postes se divisa el prodigioso recinto amurallado y las iglesias románicas de Ávila, que le valieron la declaración de Patrimonio de la Humanidad en 1985. Recorriendo la villa, es fácil sentir el misticismo de San Juan de la Cruz y de Santa Teresa de Jesús. Las huellas de ambos pueden seguirse en el convento y museo de Santa Teresa y en el monasterio de la Encarnación. Está además el Centro de Interpretación del Misticismo. Otro de los itinerarios más fascinantes que se pueden hacer en la ciudad de Ávila es el de la judería, una de las más bellas de España. Para retomar fuerzas, lo mejor es probar las judías cocinadas con tocino, o con rabo, patata y oreja de cerdo. La otra a alternativa: el chuletón de ternera de Ávila. Sin duda, difícil decisión.

Foto: AgeFotostock

23 / 74

Matera, Italia

Las rocas legendarias y las singulares viviendas trogloditas de Matera, en Italia, van a ser el escenario de la capital europea de la cultura 2019. Los sassi de Matera suelen ser comparados con un belén rocoso. Pero, en realidad, se trata de un enjambre de más de 1000 casas-cueva excavadas en la toba o tufo volcánico, la mayoría hoy convertidas en detallistas hoteles boutiques y restaurantes. Entre estas especiales casas, hay también pequeñas iglesias rupestres, algunas con frescos medievales de gran valor histórico, como Santa Lucia alle Malve o Santa Barbara, o, algo más alejados, conjuntos monásticos primitivos, como el Convicino de Sant’Antonio o Madonna delle Virtú. Todo ello llevó a declarar los Sassi de Matera como  Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Foto: AgeFotostock

24 / 74

Vevey, Suiza

¿Cuántos años estás dispuesto a esperar una fiesta? En la pequeña ciudad de Vevey, en el cantón de Vaud, entre la montaña y el lago Léman, esperan hasta 20 años. O lo que es lo mismo: la Fête des Vignerons se celebra sólo cinco veces por siglo. Se trata de una fiesta, reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO, para homenajear las tradiciones y culturas del vino de la región de Lavaux, famosa por sus caldos blancos. Se organizó por primera vez en Vevey en 1979 y si te la pierdes el próximo año, ¡tendrás que esperar hasta el 2039!

 

Foto: AgeFotostock

25 / 74

Tamborrada de Calanda y provincia de Teruel

Los pueblos de la provincia de Teruel se llevan la parte más ruidosa de esta tradición. En gran parte de ellos se celebra la Semana Santa con potentes tamborradas. Tal vez la más famosa sea la de Calanda; pero se celebra también en pueblos como Híjar, Alcañiz, Alcorisa, Andorra o Urrea de Gaén. Cada localidad tiene su propio toque y los vecinos se visten con túnicas de diferentes colores. Pero todos comienzan a darle a la percusión a partir de las doce de la noche del Jueves Santo, con la señal de Romper la Hora. En Aragón, las fiestas de los pueblos que conforman la Ruta del Tambor y el Bombo están declaradas todas como de Interés Turístico Nacional.

Foto: AgeFotostock

26 / 74

Baena (Córdoba)

La bella ciudad de Baena, alzada sobre el cerro, vive con fervor cada Semana Santa una sonada tamborrada. Casi 6.000 participantes, "judíos" que según el color de las crines de su atuendo son "Coliblancos" o "Colinegros", desfilan entre imágenes religiosas dándole fuerte a los tambores. ¡Imaginad el estruendo que sale de las sinuosas calles del municipio!

