La ciudad utópica que nació en un hexágono

Conocida como la fortaleza perfecta, esta urbe es un claro ejemplo de arquitectura militar veneciana.

Palmanova

Palmanova

Las amenazas que estaba sufriendo el Imperio Veneciano a finales del siglo XVI impulsó la construcción de una red de fortalezas y bastiones defensivos en sus principales fronteras. Una de ellas era la ingobernable llanura que se extendía al sur de Udine, un flanco débil ante los avances del Imperio Otomano. La solución a este problema fue fundar Palmanova, una ciudad diseñada en 1593 con el fin de ser infranqueable gracias a su forma de estrella -cada punta estaba diseñada conforme al campo de tiro de sus cañones- y a sus tres circunvalaciones de nueve lados.

Eso sí, la construcción de esta localidad en pleno Renacimiento también siguió otros criterios, más filosóficos, de la época. Y es que, para 'rellenar' el bastión defensivo, las autoridades locales y el arquitecto responsable, Giulio Savorgnan, decidieron proyectar una ciudad utópica. Es decir, una ciudad basada en la igualdad, de ahí que recurrieran a la geometría para crear unas calles justas y proporcionadas. La solución fue recurrir a un hexágono que sería el corazón de Palmanova -su actual plaza mayor- y a un sistema radial para poblar la ciudad intramuros.

Esta obra de defensa veneciana, construida entre los siglos XVI y XVII, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2017. La ciudad ha logrado superar numerosas guerras en sus más de 400 años de historia. Además de su pintoresca forma, en la plaza hay bares y restaurantes dónde se puede disfrutar de la exquisita gastronomía italiana.

Artículo relacionado

GettyImages-1273315721

De norte a sur

Doce pueblos y pequeñas ciudades de Italia que aún son un secreto