Todo un 'gosto'

Belleza rural a un pasito de la frontera

Monsaraz es una de las primeras sorpresas cuando se cruza a Portugal camino del Alentejo

iStock-900446328

Foto: iStock

iStock-900446328

Desde lo más alto de su fortaleza se ve nítidamente tanto España como la región de Portugal. No en vano, este delicado pueblo nació para ejercer de frontera, para repeler cualquier posible ataque y dejar claro donde empieza el suelo luso y acaba el extremeño. Hoy en día, su función defensiva no es necesaria. De hecho, brilla mucho más por sus casa encaladas, por los colores de su atardecer y por ser un perfecto pueblito alentejano donde el vino, la hora de misa y la artesanía local es sagrada.

Compártelo

Ubicación Exacta: Anteriores