La Montserrat balcánica

Cada una de las formaciones recibe un nombre relacionado con las leyendas del lugar.

Las rocas que emergieron del mar

Foto: iStock

Las rocas que emergieron del mar

Al noroeste de Bulgaria, formando una franja de tres kilómetros de ancho y treinta de largo, alzándose 200 metros hacia el cielo, se encuentra la formación rocosa de Belogradchik. Cada una de las rocas que forman parte del conjunto tiene un nombre: Adán y Eva, El Jinete, La Pared Roja y El Camello son algunos de ellos. Este monumento natural se formó en el fondo del mar como resultado de una compresión hace ya más de 230 millones de años y está compuesto en gran parte de piedra caliza.

Dentro de la formación se pueden encontrar numerosas cuevas donde se han descubierto huesos de especies de la prehistoria, como el oso o la hiena de las cavernas, al igual que pinturas rupestres de hace aproximadamente 10.000 años. Una de las leyendas más famosas del lugar es la de la virgen y la colegiala. En ella, una monja se enamora de un jinete, queda embarazada y es expulsada por los monjes. Al salir, el día se convierte en noche y todo a su alrededor se convierte en piedra, lo que da lugar a la formación rocosa.

Más ubicaciones exactas.

Seguir Viajando

Bulgaria

Compártelo