Playas

101 / 426

Foto: Age fotostock

101 / 426

Playa de Valdevaqueros, Tarifa - El capitán Alatriste

Las aventuras del capitán Alatriste fueron ficcionadas por Arturo Pérez Reverte en una novela y llevadas al cine por Agustín Díaz Yáñez. El famoso actor protagonista, Viggo Mortensen, conoció en primera persona la playa de Valdevaqueros, en la provincia de Cádiz, entre cuyas dunas se rodaron algunas de las escenas. Sus más de cuatro kilómetros de arena por 100 metros de ancho la convierten en un lugar ideal para combatir el calor andaluz del verano. Y si sopla el viento, se convierte también un punto de referencia para los amantes del surf.

Foto: AgeFotostock

102 / 426

2. Playa Le Due Sorelle (La Puglia)

Una de las playas más bellas de la Puglia, el secreto mejor guardado del sur de Italia, y mira que hay donde elegir... En Torre dell’Orso, tenemos una de las mejores playas de Europa, conocida por la de las “due sorelle” (las dos hermanas) por las dos grandes formaciones rocosas que se encuentran en su orilla. Estamos ante una pequeña bahía próxima a Otranto de arena fina y rodeada de pinos y dunas de la que uno no quiere irse nunca.

Foto: AgeFotostock

103 / 426

8. Scala dei Turchi (Sicilia)

¡Es espectacular! Esta insólita playa de Sicilia te forzará a usar tus gafas de sol por el blanco cegador que se gasta. Su nombre significa “Escalera de los turcos” y se trata de una cala rodeada de acantilados blancos. Está ubicada muy próxima a Agrigento, famosa por su yacimiento arqueológico. La roca calcárea sedimentaria de intenso color blanco se ha convertido en sucesivas pasarelas que nos dejan un Mediterráneo cristalino a nuestros pies. Entre las playas que se encuentran en la zona están Le Pergole y Punta Grande, Giallonardo y Rosello.

Foto: AgeFotostock

104 / 426

Playa del Castillo, en Vieste (La Puglia)

Desde el centro de la bella población de Vieste, en La Puglia, se llega caminando a esta playa que se caracteriza por ser la ubicación de un espectacular monolito de 25 metros de altura de piedra caliza, conocido por todos los del lugar como "el pizzomunno". Según cuenta la leyenda, a Vieste llegaron dos enamorados que provocaron los celos de las sirenas. Estas tentaron al joven amante, que se resistió en todo momento, lo que enfureció a las sirenas que se vengaron y lo transformaron en roca. Otro elemento singular de esta playa es el castillo que le da nombre y que se contempla sobre el acantilado. El mar no alcanza mucha profundidad en esta costa, por lo que la playa es perfecta para un baño familiar.

Foto: AgeFotostock

105 / 426

Calanque d'en Vau, Cassis, Francia

La costa azul de Francia es un paraíso para los amantes de las playas. Para ejemplo, esta playa. Se trata de una pequeña cala entre escarpados barrancos con vegetación mediterránea. Desde arriba, se ve el azul turquesa del mar entrando hasta la playa. El mar es tan cristalino que los veleros parecen flotar más que navegar. Esta bella playa es característica de la costa provenzal.  Se encuentra cerca de la población de Cassis, pero solo se puede llegar en embarcación o tras una caminata de algo más de dos horas.

Foto: AgeFotostock

106 / 426

playa Ölüdeniz, Turquía

Ölüdeniz y su laguna azul es una de las joyas mediterráneas de Turquía. En temporada alta, se llena de turistas nacionales y extranjeros. El bellísimo entorno la convierte en imprescindible en cualquier ruta por el país. De hecho, desde las montañas de los alrededores vuelan diferentes parapentes que muestran el intenso azul de su laguna, protegida por un parque nacional. La entrada es de pago, pero vale la pena si eso ayuda a su conservación.

Foto: AgeFotostock

107 / 426

Playa de Simos (Grecia)

El Peloponeso ha sido escogido como el mejor destino de playa de Europa en los World Travel Awards. La playa de Simos, en la pequeña isla de Elafonisos, es un buen ejemplo del merecido galardón. Su fina arena blanca salpicada de vegetación endémica y el intenso azul del mar la han convertido en una de las más famosas del Peloponeso.

Foto: AgeFotostock

108 / 426

Playa de Elafonisi (Grecia)

Tal vez el color preferido de los dioses de Creta fuera el rosa de esta playa. ¡Sí! Además de playas con arena blanca, dorada o negra, hay alguna rareza como esta otra, un arenal rosa y aguas cristalinas en el islote de Elafonisi, conectado a Creta por un arrecife cuando baja la marea. Forma parte de la Reserva Natural de Lafonisi por lo que, a pesar de que cada vez es más visitada, se mantiene relativamente virgen.

