El camino 'secreto' que lleva de Islandia a Italia

Julio Verne utilizó el volcán Snaefelles como la entrada al centro de la tierra en una de sus novelas más famosas.

Snaefellsjokull volcano

Foto: Shutterstock

Snaefellsjokull volcano

Para empezar este viaje primero hay que imaginar al doctor Otto Lidenbrock y a su sobrino Axel en el despacho del primero, en Hamburgo. Los dos estudiando con interés un extraño pergamino de origen rúnico que oculta un criptograma. Tras horas de estudio, el joven Axel parece dar casualmente con la clave para descifrar esas runas: se trata de la entrada al centro de la tierra descubierta por un antiguo alquimista islandés. Así que el doctor y el sobrino se van para allí. En concreto, hasta el actual Parque Nacional de Snaefellsjökull.

Por supuesto que el arranque de este viaje es pura ficción, ¿pero qué viaje no es siempre un poco producto de la imaginación? Julio Verne localizó en el bello volcán Snaefelles la entrada al mundo fabuloso del centro de la Tierra. Hoy es uno de los lugares más turísticos de Islandia, un recóndito lugar entre montañas y valles donde pastan las ovejas islandesas de forma bucólica, donde destaca el volcán dormido, cubierto por un glaciar.

“Desciende al cráter del Yocul de Snæfells que la sombra del Scartaris acaricia antes de las calendas de Julio, audaz viajero, y llegarás al centro de la tierra, como he llegado yo”, decían las runas. La entrada al centro de la Tierra estaba efectivamente en Islandia, pero lo que no podían saber Otto Lidenbrock, su sobrino Axel y su guía Hans es que la salida la encontrarían en pleno Mediterráneo, justo en otro volcán, en el Estrómboli. Muchos islandeses sueñan con que eso fuese más realidad que ficción, de esa forma podrían alternar la nieve con la playa sin más contratiempo.