Una capilla muy salada

Candelabros y esculturas de sal a centenares de metros de profundidad.

Minas

Foto: iStock

Minas

A 327 metros de profundidad, esta maravilla de la naturaleza y de la acción humana es una mina de sal que lleva siendo explotada desde el siglo XIII. En sus más de 300 kilómetros de longitud, la mina de sal Wieliczka, en Polonia, tiene miles de cámaras excavadas decoradas con candelabros de sal y esculturas de personajes míticos e históricos esculpidas en la roca de sal por los mineros que han trabajado en las minas. La capilla de Santa Kinga es posiblemente la cámara más famosa de esta mina.

Artículo relacionado

Z36-856094

Viajes

Recorrido por lo mejor de Cracovia

Compártelo

Ubicación Exacta: Anteriores