Foto: AgeFotostock

27 / 74

Torre de Hércules, La Coruña (España)

Al llegar, la imagen austera y a la vez poderosa del faro impacta. Pero todavía es más impactante si pensamos que bajo sus fachadas se encuentra un faro romano que data del siglo I. Visitarlo es contemplar el "finis terrae del mundo" de entonces. La Torre de Hércules es el faro romano más antiguo del mundo y el único en servicio. Un valor por el que fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

AGE Fotostock

28 / 74

Toledo, un Patrimonio de la Humanidad con color otoñal

Imaginad la silueta del Alcázar de Toledo rodeado de color otoñales, ¿no os parece más imponente aún? Efectivamente, a la "ciudad de las tres culturas" le sienta como a pocas el otoño. A un paso de la ciudad de Madrid, en esta época del año, Toledo recibe menos visitantes y el tiempo aún resulta agradable. Ideal como escapada para un fin de semana y disfrutar de la gastronomía y de sus tesoros artísticos. Aquí encontrarás los lugares de visita imprescindible de Toledo.

 

29 / 74

El arte de Granada

La que fuera la capital del reino nazarí (siglos XIII a XV) adquiere una belleza extraordinaria con la luz otoñal. En esta época, la Alhambra luce todavía más majestuosa con las cimas de Sierra Nevada al fondo y los colores del otoño en el paisaje. Además, la ciudad universitaria despierta de su letargo veraniego y el ambiente del barrio del Albaicín es fascinante. Sin duda, un destino ideal para disfrutar de la gastronomía y de la cultura durante en uno de los próximos puentes que tiene el calendario. Prepara aquí una gran visita a Granada.

Foto: AgeFotostock

30 / 74

Una semana por la provincia de Cáceres

En otoño, la provincia de Cáceres es un sorprendente destino para escapadas de fin de semana. Los valles, bosques, dehesas y las sierras de la provincia más grande de España se visten de colores otoñales. Desde el centro histórico de Cáceres, reconocido como Patrimonio de la Humanidad, a los bellos pueblos en los montes de Traslasierra, como Hervás, tienes mucho donde elegir. Aquí te mostramos algunas pistas para disfrutar de la provincia de Cáceres.

Foto: José Alejandro Adamuz

31 / 74

Rapa Nui (Chile)

No sólo uno de los lugares más remotos del planeta, también uno de los más misteriosos. Cierto que el turismo ha hecho más fácil llegar a esta pequeña isla de la Polinesia; pero no por nada la isla era conocida como Te pito o te henua: “el ombligo del mundo”. Está a siete horas de vuelo desde Santiago de Chile y dada su singularidad histórica se considera “territorio especial” de Chile. El punto continental más próximo a la isla está a más de 3.500 kilómetros de distancia. Los moais son su símbolo más importante: la fascinante manifestación cultural de una antigua cultura y hoy Patrimonio de la Humanidad.

Foto: AgeFotostock

32 / 74

Medina Azahara, Patrimonio de la Humanidad

El yacimiento de Medina Azahara en Córdoba ya es Patrimonio Mundial de la Unesco. “La ciudad brillante” pasa así a sumarse a los lugares de Andalucía reconocidos por la Unesco y coloca a España en el tercer lugar entre los países con más Patrimonios de la Humanidad del mundo, sólo detrás de China e Italia.

Foto: AgeFotostock

33 / 74

Medina Azahara, el Versalles de Abderramán III

La ciudad fue célebre en su época dada su belleza y ostentación de poder. Abderramán III la mandó construir en 936, escogiendo un lugar privilegiado en el valle del Guadalquivir y a los pies de Sierra Morena. Una vez acabada, la ciudad-palacio fue símbolo del poder de la dinastía de los Omeya.

Foto: AgeFotostock

34 / 74

Cómo visitar Medina Azahara

A unos seis kilómetros de la capital de Córdoba, la visita al yacimiento de Medina Azahara comienza en el museo diseñado por Nieto Sobejano y premiado con diferentes galardones en el mundo de la arquitectura. Una vez finalizado el paseo por sus salas, seguiremos dos kilómetros más en un autobús lanzadera que nos acerca al recinto de la ciudad. Allí el recorrido puede ser guiado o por libre.

