Pueblos con encanto

1 / 34

Foto: iStock

1 / 34

Pistoia

Apartada de las rutas turísticas más trilladas y situada a medio camino entre Florencia y Lucca, aparece Pistoia, con sus techos de tejas ocre que anuncian un núcleo toscano modelo. Esta ciudad se reivindica como una excelente parada para conocer la auténtica Toscana, cuyas raíces se asientan en la Edad Media. En la Piazza del Duomo encontramos el conjunto de edificios de visita imprescindible: la catedral, el baptisterio y el campanile. Para los amantes del arte, el Museo Civico y el Museo Marino Marini exponen la historia y el arte pistoiano. Y para los más folclóricos, la Giostra dell’Orso, un viaje en el tiempo que, cada año a finales de julio, transforma Pistoia en un escenario de medieval.

Foto: iStock

2 / 34

Anghiari

En la provincia de Arezzo, destaca este pequeño pueblo de casa apiladas que se asienta sobre un antiguo emplazamiento romano. El monasterio de San Bartoleo y la iglesia de la Badia son sus dos monumentos medievales más representativos, pero hay mucho más, palacios, pequeños oratorios, patios que albergan agradables restaurantes que se descubren en un paseo por sus calles empinadas y estrechas.

Foto: iStock

3 / 34

Monteriggioni

Entre Siena y Florencia se encuentra este pequeño pueblo amurallado y altas torres medievales en el que el tiempo parece haberse detenido. El castillo fue fundado a mediados del siglo XIII por la República de Siena para defenderse de los florentinos, hasta que en el siglo XVI, ambas fueron anexionadas a Florencia. Con varias puertas de entrada a la ciudad, conviene hacer el paseo por las murallas para hacerse una idea exacta de cómo es la población y sus alrededores.

Foto: iStock

4 / 34

San Gimignano

Cerca también de Siena se halla la ciudadela medieval mejor conservada de la región, que se erige sobre una colina, a 324 metros sobre el nivel del mar, dominando el valle de Elsa. Con sus catorce torres cuadrangulares asomando en el horizonte (en su origen contaba con 71), la ciudad está repleta de monumentos de imprescindible visita como la Collegiata, la catedral del siglo XII, con frescos renacentistas, el Palazzo del Popolo del siglo XIII y la iglesia de San Agostino, otra joya del románico toscano.

Foto: iStock

5 / 34

Montepulciano

Al sur de Siena se halla este pueblo de vinos deliciosos, como el Vino Nobile de Montepulciano, y arquitectura excepcional. La Piazza Grande es su centro y acumula un buen puñado de edificios como el Ayuntamiento, gótico y con una torre elevada desde la que se contempla todo el alrededor. La Catedral y la iglesia de San Agostino, junto con el santuario de la Madona del Biagio, en las afueras, son de visita obligada.

Foto: iStock

6 / 34

Volterra

A pocos kilómetros de San Gimignano se encuentra Volterra, un espléndido compendio de la arquitectura y del arte de los distintos períodos etruscos, romanos, medievales y renacentistas. El teatro romano y las sólidas murallas que rodean un bello casco medieval son algunos de sus alicientes.

Foto: iStock

7 / 34

Montefioralle

En el valle de Chianti, famoso sobre todo por sus vinos, despunta este pequeño y encantador pueblo medieval de calles empedradas y flores en los alféizares. Cada mes de septiembre se celebra aquí el festival Expo del Chianti Clasico, que permite degustar los caldos de la región y conocer mejor sus excelencias.

Foto: iStock

8 / 34

Pienza

Toda la esencia de la Toscana se concentra en esta localidad y en sus alrededores con leves colinas en las que zigzaguean hileras de cipreses. Pienza surge del sueño del Papa Piccolomini que en el siglo XV emprendió la tarea de convertir un pequeña aldea en una modélica ciudad renacentista. Todas las calles llevan a la plaza principal donde emerge el maravillosos Duomo y en cuyos alrededores se puede comprar y degustar el queso pecorino. No perderse la vista desde el mirador con una espectacular panorámica al Valle di Orcia.

Foto: iStock

9 / 34

Montalcino

Desde lo lejos se vislumbra la portentosa fortificación, aupada sobre una colina, de Montalcino. En esta localidad se producen algunos de los mejores vinos de Italia, los Brunello, además del Rosso di Montalcino i Sant'Antimo El pueblo se encuentra entre el monte Amiata y el mar, a unos 45 kilómetros de Siena, en pleno Valle de Orcia y su origen se remonta al siglo XII. El paseo por sus callejuelas empedradas cuenta con muchos alicientes, y uno de ellos, sin duda, es sentarse en una de sus plazoletas para degustar una copa de tinto. 

