La mayor fortaleza de ladrillo del mundo

El castillo de Malbork, en Polonia, es patrimonio de la humanidad desde 1997.

Malbork

Malbork

Sus dimensiones apenas necesitan de mucha presentación. En total, este complejo ocupa 21 hectáreas, albergando edificios asombrosos como su castillo, que solo por sí mismo mide 61 metros de largo por 51 de ancho. Pero no es el tamaño lo único asombroso de esta joya polaca. Y es que para su construcción se necesitaron 3,5 millones de ladrillos, una cifra que lo convierte en el mayor inmueble hecho de este material del planeta.

Tras sorprenderse con sus hitos, el castillo de Malbork fascina con su historia. No en vano, desde que lo levantaron los caballeros teutónicos en el siglo XIII siempre ha ejercido de espacio vital para la historia de la región. Al principio, como aduana para controlar el comercio por el río Nogat. Luego, como sede de numerosos cónclaves de la Liga Hanseática y de ahí, como residencia real para los reyes polacos. Hoy en día es una de los monumentos imprescindibles de Polonia y, por supuesto, una postal que, desde su arquitectura a su infinidad de detalles, sigue sorprendiendo a los viajeros.