El monasterio donde se creó un licor digestivo centenario

Las doce hierbas que lo componen siguen siendo un secreto que solo conocen los monjes y la fábrica donde se elabora.

Montserrat

Foto: AGE

Montserrat

A finales del siglo XIX, en la comunidad de monjes benedictinos del famoso Monasterio de Montserrat, se comienza a destilar un licor que se bautizaría como Aromes de Montserrat. En la masía de Can Castells, el anexo monástico donde se realizaba el estudio de plantas y hierbas del entorno para su uso curativo, el hermano Colamban Cuscó consiguió hacer un brebaje compuesto por agua, azúcar, alcohol y doce hierbas, de las cuales algunas se mantienen todavía en secreto.

Tomillo, espliego, enebro, canela, clavo y coriandro son algunas de ellas, pero el resto, al igual que la receta, solo la saben los monjes del monasterio y la fábrica de Anís del Mono de Barcelona, que se encarga de realizarlo desde el 2011. El licor, de 31º, se destilaba originalmente en alambiques de cobre y se envejecía en barricas de roble.

Destinado para aliviar los problemas estomacales tanto de los religiosos como de los peregrinos que se acercaban al Monasterio de Montserrat, con el tiempo se hizo tan famoso que sus creadores decidieron comercializarlo en el recinto hasta hace diez años, cuando el aumento de la producción y la normativa les obligaron a llevar la creación del licor fuera del lugar.

Aromes de Montserrat licor
Botiga Monestir de Montserrat