El mágico bosque azul

La localidad belga de Halle acoge en sus aledaños el bosque Hallerbos, donde cada primavera renace un manto azulado de jacintos en flor.

Hallerbos

Hallerbos

El bosque de Halle o Hallerbos despierta cada primavera alfombrado por un tupido tapiz que tejen millones de campanillas azul lavanda y violeta que brotan de los Jacintos de los Bosques (Hyacinthoides non-scripta), un endemismo europeo, cuya floración suele comenzar en abril y se prolonga hasta junio. Hasta entonces, los bulbos de esta planta herbácea perenne permanecen en silencio, tímidamente ocultos bajo tierra, esperando salir a la luz en primavera, representando un hermoso espectáculo floral.

Sobre frágiles tallos, estas campanillas en racimo, de tonos azul lavanda o violeta y ligeramente fragantes, acompañan a los visitantes que se acercan al bosque de Halle para disfrutar de un paseo primaveral por sus senderos. Este parque boscoso de 542 hectáreas se localiza a 21 km de Bruselas, en la provincia del Brabante Flamenco y una parte del Brabante Valón.

El terreno donde hoy se extiende Hallerbos es un vestigio de la Carbonaria Silva a la que ya aludía Julio César en La Guerra de las Galias, así llamada por el carbón que proporcionaban sus bosques.

La floración de los jacintos silvestres también puede contemplarse en florestas de Francia, Irlanda, Países Bajos, Alemania y Rumanía. En Gran Bretaña, la allí llamada bluebell (campanilla azul) abunda en el condado de Oxforshire y en las colinas de Malvern y es una especie protegida, con prohibición de desenterrar y comercializar sus bulbos. En la Península Ibérica predomina la variedad Hyacinthoides hispanica y en Italia, la H. italica.