La catedral más pequeña del mundo

La Catedral de San Basilio Grande fue la primera iglesia de rito greco-católico construida en Bucarest.

Catedral San Basilio

San Basilio Bucarest

En la actual calle 50 Polona de Bucarest se erigió hace más de un siglo una pequeña iglesia para la comunidad católica de Rumanía. La financiación de su construcción corrió a cargo de los fieles greco-católicos de Bucarest y la archidiócesis greco-católica de Făgăraș, entre otros, convirtiéndose en la primera iglesia de rito greco-católico construida en Bucarest.

En 1909, el arzobispo consagró la iglesia, construida por el arquitecto Nicolae Ghica-Budești. Después de la Primera Guerra Mundial, la iglesia de San Basilio quedó bajo la jurisdicción de la archidiócesis greco-católica de Făgăraș y Alba Iulia como residencia del arcedianato, y ya en 1940, la iglesia fue elevada a catedral, convirtiéndose en la catedral greco-católica más pequeña del mundo, aunque posteriormente pasara a la jurisdicción de la Iglesia ortodoxa.

En 2005, el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rumana, Teoctist Arăpașu por aquel entonces, quiso devolver la Iglesia de San Basilio a su legítimo propietario católico. Desde entonces, fue cambiando de jurisdicción hasta que tres años más tarde se instaló un nuevo obispo greco-católico y se volvió a consagrar como catedral.