Morioka Shoten: la única librería del mundo con un solo libro a la venta

Hace cinco años abrió una de las librerías más revolucionarias de los últimos tiempos en la ciudad de Tokio.

Morioka Shoten tokyo

Foto: José Alejandro Adamuz

Morioka Shoten tokyo

Si para Umberto Eco el museo ideal no debía tener más que una obra de arte, para Yoshiyuki Morioka su librería ideal sólo podía tener un libro a la venta. Y eso es lo que hizo: algunos podrían tacharlo de loco, otros de minimalista radical.

El 5 de mayo de 2015, este librero nipón irrumpió en la escena libresca de Tokio y, ya de paso, del mundo entero como un elefante en una cacharrería. Su idea se convirtió rápidamente en carne de titular para una inmensa mayoría de medios que querían contar su historia. Felizmente, cinco años años después, la idea resultó de lo más exitosa y ahí sigue la Morioka Shoten Ginza abierta, para deleite de curiosos y viajeros bibliófilos de todo el mundo.

Nada llama poderosamente la atención en la calle -una de las calles periféricas del animado barrio de Ginza-. Un escaparate de reducidas dimensiones, sin cartel, sin un logo llamativo. Tal vez haya una mesa montada cerca de la puerta, un atril con un libro, la portada mostrada como si fuera una joya. En la esquina inferior derecha del vidrio, un lema escrito en letras blancas y sobrias da la pista definitiva: “A single room with a single book” (y el visitante dará gracias a que, al menos, esté escrito en inglés). Eso es Marioka Shoten: una sola sala para un único libro.

IMG-20201109-WA0004-01

Foto: José Alejandro Adamuz

En la época Amazon del fondo de libros infinito y con un sector editorial supervitaminado que inunda las librerías de novedades cada mes, montar un espacio para un único libro debe ser entendido como un gesto político: la defensa del libro físico y de las librerías como lugares de encuentro.

Para ser precisos, la Marioka Shoten Ginza es una especie de mezcla entre librería, sala de arte contemporáneo y pop-up store. Exactamente, lo que hacen es presentar un libro cada semana. Durante ese periodo se interviene el interior y se realiza un evento todas las noches, convirtiéndose el autor o autora en una especie de escritor residente de la sala. Todos los géneros y autores son bienvenidos, pero suelen ser habituales los libros de ilustraciones, fotografía y arte.

Más ubicaciones exactas

Compártelo