La isla de los esclavos

Gorea, declarada Patrimonio de la Humanidad, ha sido escenario de la trata de esclavos en el Atlántico.

Isla Gorée

Foto: iStock

Isla Gorée

Desde Gorea partieron gran parte de los esclavos Senegaleses rumbo a América. Una triste realidad que convierte la isla en uno de los lugares más visitados de Senegal, donde es posible conocer la historia de una época. Ubicada a menos de tres kilómetros del puerto de Dakar, esta pequeña isla declarada Patrimonio de la Humanidad en 1978 por la UNESCO, se ha convertido en una de las localizaciones más accesibles para conocer de cerca parte de la historia de la esclavitud. Para llegar a ella, hay que subir a una pequeña embarcación que parte del puerto de Dakar. Ya antes de atracar, se vislumbran las casas de colores que tanto la caracterizan.