El monasterio con un "Qué miras, bobo" tallado

La frase, popularizada por Leo Messi durante el Mundial de Qatar, fue labrada en piedra hace 450 años.

Samos

Samos

Tras haberse ampliado el Xacobeo durante el año 2022, en el monasterio de San Julián de Samos, en Lugo, todos pensaban que este jubileo sería su principal hito durante estos 12 meses. Y sin embargo, una curiosa frase ha sido el que ha puesto de actualidad este impresionante cenobio. Y esa no es otra que el "Qué miras bobo", una expresión con la que el recientemente MVP del Mundial de Qatar Leo Messi profirió al jugador neerlandés Weghorst al finalizar el tenso encuentro de cuartos entre Argentina y Países Bajos.

Artículo relacionado

X7F-1002057

La Ruta Jacobea

Camino Francés: de Astorga a Santiago de Compostela

La sarta de memes, bromas, vídeos virales y referencias a esta frase, probablemente la más icónica de este torneo, ha encontrado una curiosa semblanza histórica en uno de los edificios religiosos más impresionantes del Camino de Santiago. Se trata del monasterio de Samos, una de las paradas más monumentales del itinerario francés a su paso por la provincia de Lugo. Y es que en su interior, en concreto en una de las nervaduras del claustro gótico, se puede contemplar una piedra labrada con la frase "Qué miras bobo" en una de sus esquinas. Esta inscripción nada tiene que ver con la ira de Messi, ni siquiera con la del Dios cristiano, sino con la de un cantero. Porque, pese a que no hay una historia confirmada, todo apunta que esta injuriosa inscripción forma parte de una broma con la que el cantero Pedro Rodrigues quiso reírse de los mirones y curiosos durante su construcción.

Sea como fuere, la piedra se ha convertido en un fenómeno viral en las redes sociales, además de colocar para muchos followers a este edificio en el mapa. Aún no se puede evaluar el impacto turístico de esta curiosidad, pero lo que resulta evidente es que se ha convertido en una excusa contemporánea para visitar este impresionante monasterio donde reluce el gótico tardío, el renacimiento y, sobre todo, el barroco, elevado a la máxima expresión en su fachada y en su iglesia.