La otra Sagrada Familia

El monasterio modernista Mare de Déu de Montserrat de Montferri es una joya escondida entre los viñedos de la comarca del Alt Camp.

Santuari Mare de Déu de Montserrat

Foto: iStock

Santuari Mare de Déu de Montserrat

A finales del siglo XIX, los habitantes de Montferri y los pueblos de alrededor peregrinaban hasta el Monasterio de Montserrat, concretamente a mediados de octubre -después de la vendimia-, para agradecer la cosecha del año a la Mare de Déu de Montserrat. Décadas más tarde, el jesuita Daniel Maria Vives decidió construir un santuario más cerca para no tener que hacer tantos kilómetros. Tras encargar el proyecto al arquitecto Josep Maria Jujol, colaborador de Gaudí y célebre por la fachada de la casa Batlló y los balcones de la Casa Milà, se empezó a construir alrededor de 1925. Sin embargo, las obras quedaron interrumpidas por problemas económicos y la guerra civil, y no fue hasta 1987 cuando se reprendieron bajo la dirección del arquitecto Joan Bassegoda. Finalmente, se culminaron en 1999 tras un periodo accidentado que le ha llevado a ser conocida como 'La otra Sagrada Familia'.

Orientado hacia Montserrat sobre un montículo de 400 metros -propiedad de la familia Vives-, el santuario de la Mare de Déu de Montserrat se sustenta sobre arcos parabólicos o catenarios típicos del modernismo catalán. En el exterior, la piedra dibuja formas similares a las rocas de las montañas de Montserrat que se asemejan, a su vez, a las chimeneas de la Pedrera. Aunque este santuario consiga atrapar todas las miradas de esta localidad de la comarca del Alt Camp de tan solo 400 habitantes, lo cierto es que Montferri cuenta con un gran patrimonio cultural y artístico, entre los que destaca su iglesia gótica, molinos hidráulicos, parte de la muralla y un castillo del siglo XI.

Interior Santuari de la Mare de Déu de Montserrat
Foto: iStock