El cráter de volcán donde se elabora un cocido tradicional

Alrededor de las calderas de Furnas (Islas Azores) se encuentran más de 50 hoyos donde este manjar se cocina a 96 grados.

iStock-1333934237

Foto: iStock

iStock-1333934237

No hay un restaurante de la localidad de Furnas que no tenga su propio agujero en este cráter para cocinar esta delicia tradicional. Situado en el centro de la isla de São Miguel, en el archipiélago de las Azores, y sobre el cráter del Volcán das Furnas, se encuentra esta freguesía, que ha hecho de este plato todo un atractivo turístico y una seña de identidad. Junto al Lagoa das Furnas se ubica el recinto de calderas que reflejan que el volcán, a pesar de haber sufrido la última erupción en 1630, aún sigue en activo.

Hosteleros y particulares son los dueños de los más de 50 agujeros que se encuentran en la zona y que lucen carteles con sus nombres para ser fácilmente identificables. Dentro de ellos, se entierran, desde hace siglos, las ollas, envueltas en un mantel (antiguamente se hacía en sacos de patatas) y se cocinan a 96 grados durante siete horas. La particularidad del suelo hace que el preparado hierva sin necesidad de añadir agua, ya que el vapor que sale del interior es suficiente.

Es tanta la expectación alrededor de este plato que el complejo ecosostenible Furnas Boutique Hotel ya ofrece la posibilidad de cocinarlo a sus huéspedes, que siguen el proceso desde el mercado hasta el plato. Entre los ingredientes, a pesar de ser un cocido, no se encuentran los garbanzos ni el caldo que los acompaña. Carne de ternera, cerdo y pollo, patata, zanahoria, repollo, cebolla, pimiento y yuca (o en ocasiones, ñame), son los componentes de este preparado, al cual el toque volcánico le da un sabor especial.

Cozido das Furnas
Foto: iStock