Foto: AgeFotostock

109 / 426

Playa dos Galapinhos Setúbal (Portugal)

No hace falta alejarse demasiado de Lisboa para ir a dar con una de las mejores playas de Europa. Rodeada de la espléndida vegetación del Parque Natural de la Sierra Arrábida, la de Galapinhos es una playa de aguas cristalinas que parece una postal. Es un arenal tranquilo y pequeño que por su fondo marino se ha convertido también en uno de los destinos favoritos para los amantes del submarinismo. 

Foto: Gtres

110 / 426

Calanque de Maubois, Francia

Agay es una región costera de la Provenza francesa famosa por la belleza de sus paisajes. Bien en el interior, o bien en la costa, la tranquilidad y la naturaleza han sido valores historicamente reivindicados y conservados por sus habitantes En su litoral encontraremos, entre otros mágicos rincones, la Calanque de Maubois, un lugar paradisiaco donde encontrarse con poca gente debido a que la única forma de acceder es en coche siendo el estacionamiento es muy limitado. El destino perfecto para quien busque la nada desdeñable mezcla de aguas cristalinas, playas limpias y tranquilidad absoluta a las orillas del Mediterráneo.

Foto: Turismo Canarias

111 / 426

Playa del Benijo, Tenerife (Islas Canarias)

 Es el arenal más fotogénico de las playas de las Islas Canarias. Se encuentra al norte de la isla de Tenerife y es una maravilla de origen volcánico que permite desconectar al contacto con la naturaleza, y disfrutar de uno de los mejores atardeceres de las Islas Canarias.

 

 

Foto: Jaume Capellà | Fundació Formentera

112 / 426

Playa Ses Illetes (Formentera)

Este paraíso de arena blanca y aguas turquesas, en el parque natural de ses Salines, en la isla de Formentera, es del todo excepcional: aparece siempre entre las playas favoritas de Europa por la calidad de sus aguas (gracias a la esencial posidonia) y por la belleza de los paisajes de la zona.

Foto: Gtres

113 / 426

playa As Catedrais, Ribadeo (Lugo)

Sin duda alguna este arenal es una de las playas más bellas de España. La paya As Catedrais es una maravilla natural ubicada en la Mariña de Lugo. Su rasgo más característico son sus sorprende arcos, cúpulas y agujas de piedra que el mar, el viento y el paso del tiempo han esculpido como si fueran esculturas. Conocida como "la catedral del mar" es de visita imprescindible si viajas a Galicia. Durante los meses de verano (hasta el 17 de septiembre), y también en Semana Santa, tendrás que solicitar autorización gratuita en la web para protegerla de la masificación.

Foto: Fototeca 9x12

114 / 426

Playa Stiniva (Croacia)

En la isla de Vis (unida por dos horas de barco con Split), enconramos una de las playas más bellas de la Costa Dálmata croata. Tapada por grandes formaciones de roca calcárea es casi invisible desde el mar; pero una vez que se llega nos encontramos con el regalo de una playa de piedras blancas de gran belleza considerada. Monumento Natural protegido desde 1967, este arenal de Croacia es una de las playas más bellas de Europa.

Foto: Fototeca 9x12

115 / 426

Sarakiniko. Isla de Milo. Grecia

En el norte de la isla de Milo, en el archipiélago de las Cícladas, encontramos uno de esos caprichos de la naturaleza que sólo podemos definir como paraíso natural. La playa de Sarakiniko debe su fama mundial a las formas de sus rocas volcánicas erosionadas durante siglos por el viento y el agua y que dan sentido a su apodo de «playa lunar». ¡Pero además es que la isla de Milo es solo una de las más de 200 islas Cícladas, en pleno mar Egeo, que hay! ¿Imagináis qué otras maravillas podemos encontrar si viajamos de isla en isla?

Foto: Turismo Canarias

116 / 426

Las Dunas de Corralejo La Oliva Fuerteventura

Las Dunas de Corralejo engloban en realidad el conjunto de diferentes playas de arena blanca y aguas cristalinas de la costa noroeste de Fuerteventura. Se encuentran en la zona protegida de 9 kilómetros de costa del Parque Natural Dunas de Corralejo. Los arenales de la zona norte (Médano, El Viejo y el Bajo Negro) son extensos y están equipados; pero a medida que nos dirigimos hacia el sur, las playas son más pequeñas y salvajes. 

