La montaña rusa construida sobre una pista de bobsleigh

Como si fuese un trineo, el vagón viaja a toda velocidad a lo largo de dos kilómetros por el monte Van Hoevenberg (EE.UU.)

Cliffside Mountain Coaster

Foto: Cliffside Mountain Coaster

Cliffside Mountain Coaster

Cuando llega el invierno, el monte Van Hoevenberg (Nueva York) suele estar cubierto de nieve llegando incluso a tapar uno o dos metros los troncos de los árboles. En 1980 fue una de las sedes de los Juegos Olímpicos de Invierno y multitud de hombres bala, enfundados en trineos aerodinámicos, se lanzaban por las laderas por ver quién se proclamaba el nuevo campeón de Bobsleigh. Ahora, por ese mismo curso que recorrieron aquellos deportistas, transcurre la montaña rusa más larga de Norte América.

Aunque no es una atracción convencional. Para empezar consta de un único vagón, y es la propia persona la encargada de moderar la velocidad a lo largo de los más de dos kilómetros que dura el recorrido. Además es posible ir escuchando los comentarios sobre los Juegos Olímpicos de 1980 a medida que se avanza. Una forma diferente de pasear por la montaña.

Más ubicaciones exactas.

Compártelo