La isla con cinco cárceles Patrimonio de la Humanidad

Los presos eran mano de obra barata para los colonizadores, que les obligaban a hacer trabajos forzados.

Tasmania Port Arthur

Foto: iStock

Tasmania Port Arthur

Cuando el Imperio Británico se estableció en Australia durante los siglos XVIII y XIX construyó miles de colonias penitenciarias a lo largo del país, de las cuales tan solo quedan once. Situadas en el contorno marítimo fértil del que fueron expulsados los aborígenes, además de las islas de Norfolk y Tasmania. Esta última concentra cinco de estos lugares, que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 2010. En estas cárceles se castigaba a hombres, mujeres y niños y se les reeducaba con trabajos forzados en beneficio de los proyectos coloniales.

Las cinco cárceles que se encuentran en Tasmania son Port Arthur, Brickendon Woolmers, Darlington, Cascades y Coal Mines. La más destacada es Port Arthur, conocida como la Alcatraz de Australia, unida al resto de la isla por una franja de tierra de 30 metros de ancho, con aguas infestadas de tiburones alrededor y una jauría de perros entrenados al otro lado del camino. Los castigos en esta cárcel eran psicológicos, no físicos, y muchos de ellos acabaron padeciendo enfermedades mentales.

Más ubicaciones exactas.