117 / 426

1.Cala del Naufragio, Isla de Zakynthos (Grecia)

Desearías no haber visto nunca esta playa. Lo decimos en serio, porque ahora no dejarás en pensar en ella hasta que logres ir (a no ser que seas una de las personas afortunadas que han pisado ya su arena). En el siglo XV, cuando los venecianos llegaron a la isla jónica de Zante (Zakynthos), la llamaron «flor de Oriente» por sus bellos paisajes, y no se equivocaron, ¿verdad? Esta bella isla griega tiene en la playa de Navaghio, o Naufragio (se la conoce así desde que en 1980 embarrancó un barco que sigue varado), su imagen más icónica y a una de las mejores playas de Europa que puedes visitar.

Foto: Fundación Destino Menorca

118 / 426

3. Macarella y Macarelleta (Islas Baleares)

Al sur de Menorca se encuentran dos de las playa más bellas de las Islas Baleares: Macarelleta y su vecina Macarella (están unidas por un pequeño sendero). Sus aguas claras de color turquesa y la vegetación que las rodea las convierte en auténticos paraísos playeros de Europa, y en las mejores playas de Menorca.

Foto: Fototeca 9x12

119 / 426

5. Palombaggia, Córcega (Francia)

En el extremo sur de la alargada isla de Córcega se encuentran algunas de esas playas que son capaces de evocar toda la belleza del Mediterráneo más puro. Es el caso de la playa de Palombaggia. Rodeada de pinos, esta cala se encuentra dentro de Porto Vecchio, una antigua población marinera reconvertida en la actualidad al turismo. Por si no fuera suficiente, tiene otro aliciente: su proximidad a la reserva natural de las islas Cerbicale.

Foto: Turismo de Cerdeña

120 / 426

4. Cala di Volpe, en la Costa Esmeralda (Cerdeña)

La Costa Esmeralda, al norte de Cerdeña, tiene algunas de las playas más bellas del Mediterráneo occidental. En concreto, la Cala di Volpe, en el golfo de Arzachena, atrae los mayores elogios. ¿La razón? Ser un tesoro medioambiental de aguas puras y una rica fauna acuática. Su arena fina y rocas rojizas bien valen un viaje.  

Foto: FOTOTECA 9 X 12

121 / 426

6. Playa Stintino (Cerdeña)

Stintino es un encantador pueblo de pescadores.Tiene un puerto con barquitas de colores y, muy próxima, una de las playas más espectaculares de Cerdeña: La Pelossa. Este arenal es célebre por la transparencia de sus aguas y el islote con una torre vigía que los más aventureros pueden alcanzar a nado.

122 / 426

9. Cala Goloritzé (Cerdeña)

Afortunadamente, el Mediterráneo aún guarda rincones evocadores como éste. Se trata de la Cala Goloritzé, en la costa este de Cerdeña y dentro del Parque Nacional del Golfo de Orosei. Este arenal de rocas blancas queda encajonado entre acantilados en los que anida el amenazado halcón Eleonora. Es un paraíso accesible solo a pie o en barca.

Foto: AGE fotostock

123 / 426

Oahu, Hawái

Hawái es un destino atemporal donde los haya. A pesar de que Oahu no es la mayor de las islas, el hecho de poseer ofertas turísticas de casi todos los tipos la convierte en uno de los destinos más recomendables del archipiélago. Evidentemente, se trata de un viaje donde la naturaleza es la protagonista, y qué mejor manera de vivirla que transitando entre sus frondosos senderos de la parte norte, cogiendo las mejores olas de Hawái o practicando submarinismo entre tortugas.

Foto: AGE fotostock

124 / 426

Playa Isuntza, Lekeitio

Esta bella localidad de la Costa Vasca disfruta de una ubicación privilegiada, con la isla de San Nicolás emergiendo en frente de la playa de Isuntza. Sus mareas son un gran espectáculo, así como contemplar cómo el sol se esconde en las aguas profundas del Cantábrico. Las playas del País Vasco, con sus grandes oleajes y su entorno verdísimo, se han consolidado en las últimas décadas como un paraíso para surfistas.

Foto: AGE Fotostock

125 / 426

Cala Pilar, Menorca

Es difícil elegir una de entre todas las maravillosas playas de esta isla tan mediterránea. Cala Pilar está situada en el norte de Menorca, entre las localidades de Ciutadella y Ferrerias y su acceso se debe hacer a pie por un relieve escarpado. Tras la excursión, la gran recompensa: una cala resguarda por rocas de arcilla y arena de tono rojizo. Su apartada ubicación la protege de las masas.

