Una micronación flotando sobre el Mar del Norte

Aprovecharon que la plataforma se encontraba en aguas internacionales para proclamar su independencia.

Seeland

Foto: CC

Sealand

El moho y el óxido cubren gran parte del hormigón que cincuenta años después sigue soportando las embestidas del Mar del Norte. A unos metros sobre el agua descansa una plataforma metálica de aproximadamente quinientos metros cuadrados. En uno de sus laterales, escrito con letras de palo, se lee Sealand, una micronación en la que viven cinco personas y que cuenta con su propio príncipe.

Todo comienza a mediados de la Segunda Guerra Mundial, cuando la marina británica decidió construir una base militar a diez kilómetros de la costa de Suffolk con el objetivo de defender el país de los Nazis. La base fue abandonada poco después de haber terminado el conflicto y en septiembre de 1967, Paddy Roy Bates, exmilitar inglés, aprovechó un vacío legal para autoproclamar el principado de Sealand. Cinco décadas después, su hijo le ha sucedido en el trono y aunque parezca mentira, esta pequeña nación ha tenido que defender su territorio de contrabandistas y mafiosos que querían hacerse con la el control de la plataforma.

Más ubicaciones exactas.

Compártelo