Ubicación Exacta

La (muy) poblada ciudad de los muertos de El Cairo que es Patrimonio de la Humanidad

Pocos reparan en su existencia, pero ese colosal cementerio guarda en su interior algunos monumentos importantes y una historia fascinante.

UbEx Adjunto superior (10)

De camino a las pirámides de Guiza siguiendo la Salah Salem Street, se deja a un lado un mar de casas que se extiende a lo largo, entre el asfalto y el murallón de edificios del distrito Mansheya Nasir. La visión tiene algo de apocalíptico, como si estuviéramos ante el pecio de una ciudad que pasó por algún apocalipsis: es la Ciudad de los Muertos, aunque la mayoría de los cairotas conocen a este lugar como “el cementerio” (el'arafa). 

Seguir viajando

La Ciudad de los Muertos se extiende bajo las colinas de Mokattam, al sureste de la ciudad. Se trata de una vasta red de tumbas que abarca 4 millas (6,4 km) de norte a sur que se ve como una colosal colmena de adobe, donde el silencio, al contrario de lo que podría esperarse de un cementerio, no es nada sepulcral. Y es que en este cementerio, los vivos viven entre mausoleos y tumbas, compartiendo el espacio con los muertos. Algunos eligen residir aquí para estar cerca de sus antepasados; otros, porque no tienen otro lugar al que ir. 

Esta necrópolis, con más de 14 siglos de historia, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, al ser integrada en el epígrafe “El Cairo histórico”. En su interior, se encuentran monumentos de gran relevancia, como el Mausoleo del Imam al-Shafi'i, una obra arquitectónica distintiva de estilo ayubí dedicada al fundador de la escuela de jurisprudencia islámica sunita Shafi'i. Los edificios que despuntan por el horizonte albergan los restos de sultanes, príncipes y princesas de las dinastías fatimí y mameluca, así como de la extinta monarquía egipcia.

Seguir viajando

Proyectos de restauración actuales financiados por la Unión Europea buscan preservar algunos de estos tesoros arquitectónicos (como el complejo palaciego del sultán Al Ashraf Qaytbay, una joya mameluca del siglo XV), amenazados por el caos fagocitador de la moderna ciudad. De hecho, la gran mayoría de habitantes -se calcula que hoy en día la Ciudad de los Muertos alberga a aproximadamente un millón y medio de vivos- se desplazaron hasta aquí tras ser obligados a abandonar el centro de El Cairo debido a demoliciones y presiones urbanísticas en la década de 1950. Es su hogar y su hogar es parte del pasado de su país.