Ubicación Exacta

La iglesia de menos de dos metros cuadrados que está escondida en un castillo

El templo fue construido por orden de un cirujano retirado y ha conseguido colarse en el libro vGuinness de los récords.

UbEx Adjunto superior (11)

Podrá gustar más o menos, pero no hay duda de que el Castillo de Colomares no deja indiferente a nadie. De estética kitsch, se levantó ladrillo a ladrillo a voluntad de Esteban Martín, un inmigrante que, tras pasar más de 30 años trabajando como cirujano y ginecólogo en Estados Unidos, volvió a su país natal. Escogió Benalmádena, en plena Costa del Sol, para construir un monumento para conmemorar el 500 aniversario del viaje de Colón a América. En lo material le ayudaron dos oficiales de albañil, mientras que de la fantasía del diseño se encargó el mismo, creando un collage arquitectónico con elementos mudéjares, góticos y románicos que tardó siete años en completar.

Seguir viajando

Pero, como si se tratara de una matrioshka​​ de sorpresas, el Castillo de Colomares guarda un pequeño secreto en su interior. Tan pequeño que fue reconocido incluso en el libro Guinness de los récords: alberga la iglesia católica más pequeña del mundo, consagrada por el Prior del Monasterio de la Rábida. No llega a los dos metros cuadrados de superficie, pero tiene todo lo necesario para hacer los oficios y está dedicada a Santa Isabel de Hungría, quien consagró su vida a ayudar a los más desfavorecidos. Algunos cuentan que una vez se celebró una boda, pero que en el interior solo estaba el cura, los novios tuvieron que quedarse afuera.