Foto: AGE fotostock

126 / 426

Maspalomas, Gran Canaria

En el sur de la isla, es una de sus playas más populares y una de sus imágenes más icónicas. Junto a la aledaña playa del Inglés forman un inmenso arenal, un mar de dunas sobre el que emerge el carismático faro de Maspalomas que data de 1890. El conjunto se halla protegido bajo la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas, constituida por tres ecosistemas: el Palmeral, la Charca y las Dunas, que se extienden a pocos metros del mar y forman un enorme espacio natural de excepcional valor.

Foto: Turismo de Andalucía

127 / 426

Playa de Mónsul, Almería

En el Parque Natural de Cabo de Gata se halla esta playa de arena oscura flanqueada por enormes y caprichosas formaciones de roca volcánica. Su peculiar belleza aparece en películas como Indiana Jones y la última cruzada (1989).

Foto: AGE fotostock

128 / 426

Ses Illetes, Formentera

La imagen de esta playa nos lleva directamente al paraíso con sus aguas transparentes y su arena blanquísima. Aunque es una de las más concurridas de la isla, conserva toda su belleza.

Foto: AGE fotostock

129 / 426

Playas de Corralejo, Fuerteventura

Una de las mejores elecciones si queremos asegurar buenas temperaturas en Semana Santa. Las playas de Corralejo, incluidas en el Parque Natural de las Dunas de Corralejo, se hallan en el norte de la isla de Fuerteventura y están formadas por nueve kilómetros de arenal blanquísimo y aguas color esmeralda.

Foto: AGE fotostock

130 / 426

Platja Gran, Tossa de Mar

El litoral catalán está salpicado de maravillosas playas. La de Tossa tiene además una soberbia fortificación (siglo XIII) como telón de fondo. Con forma de media luna y casi 400 metros de largo, la playa se abre frente al comercial barrio de Vila Nova que creció extramuros a partir del siglo XV. Tossa de Mar alberga otras once playas.

Foto: Turismo Galicia

131 / 426

Playa de As Catedrais, Lugo

La joya del litoral gallego es sin duda esta playa con acantilados esculpidos por el viento y el mar de más de 32 metros de altura. Estas formaciones rocosas, arcos y bóvedas sensacionales, dan nombre a la playa de As Catedrais, y es que, realmente, son catedrales de la naturaleza. El mejor momento para recorrer y contemplar estos enormes prodigios de roca es durante la bajamar.

Foto: Turismo de Andalucía

132 / 426

Playa de la Caleta, Cádiz

La primavera ya asoma por las playas urbanas de la ciudad andaluza: la popular Caleta, antiguo puerto natural, la Santa María, el arenal de Victoria y las de Cortadura. Con el antiguo balneario situado sobre la arena, la estampa de la Caleta ha inspirado a músicos como Isaac Albéniz y ha sido escenario de películas como 007: muere otro día (2002). El mejor momento del día para contemplarla es al caer la tarde, con el sol poniéndose a sus espaldas.

Foto: AGE fotostock

133 / 426

Playa Trabucador, Delta del Ebro

El istmo del Trabucador es una franja de arena de seis kilómetros de longitud, bañada por mar por ambos lados y que culmina en la Punta de la Banya, en el extremo sur del Delta del Ebro. Es un magnífico punto de observación de aves tanto por la parte de mar abierto como para la zona interior desde la que se obtiene una visión inmejorable de la bahía de los Alfacs. Desde las torres de observación habilitadas es fácil ver todo tipo de aves marinas, especialmente flamencos, durante todo al año.

Shutterstock

134 / 426

Playa de Kian Giang

Es uno de los palmerales más idílicos de la isla de Nam Du.

Fototeca 9x12

135 / 426

Playa de Sao

En la isla de Phu Quoc aún quedan rincones sin masificar, a pesar de la proliferación de los resorts a pie de playa.

Le Quang Photography

136 / 426

Bahía de Vinh Hy

La Costa Central de Vietnam ofrece un sinfín de arenales bordeados de palmerales y pueblos de pescadores. La bahía de Vinh Hy aún conserva su ambiente tradicional, con los barcos de pesca fondeados en sus tranquilas aguas. 

ACI

137 / 426

Playa de Glassilaun

Este arenal blanco junto a la bahía de Killary, en Connemara, está resguardado por altas montañas. Es una playa perfecta para el baño. 

Lucie Debelkova / Fototeca 9x12

138 / 426

Playas del Atlántico

La solitaria Capilla del Senhor da Pedra, en el extremo norte de la playa de Miramar, acoge una romería en junio. Se encuentra a poca distancia de Oporto.

