El arrozal más inspirador

Los arrozales de Ubud, Bali, con sus terrazas ribeteadas de palmeras y plataneras, fascinaron a artistas y viajeros occidentales en la primera mitad del siglo xx.

iStock-1169332199

iStock-1169332199

Ubud es un centro artístico, monumenal y paisajístico del interior de la isla de Bali. Repleto de templos, palacios y talleres de artesanos, allí se inician bellas caminatas entre arrozales que llevan a santuarios y aldeas cercanas como Tegallalang, en esta imagen.

Los arrozales de Bali, con sus terrazas ribeteadas de palmeras y plataneras, fascinaron a artistas y viajeros occidentales en la primera mitad del siglo xx, y siguen constituyendo un paraje de suma belleza. Conviene recorrerlos temprano para evitar el calor del día. Una excursión atractiva es la que penetra en la Reserva Sagrada del Bosque de los Monos, con tres templos entre la espesura. Otra discurre por el valle del Ayung, cuyos márgenes están esculpidos en terraza o cubiertos por una jungla que oculta casas tradicionales, hoy de agroturismo, y algún hotel de lujo

Compártelo