Un manantial de terrazas calcáreas

Las aguas termales de Mammoth son un imprescindible del Parque Nacional de Yellowstone.

Mammoth Hot Springs

Foto: iStock

Mammoth Hot Springs

Descrita en numerosas ocasiones como una cueva del revés, Mammoth Hot Springs son una de las imágenes más destacadas del que fue el primer parque nacional del mundo. Su formación se remonta a 600.000 años atrás, cuando una explosión volcánica creó los túneles de magma por los que hoy se calienta la lluvia y la nieve filtradas. Una vez caliente, el agua asciende por pequeñas fisuras y se encuentra con dióxido de carbono, provocando la disolución de grandes cantidades de piedra caliza en su camino a través de las capas de roca hasta alcanzar las fuentes termales de la superficie.

Ya en el exterior, se solidifica formando terrazas de travertino, que acogen una cincuentena de fuentes termales. Destacan la Liberty Cap, con forma de cono, y el manantial Minerva, caracterizado por su amplia gama de colores y sus curiosas formaciones de travertino.