 

Fototeca 9x12

139 / 426

Calas de ensueño

Entre Sorrento y Amalfi se abre un litoral con rincones irresistibles como Bagni della Regina Giovanna y la Cala Furore, en la fotografía, encajada entre acantilados.

Foto: AgeFotostock

140 / 426

La playa de Madrid se suma al listado de banderas azules

La playa de Virgen de la Nueva es una de las 590 de todo España que lucirán el galardón que otorga, desde 1987 la Fundación Europea de Educación Ambiental. La comunidad autónoma con más banderas azules es Valencia, le sigue Galicia y Cataluña.

Foto: AgeFotostock

141 / 426

Playa de Virgen de la Nueva

Es la primera bandera azul que logra la Comunidad de Madrid. Se encuentra en la localidad de San Martín de Valdeiglesias, a poco más de una hora en coche siguiendo la M-501 desde la ciudad de Madrid. 

Foto: AgeFotostock

142 / 426

La playa de Virgen de la Nueva es una playa interior

La playa se formó por el embalse del río Alberche, que se construyó en 1955. En total, son 14 kilómetros de playa y cumple con las condiciones ambientales e instalaciones necesarias establecidas para la concesión del galardón.

143 / 426

Cala Pregonda

A este rincón intacto del norte de Menorca solo se puede acceder en barco o a pie desde la playa de Binimel·là, por un sendero que bordea la costa. 

144 / 426

Cala Macarelleta

Situada en el sur de la isla es, junto a su vecina Macarella (están unidas por un pequeño sendero), una de las playas más fotografiadas de Menorca por sus aguas transparentes. 

145 / 426

Ses illetes

La pradera sumergida de posidonia, una planta ácuatica, oxigena el mar y favorece la transparencia. Tiene 100.000 años de antigüedad. Con más de 70 kilómetros de litoral y sin grandes elevaciones, Formentera ofrece playas de arena blanca y fina como la de la imagen. Forma parte del Parque Natural de Ses Illetes, que también engloba los islotes que la rodean, los fondos marinos y unas lagunas que son refugio de aves.

Foto: Gtres

146 / 426

Junio en Croacia

La Playa Stiniva, en la isla de Vis, está considerada una de las mejores playas del mundo. Y esto ya es un valor a tener en cuenta a la hora de viajar a Croacia. Además, de Zadar a Bubrovnik, la bella costa Dálmata nos regala aguas de color añil, parques nacionales, montañas, algún que otro Patrimonio de la Humanidad, y una luz dorada que alegra cada kilómetro recorrido. 

Foto: Gtres

147 / 426

Noviembre en Madagascar

Madagascar, en el océano Índico, es una de las maravillas naturales de África. La isla más grande del continente, fue la escogida por los piratas para fundar un país utópico al que llamaron Libertalia en el S. XVII. Y sin duda escogieron bien; un recorrido por Madagascar nos mostrará todo un paraíso natural con playas perfectas y especies sorprendentes como el baobab o los lémures. 

Foto: CC

148 / 426

Montañita (Ecuador)

Montañita es una comunidad muy famosa en la costa ecuatoriana que forma parte de “La Ruta del Sol”. A solo 200 kilómetros de Guayaquil, la segunda ciudad más importante de Ecuador, y frente al Océano Pacífico, es uno de los lugares del surf más famosos de Sudamérica. En Montañita se celebró el primer Campeonato de Surf internacional de Ecuador, en 1988. Desde entonces la ciudad se ha convertido en una habitual dentro del circuito latinoamericano. Su principal valor es que tiene oleaje todo el año. Está considerada la capital del surf de Ecuador.

Foto: Turismo de Canarias

149 / 426

Las Palmas de Gran Canaria (Canarias)

Playas como El Confital, Las Canteras o El Lloret, con algunos de los mejores spots de todo Europa para surfear, y un clima inmejorable han contribuido a que Las Palmas de Gran Canaria forme parte con todos los honores de la Red Mundial de Ciudades del Surf desde 2011. Hay muy pocos lugares en el mundo con olas tuberas como las que se encuentran en esta isla del archipiélago canario

Foto: WSCN

150 / 426

Donostia (España)

San Sebastián (oficialmente, Donostia) representa a la costa este del País Vasco en la red de Ciudades del surf. Rodeada de algunas de las mejores playas del Cantábrico para el surf, como Mundaka, Meñakoz, Punta Galea, Zarautz, la ciudad tiene tres playas muy activas para este deporte. La playa de la Zurriola es la más abierta y cuenta con las mejores olas, por lo que acoge importantes eventos mundiales. El surf comenzó en Donostia en la década de los 50 con los hermanos Artetxe y, desde entonces, no han parado de llegar amantes del surf de todo el mundo.