La catedral ortodoxa más grande del mundo

Desde su cúpula se observa una de las mejores vistas de San Petersburgo.

Catedral de San Isaac

Foto: iStock

Catedral de San Isaac

En el centro de la capital rusa, la catedral de San Isaac de Dalmacia hace sombra a cualquier edificio que tenga alrededor. Sus 7000 metros cuadrados la convierten en la iglesia ortodoxa más grande del mundo, con una capacidad de hasta 14000 personas. Construida a mediados del siglo XIX, es uno de los monumentos neoclásicos más importantes de la arquitectura rusa. Si visitarla por fuera ya es impresionante, en su interior se despliegan más de 40 tipos distintos de materiales, como el granito, el mármol, la malaquita o el lapislázuli, sin olvidar el oro que reviste la cúpula. Desde sus alturas, se puede contemplar una de las mejores vistas de San Petersburgo. En la actualidad, la catedral se ha convertido en un museo que alberga alrededor de 400 obras entre esculturas, pinturas y mosaicos.

Compártelo

Ubicación Exacta: Anteriores