La calle de las flores... ¡y de las curvas!

Un total de ocho curvas sinuosas reducen la pendiente original de la calle de San Francisco.

Lombard Street

Foto: Shutterstock

Lombard Street

Bicicletas, coches de todo tipo, scooters turísticos, en segway, monopatín o caminando… Una procesión de personas -principalmente turistas- que pasa por la calle para no ir a ningún sitio, solo por disfrutar, por ver este lugar tan cinematográfico, sentir la inclinación e ir haciendo zigzag con una gran sonrisa pintada en el rostro. Bienvenidos a Lombard Street, el parque de atracciones hecho calle.

Lombard Street es una larga vía que comienza en el parque Presidio y termina en el barrio de Embarcadero. Lo que la hace mundialmente conocida es el tramo específico situado entre Russian Hill y Hyde Street, donde la calzada está distribuida en ocho curvas sinuosas que responden a una mejora realizada en 1922 para reducir la pendiente original de la calle, a la que los vehículos de la época no podían acceder. Como consecuencia de su decoración, también es conocida como la calle de las flores.

Actualmente, la visitan más de dos millones de turistas al año. La velocidad máxima permitida es de 8 km/h. Desde 2020, cuenta con un peaje especial para poder circular por ella.