El castillo más pequeño del mundo

A las afueras de Long Compton, en los Cotswolds ingleses, se encuentra esta residencia centenaria que, oficialmente, está registrada como un castillo.

castillito

Foto: Savill's

castillito

Cuando el honorable arquitecto Edward Blore decidió levantar una residencia de veraneo en los idílicos Cotswolds, Inglaterra; se planteó hacer realidad sus aspiraciones neogóticas. De hecho, el responsable de la ampliación de los jardines de Buckingham Palace y de la construcción de la Casa de Gobierno de Sidney fue más allá ya que diseñó lo que estéticamente y oficialmente está considerado un castillo. La reglamentación inglesa al respecto es clara: para reconocer un edificio como tal, éste tiene que contar con torretas en las esquinas, ventanas con parteluz (de moda en la arquitectura románica) y un parapeto almenado desde donde poder lanzar flechas en defensa propia. Lo que no especifica es el tamaño mínimo, de ahí que el bueno de Blore acabara erigiendo el que es el castillo más pequeño del mundo: un lodge cuya parcela no supera los 2.500 m2 concebido como una vivienda unifamiliar. Hoy en día, el conocido como Molly's Lodge, fue puesto a la venta en 2017 por la inmobiliaria Savill's por un precio que superaba el medio millón de libras. Pese a que no ha trascendido el nuevo propietario de este cottage, su encanto y, sobre todo, su magnetismo, sigue siendo objeto de visita por parte de curiosos que llegan hasta este rincón de la campiña británica.