El cementerio de las lápidas de colores

En el camposanto de Chichicastenango, en Guatemala, cada matiz simboliza es estatus familiar de cada muerto.

1

Chichi limpio

No es extraño vincular el colorido a las culturas indígenas, y menos en Centroamérica. De hecho, hasta la arquitectura colonial parece querer imitar el uso de todos los pantones posibles en las fachadas de las casas. Sin embargo, no por ello deja de sorprender que esta filosofía se transmita, también, a las lápidas de los cementerios.

En el caso de Chichicastenango, todo se explica por la predominancia de la etnia Quiché entre sus habitantes, una cultura de origen maya que le da, también, nombre a un departamento. Dicha cultura asocia un color a un tipo de muerto, de ahí que las lápidas se decoren y se pinten según la función predominante en la familia cada uno de los finados. De este modo, las tumbas de los abuelos son de color amarillo mientras que las madres es turquesa, el de las niñas es rosado y el de los niños es el celeste. Los padres, por su parte, tienen asignado el color blanco. El resultado de esta tradición, que pretende seguir vinculando el mundo de los vivos y el de los muertos, es un Cementerio General que resulta todo un caleidoscopio.

Artículo relacionado

shutterstock 159423110

Mausoleos de todo el mundo

12 cementerios que te sorprenderán