La flor de piedra artificial en lo alto de la montaña

Esta construcción ubicada sobre el lago de Lugano es mucho más que un mirador: es una obra maestra de la arquitectura contemporánea.

Monte Generoso

Monte Generoso

Ascender hasta lo algo del Monte Generoso es un viaje en muchos tiempos verbales. Primero se pasa por el pasado, por el look y mecanismo vintage del tren que, en casi una hora, asciende hasta más allá de los 1.700 metros desde la lacustre estación de Capolago-Riva San Vitale. Luego, por el futuro, por el aspecto extraño del edificio donde desemboca esta línea ferroviaria y que hace las veces de mirador, restaurante, cafetería y refugio. Su forma, la de flor de piedra, se explica por la flora primaveral que alfombra de colores este macizo del sur de Suiza. Su arquitecto, el Pritzker Mario Botta, tuvo en cuenta para diseñar esta construcción sus recuerdos de niño, cuando ascendía regularmente hasta este lugar.