Foto: AgeFotostock

35 / 74

Museo Auschwitz-Birkenau (Polonia)

Recordar para no repetir, ese es el objetivo de este museo ubicado en la ciudad polaca de Oświęcim, el más más importante dedicado a la memoria de las víctimas del holocausto nazi. El centro, que engloba los tristemente famosos campos de concentración de Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau, se creó en 1947 y fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. La superficie es de 191 hectáreas dedicas a no olvidar jamás: desde su apertura, más de 25 millones de personas han visitado el museo.

AGE Fotostock

36 / 74

El Alcázar de Toledo

La imponente silueta de este monumento domina la ciudad desde su construcción en 1535. Toledo se eleva sobre un amplio meandro que ciñe su núcleo amurallado.

Foto: Gtres

37 / 74

Toda la cultura en La Valeta, Malta

Este año, la considerada como capital más pequeña de la Unión Europea se convierte en capital cultural 2018. A la belleza de La Valeta, declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980, se le sumará, por tanto, una gran cantidad de eventos programados a lo largo del año. Tal vez, no exista en el mundo ningún otro lugar con mayor densidad cultural por metro cuadrado que la capital de Malta.

Foto: Gtres

38 / 74

Etiopía, una ruta por sus patrimonios culturales

Para muchos, Harar, la ciudad amurallada de Etiopía, es la ciudad más sorprendente al este de África. Se ubica en la región de Harari y los viajeros no suelen incluirá en sus rutas. Conocida como la “ciudad de los santos” cuenta con 82 mezquitas, tres de las cuales datan del siglo X. En reconocimiento a su patrimonio cultural e histórico, está considerada como la cuarta ciudad más santa del islám, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006. Una vez visitada, recorriendo Etiopía, el país del Nilo azul, hacia el norte, alcanzamos Lalibela, ciudad famosa por las iglesias tallas en la roca, también Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, desde 1978.

Foto: Gtres

39 / 74

Machu Picchu, Mejor Atractivo turístico del Mundo

¿Quién no conoce Machu Picchu? Un entorno de gran belleza, la riqueza cultural que representa y el ser un lugar Patrimonio de la Humanidad, convierten la antigua ciudad inca en el mejor atractivo turístico del  mundo, por delante del gigantesco rascacielos Burj Khalifa, en Dubai, o el monte Kilimanjaro. En el 2016 1,4 millones de turistas llegaron a Machu Picchu.

Foto: CC

40 / 74

Skelling Michael, el lugar donde se esconde Luke Skywalker

Esta isla rocosa de Irlanda que surge en forma puntiaguda y es azotada por las constantes mareas del Atlántico, se convirtió en el escenario para una de las escenas más esperadas: el encuentro entre Rey y Luke Skywalker. Aquí se encuentra un complejo monástico paleocristiano, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad, al que se accede tras 270 escalones empinados.

Foto: Gtres

41 / 74

El Uluru no se podrá escalar a partir de octubre 2019

El primer occidental en llegar y escalar el Uluru fue el explorador William Gosse en 1873. Desde entonces, son muchos los que lo han escalado, atraídos por las espectaculares vistas que hay desde su cima. El 26 de octubre entrará en vigor la restricción al acceso de la cumbre de Uluru, en pleno desierto rojo austrliano. La formación rocosa es uno de los iconos más famosos de Australia y recibe más de 100.000 visitas anualmente. 

Foto: Gtres

42 / 74

Uluru es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad de Australia

El Uluru, también conocido como Ayers Rock, fue declarado en 1987 Patrimonio de la Humanidad junto al resto del Parque Nacional de Uluru-Kata Tjuta, en reconocimiento a su riqueza geológica y a su importancia cultural para los aborígenes australianos.

Foto: Gtres

43 / 74

El lugar sagrado de los aborígenes australianos

El Uluru es un lugar de un profundo significado espiritual para el pueblo aborigen de los anangu, uno de los colectivos humanos más antiguos del mundo. Los aborígenes lo consideran un lugar sagrado, el corazón de Australia, cuyo origen se remonta al tiempo mítico de la Creación. Es por ello que desde que el Uluru fue devuelto a sus propietarios tradicionales, reivindicaron la prohibición de escalarlo.

