El desierto de las tristezas

El Desierto de la Tatacoa es la segunda zona árida más extensa de Colombia después de la Península de La Guajira y uno de sus paisajes más bellos.

iStock-177698372

Foto: iStock

iStock-177698372

Al Desierto de la Tatacoa se llega viajando desde el departamento del Huila. En realidad, no se trata de un desierto, sino de un bosque seco tropical. Igualmente se trata de un paisaje hipnótico: en la segunda zona árida más extensa de Colombia, vibran los colores ocres, grises y rojizos y la tierra se rompe en miles de grietas como una piel muy antigua. Al Desierto de la Tatacoa, el conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada lo llamó Valle de las Tristezas, impresionado por la aridez del lugar. Hoy el ambiente sigue siendo duro, hace un calor tan seco que pega duro a quien no está acostumbrado a él. Si se pregunta a los lugareños cuándo fue la última vez que vieron llover, lo más probable es que duden y no recuerden exactamente cuándo fue tal cosa.

Con la noche la experiencia es otra, entonces el cielo azul se llena de estrellas y la belleza del lugar se torna mística. En el Observatorio astronómico de la Tatacoa, dirigido por Juan Sebastián Lozano Martínez, se organizan charlas didácticas sobre astronomía todas las noches, una oportunidad única para descubrir los secretos celestes.