El camping de las peras gigantes

En un inicio, los frutos desmedidos colgaban como esculturas. Al poco tiempo se convirtieron en una experiencia única para acampar.

Tranedreef

Foto: Tranedreef

Tranedreef

Los caminos del turismo, al igual que los del señor, son inescrutables. El sector ha demostrado una y otra vez tener la capacidad de reinventarse, cambiar de forma, de contenido e incluso de perspectiva. Todo ello para ofrecer una experiencia nueva, innovadora. Esta vez viene desde Borgloon, en la región de Limburg (Bélgica). Allí han creado un tipo de alojamiento distinto al resto. Hasta ahora, la innovación en la naturaleza venía en forma de casa en los árboles u hoteles burbujas. Ahora lo hace mediante peras gigantes que cuelgan literalmente de los árboles.

La curiosa instalación tiene su origen en 2016, a pocos metros del castillo de Hex. Los frutos desproporcionados comenzaron a colgar como esculturas pero al poco tiempo se acomodaron para dar cabida a turistas que deseaban conectar con la naturaleza. Cada ‘pera’ consta de una cama de matrimonio, mientras que a su alrededor de ella se encuentran los servicios básicos que se dan por hecho en cualquier hotel como por ejemplo, los baños.

Más ubicaciones exactas.

Compártelo