El jardín recuperado por Yves Saint-Laurent

Fue el pintor Jaques Majorelle el que diseñó esta preciosa casa del que, años después, se enamoró el modisto francés.

Majorlle

Majorlle

Corría el año 1980 cuando Yves Saint-Lauren y su pareja Pierre Bergé pusieron en marcha una asociación con el fin de recuperar este jardín. Cinco décadas antes, el artista Jacques Majorelle se había quedado prendado de Marrakech y mandó construirse una casa que estuviera a medio camino entre los diseños de Le Corbusier y el palacio de la Bahía de la capital imperial donde instaló su hogar y su taller y donde plantó un exuberante jardín con más de 135 especies diferentes. Después, en 1937, el bueno de Jaques creó un color con el que acabaría recubriendo el edificio y que a la postre llevaría su nombre: azul majorelle. Tras un accidente de coche abandonó la casa rumbo a París, dejándola abandonada a su suerte.

Hasta que Saint-Laurent y Bergé dieron con el lugar, lo recuperaron y lo convirtieron en lo que es ahora: un vergel con más de 300 plantas que se ha transformado en uno de los monumentos más visitados de la ciudad. Justo detrás, se inauguró en 2017 un museo dedicado a este diseñador de moda convirtiendo esta zona de fuera de la Medina en un polo turístico imprescindible.

Compártelo