Ubicación Exacta

El 'Barrio Mágico' que ilumina con velas el Día de Muertos

Este pueblo, protegido como Patrimonio de la Humanidad, acoge una de las Alumbradas más fascinantes del México cada 2 de noviembre.

Mixquic
Foto: Shutterstock

Mixquic recibe a los muertos en una Alumbrada única. Más allá de las grandes ofrendas, Ciudad de México celebra en este poblado del sur uno de los Días de Muertos más fascinantes de todo el país. La Parroquia de San Andrés abre sus puertas para que todos los familiares de los difuntos lleven sus ofrendas. El papel picado, las flores de cempasúchil y el pan de muerto se apoderan del templo católico, pero también de todas las casas y del cementerio, donde el Panteón de Mixquic, el cual se llena de luz y color cada año a partir de la última semana de octubre.

 

El 28 de octubre se coloca la primera ofrenda (los familiares que perdieron a un ser querido en accidentes o actos de violencia) e inician formalmente las actividades de Día de Muertos, cuando tienen lugar desfiles, representacioness teatrales, conciertos y proyecciones de cine. Sin embargo, este pueblo originario de la Alcaldía Tláhuac es especial por mantener el juego de la pelota prehispánico, por realizar una gran vendimia popular en las calles del pueblo y por el recorrido en canoa por los canales típicos de toda la zona chinampera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

 

El 30 de octubre llegan las almas de los muertos no bautizados, mientras que el día 31 se reciben las almas de los niños, adornando los caminos hacia sus casas con pétalos de rosas blancas. El día 1 de noviembre al medio día se despiden las almas de los niños para que dar paso a la de los adultos, esta vez con la flor de cempaxúchitl, alimentos como el mole y los objetos más preciados del difunto.

 

Por la noche, los familiares se concentran en el panteón del pueblo para celebrar el alumbrado con miles de velas iluminan que iluminan las calles y el cementerio en una de las Alumbradas más esperadas y visitadas del país.

 

Gracias a esta celebración ancestral, así como a otras muchas tradiciones, San Andrés de Mixquic recibió el reconocimiento de Barrio Mágico de CDMX junto a otros 20, un programa patrocinado por el gobierno de la ciudad tomando como modelo el de Pueblos Mágicos del Gobierno Federal de México.