La aldea alpina construida con los restos de un bombardero

El enclave de Velika Planina es mucho más que un idílico rincón de los Alpes Julianos. Es, también, protagonista de una curiosa historia.

iStock-501196114

Foto: iStock

iStock-501196114

Corría el año 1944 cuando un bombardero estadounidense sufrió un accidente en las montañas cercanas al altiplano de Velika Planina. De los diez tripulantes, dos fallecieron al instante, dos fueron capturados al instante por los nazis, tres lograron huir por las montañas y otros tres fueron acogidos por los partisanos eslovenos. Por desgracia, uno de ellos falleció, pero los otros dos sobrevivieron, dando fe a la existencia de este exuberante lugar donde aún las construcciones, la comida y las costumbres parecen sacados de otra época.

Pero el recuerdo de aquellos soldados, y la consiguiente buena fama que le trajo al lugar, no fue la única herencia de aquel fatídico incidente. Parte del fuselaje se usó para 'modernizar' las cabañas de los pastores que riegan este lugar y que hoy son una huella visible de aquel encuentro entre dos mundos.