El castillo que esconde un universo subterráneo

Este castillo en Eslovenia está construido sobre uno de los sistemas de cuevas más sorprendentes de Europa.

iStock-138106772

Foto: iStock

iStock-138106772

Se divisa el castillo de Predjama sobre una pared rocosa de 123 metros casi como si estuviera enganchado sobre la roca con algún tipo de cola de impacto. Sólo imaginar el esfuerzo constructivo en el siglo XVI para levantarlo ya produce agotamiento visual. Ubicado en tal nido de águila, se antoja inexpugnable. Y lo fue, pero su punto fuerte estaba más bien en una enorme puerta trasera secreta y subterránea. Y es que, como su propio nombre anuncia (en esloveno, jama significa “cueva”), este es un castillo a una cueva pegado.

Desde luego no es cualquier cueva, sino todo un entramado de túneles que constituyen uno de los sistemas kársticos más grandes de Europa. En concreto, hasta ahora se han descubierto casi 20 kilómetros de recorrido y espacios interconectados. Fue precisamente este laberinto secreto una ventaja estratégica para el inigualable barón Erazem Luegger, una especie de bandido bueno o algo así como un Robin Hood local que, según cuenta la leyenda, utilizó la cueva del castillo para esconderse tras sus asaltos a las caravanas comerciales que pasaban por allí entre Viena y Trieste. Lamentablemente, el castillo y la cueva no estaban hechos contra conjuras. Así que a pesar de su valentía e ingenio, parece ser que Erazem Luegger acabó muriendo en el baño, después de haber sido traicionado.