Age Fotostock

10 / 34

Lamu y 'pole, pole' (en suajili: sin prisa)

Lamu es la ciudad más poblada de las islas keniatas posee un bello casco antiguo con calles empedradas, casas de estilo omaní con patios y puertas labradas, mezquitas y antiguas mansiones que hoy acogen museos, como el Lamu Museum y la Swahili House Museum

 

Age Fotostock

11 / 34

Archipiélago de las Lofoten

Aurora boreal sobre el pueblo de Reine, en la isla de Moskenesoya.

Age Fotostock

12 / 34

125 años del Hurtigruten

El Hurtigruten es una de las líneas marítimas más míticas. Inaugurada en 1893, este año celebra 125 años de actividad ininterrumpida. Aunque también realiza cruceros por Groenlandia o Islandia, la línea que sigue el litoral noruego es la más emblemática. El viaje de Bergen a Kirkenes (o viceversa) dura una semana y se mantiene con salidas diarias todos los meses del año. Desde 2017 no es posible detenerse por una noche en una población para reprender el viaje cambiando de barco. En invierno las actividades guiadas incluyen la expedición con trineos de perros o en motonieve y el esquí de fondo. Ver auroras es más fácil en invierno porque en la parte norte de la ruta es casi siempre de noche.

 

Age Fotostock

13 / 34

Bergen

La llamada Puerta de los Fiordos noruegos tiene en su barrio antiguo y en su puerto los enclaves más animados. Está declarada Patrimonio de la Humanidad.

Aci

14 / 34

Cabo Norte

Debajo de la esfera de hierro que señala el punto más septentrional de Europa hay un centro de visitantes donde se realizan exposiciones.

Age Fotostock

15 / 34

Aurora boreal

Noruega es un país ideal para contemplar auroras boreales, un fenómeno luminoso natural que se observa mejor de octubre a marzo.

Foto: AgeFotostock

16 / 34

Una semana por la provincia de Cáceres

En otoño, la provincia de Cáceres es un sorprendente destino para escapadas de fin de semana. Los valles, bosques, dehesas y las sierras de la provincia más grande de España se visten de colores otoñales. Desde el centro histórico de Cáceres, reconocido como Patrimonio de la Humanidad, a los bellos pueblos en los montes de Traslasierra, como Hervás, tienes mucho donde elegir. Aquí te mostramos algunas pistas para disfrutar de la provincia de Cáceres.

Foto: AgeFotostock

17 / 34

Svaneke, Bornholm Island, Dinamarca

En el extremo más oriental de Dinamarca, en el mar Báltico, se halla este apacible pueblo cuyo puerto es una auténtica delicia con pequeñas casas de paredes amarillas y techos rojos que flanquean callejones estrechos y empedrados. La ciudad es también un importante centro de artesanía que tiene en el vidrio soplado y cerámica sus especialidades, además de algunas fábricas de dulces y una de cerveza en miniatura. 

Foto: AgeFotostock

18 / 34

Cala Figuera, Mallorca, España

Tan pequeño como bello, este pequeño puerto se halla en el municipio de Santanyí en el sur de Mallorca. Las aguas profundas de esta cala protegida por altas paredes rocosas son el lugar ideal para guarecer las embarcaciones que vadean en ella. En un extremo se hallan una torre de defensa, la Torre d’en Beu, recientemente restaurada, y un faro. 

Foto: AgeFotostock

19 / 34

Marina Corricella, Procidia, Italia

Enclave único por su patrimonio cultural que se remonta al siglo XVII, el colorido pueblo de pescadores de Marina Corricella es uno de los asentamientos más antiguos de la isla. Gracias a sus agradables temperaturas incluso en invierno, es un destino perfecto para disfrutar de la gastronomía marinera y de gran tranquilidad pues tanto el puerto como el centro de la villa están vetados al tráfico.

Foto: AgeFotostock

20 / 34

Cadaqués, Cataluña, España

Rodeando el puerto natural se apiñan las casas blancas de este pueblo que rezuma encanto. Famoso por su luz, por ser la villa natal de Salvador Dalí y el lugar preferido de un buen puñado de artistas e intelectuales que encuentran aquí sosiego, belleza y buen ambiente. Cadaqués ostenta unos amaneceres maravillosos, con la mirada puesta a Oriente y resguardo por imponentes macizos rocosos. 

Foto: AgeFotostock

21 / 34

Hamnoy, islas Lofoten, Noruega

Las cases coloreadas de los pescadores rodean el pequeño puerto situado muy cerca de la población de Moskenesoy. El pescado secándose al sol, las redes alineadas al lado de las barcas que se mecen al ritmo de las olas forman un paisaje de postal inolvidable. Una de las actividades más  frecuentes en este rincón de Noruega es alquilar una de esas barcas para adentrase en el frío mar y compartir con los pescadores un emocionante día de pesca.

