Ubicación exacta

El primer telesilla del mundo

La estación pionera en inaugurar un remonte mecánico rediseñó un sistema que cargaba bananas para llevar esquiadores.

UbEx Adjunto superior (5)

iStock-594475852

La estación de Sun Valley, en las Montañas Rocosas de Idaho estrenó el 21 de diciembre de 1936 el primer remonte mecánico del mundo y su precio era de 25 centavos. El éxito atrajo a estrellas de cine, del teatro y del deporte, además de a millonarios de la época. Este rincón de Estados Unidos acababa de descubrir el esquí como actividad de ocio de invierno gracias a un visionario, Averell Harriman, y a su ayudante, Felix Schaffgotsch.

Hasta la inauguración de la estación de esquí el invierno de 1936, este espectacular enclave de las Montañas Rocosas era un lugar remoto y salvaje, con la pequeña población minera de Ketchum como núcleo más cercano. El único que imaginó aquellas laderas convertidas en pistas de esquí fue el conde austriaco Felix Schaffgotsch después de recorrer la zona durante varias semanas en 1935 por encargo de Averell Harriman, presidente de la Union Pacific Railroad Company, que quería aumentar el flujo de pasajeros de la línea de tren. Entusiasmado con las posibilidades que ofrecía Dollar Mountain y su soleado valle, Schaffgotsch telegrafió a Harriman y le dijo: "este lugar concentra más atractivos para el esquí que cualquier otro enclave de los que he visto en Suiza, Austria o los Estados Unidos".

SunValley PowderSkiing 2
SunValley Resort

El diseño de aquel telesilla corrió a cargo de James Curran, ingeniero de la Union Pacific, inventor de un sistema en Honduras que transportaba bananas y las descargaba en los barcos. Cuando Averell Harriman le pidió que ideara una máquina para llevar esquiadores hasta lo alto de una montaña, a Curran se le ocurrió una solución fácil: sustituir los cestos de bananas por sillas. Y ¡voilà! el telesilla ya estaba inventado.

Hoy en día SunValley abarca dos extensos dominios de esquí situados en torno a dos montañas: Dollar Mountain (2.023 m), donde se instaló el histórico primer telesilla, y Bald Mountain (2.788 m). La primera área es una zona de pendientes suaves, perfectas para debutantes y familias con niños; en cuanto al sector de Bald Mountain, está considerado la reina de los descensos interminables.