Foto: Gtres

44 / 74

Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta

En Parque Nacional donde se encuentra el Uluru se ubica en una zona de clima seco en el centro de Australia, a 460 kilómetros de la población más importante cercana, Alice Springs, que es la tercera ciudad más grande en el Territorio del Norte. El Uluru es una formación rocosa de areniscas de más de 384 metros de altura y con 9 kilómetros de contorno. Muy cerca del Uluru se encuentra otro monte sagrado: Kata Tjuta, o coloquialmente “Las Olgas", de forma pintoresca con sus 36 cimas. 

Foto: Francesco Iacobelli / AWL-Images

45 / 74

Basílica de San Francisco, Asís

Esta basílica, Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000, fue construida en el siglo XV. Es una de las paradas más importantes para los peregrinos que se dirigen a Roma, ya que alberga la cripta San Francisco donde se encuentran sus restos. 

Foto: Marc Dozier / Getty Images

46 / 74

La necrópolis de Samarcanda

Una filigrana de azulejos recubre los mausoleos de Shah-i-Zinda, un recinto declarado Patrimonio de la Humanidad.

Foto: Turismo Euskadi

47 / 74

Playa de Las Arenas, Getxo (Vizcaya)

La Playa de las Arenas, en pleno centro urbano de la encantadora localidad de Getxo, es una de las más populares de la costa vasca y la más próxima a Bilbao. De arena fina y dorada y con olas suaves, tiene muy cerca a todo un Patrimonio de la Humanidad: el Puente colgante de Bizkaia, que es el primer monumento industrial de España que recibe tal distinción. Su acceso está adaptados a todo tipo de usuarios.

Foto: Xbrchx / Shutterstock

48 / 74

Trogir

Los griegos fueron los primeros en poblar y fortificar este islote que siglos después llegó a ser un destacado puerto veneciano. Hoy está declarado Patrimonio de la Humanidad.

Turismo de Mundaka

49 / 74

Mundaka, la playa de Laidatxu (Vizcaya, País Vasco)

Se reconoce la ola izquierda de Mundaka como la mejor de Europa y una de las 10 mejores del mundo. Esta playa está ubicada en la Reserva de la Biosfera Urdaibai, patrimonio de la humanidad por la UNESCO, y es uno de los parajes más bellos de la costa del País Vasco. Por todo ello, la localidad recibe, más en otoño e invierno cuando llegan las mejores olas, la visita de numerosos surfistas procedentes de todo el planeta. Su ola es una tubular perfecta de hasta 400 metros de longitud y 4 metros de altura, por lo que solo es apta para deportistas con alto nivel técnico. Estas condiciones han hecho que el municipio fuera escogido como sede del Circuito Mundial de Surf en varias ocasiones.

Más información en Turismo de Mundaka.

Foto: Gtres

50 / 74

Campo de concentración de Auschwitz (Oświęcim, Polonia)

El campo de concentración y exterminio de Auschwitz, en Polonia, es símbolo de las cuotas más altas de barbarie a las que puede llegar el ser humano. Ninguna prisión debería ser olvidada; pero esta, menos: Situado a unos 43 km al oeste de Cracovia, se convirtió en el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo. Aquí, bajo la supervisión del cruel Heinrich Himmler, fueron encarceladas aproximadamente un millón trescientas mil personas. Murieron un millón cien mil, muchas de ellas judías. En la puerta de una de las entradas se podía leer “Arbeit macht frei” (“El Trabajo libera”). Construido en 1940 fue liberado por las tropas soviéticas en 1945. Hoy, más que un museo, es todo un monumento en recuerdo al Holocausto. La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1979. Entrar en las cámara de gas conociendo lo que sucedió, emociona a todos los visitantes.