Foto: AgeFotostock

22 / 34

Pomena, Isla de Mljet, Croacia

Con apenas cincuenta habitantes este pueblo situado en el extremo oeste de la isla sorprende por su delicada belleza. Su puerto resguardado en el interior de la bahía tiene además como bastión la isla de Pomestak que se halla en la entrada y es un destino de playa maravilloso. 

Foto: AgeFotostock

23 / 34

Mandrakia, isla de Milos, Grecia

Como un sueño de los dioses este pequeño pueblo de la isla de Milos en el archipiélago de las Cícladas, desciende por los riscos volcánicos para ir a tocar el mar donde se halla un minúsculo puerto en el que se mecen las pequeñas barcas y las casas penetran en la roca. Se halla a solo 4 kilómetros de Plaka, la capital de la isla.

Foto: AgeFotostock

24 / 34

Portree, isla de Skye, Escocia

La isla de Skye presenta algunos de los paisajes más auténticos de Escocia y Portree, su capital, no podía ser menos.  Con poco más de dos mil habitantes, ostenta un encantador puerto resguardado por impresionantes acantilados en el que se alinean las casas de colores, muchas de la cuales hoy se han convertido en restaurantes o locales donde adquirir un delicioso fish&chips para degustarlo frente al mar junto a las barcas amarradas.

Foto: AgeFotostock

25 / 34

La Cotiniere, Isla de Oleron, Francia

Un largo espigón protege de los embates del Atlántico a este pequeño puerto en el que amarran unas cien embarcaciones y en cuyo extremo se levanta un magnífico faro que parece sacado de un libro de historias marineras. Cada día las barcas llegan cargadas de lenguados, lubinas y langostinos que son subastados en la lonja en un bonito ritual de gritos e intercambios. Es una delicia sentarse en una de las terrazas del puerto a contemplar las subidas y bajadas de la marea.

Foto: AgeFotostock

26 / 34

Pasaia Donibane, País Vasco, España

Enclavado en la bahía de Pasai, es uno de los cuatro distritos que forman el municipio homónimo. Cuenta con un bello centro histórico, una calle empedrada que serpentea bordeando la bahía en la que se sitúan muchas casas solariegas que se ensamblan de forma natural con las casas de pescadores imprimiendo a todo el conjunto una belleza singular.

Foto: AgePhotoStock

27 / 34

Chefchaouen, Marruecos

Foto: Turismo de Burgos

28 / 34

Una infancia en contacto con la naturaleza

Debido a la Guerra Civil y a que su padre no era partidario de una escolarización temprana, el niño Félix vivió hasta los diez años en total libertad. De esos años nació la pasión por el medioambiente, su única vocación. Más tarde estudió en Valladolid y fue a la universidad a Madrid. Siempre que podía volvía a su pueblo, a empaparse de las bellas imágenes que le proporcionaba el entorno.

Foto: Turismo de Burgos

29 / 34

Poza de la Sal es un precioso pueblo medieval

Poza de la Sal se ubica en Burgos en la comarca de La Bureba. Su emplazamiento al pie del Páramo de Masa le brinda amplias vistas de la zona. Esos paisajes inspiraron al niño Félix. Lo que quedaba de la antigua muralla rodeaba el casco urbano de la villa, declarado Conjunto Histórico-Artístico.

30 / 34

Santillana del Mar

La colegiata de Santa Juliana (s. XII) preside el entramado del pueblo, una joya del cantábrico.

31 / 34

Ubiarco

La playa de Santa Justa tiene un mirador y una pasarela que desciende hasta la recoleta cala donde está la ermita dedicada a la santa.

Foto: Turismo Extremadura

32 / 34

Hervás, legado sefardita

Los materiales autóctonos como la madera de castaño, el adobe y el granito caracterizan su arquitectura típicamente serrana. Su judería, fruto del asentamiento de judíos que acudieron a esta villa en el siglo XV y una de las mejor conservadas del país, fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1969.

Turismo de Asturias

33 / 34

Lastres

Esta villa marinera del oriente de Asturias sirvió como escenario de la serie española Doctor Mateo. De hecho, actualmente, se ha creado una ruta donde los seguidores pueden conocer los lugares donde se rodó. 

Turismo de Asturias

34 / 34

Cudillero

Cudillero es un pequeño pueblo costero de Asturias que destaca por su curiosa forma de anfiteatro, mirando siempre hacia el mar.