La estación de tren más alta de Europa

Siete de los nueve kilómetros de esta línea ferroviaria suiza transcurren por el interior de la montaña.

Jungfrau

Foto: Jungfrau.ch

Jungfrau

En lo alto de los Alpes Suizos, en la intersección de los picos Jungfrau, Eiger y Mönch se encuentra la estación de tren más alta de Europa. La construcción de esta obra de ingeniería comenzó en 1896 a base de dinamitazos que carcomían las entrañas de la montaña por las cuales el tren recorrería siete de los nueve kilómetros del recorrido. No fue hasta 1912 que se inauguró esta línea que cada año atrae a cientos de miles de turistas que desean coronar los 3.454 metros de la cima, donde se encuentra Sphinx, un observatorio metereológico y un mirador vertiginoso.

Jungfrau es mucho más que una estación de tren. En este páramo alpino se concentran varios récords como el glaciar Alestch, que ostenta el honor de ser el más grande de la zona con 23 kilómetros de largo y uno de los mayores de Europa. También en las alturas se encuentra la oficina de correos más alta del viejo continente.

Más ubicaciones exactas.

Compártelo