El parque de atracciones que inspiró a Walt Disney

Fue bautizado como Jardines de Tivoli por estar inspirado en ellos, unos de los más bellos del Renacimiento.

Tivoli Copenhague

Foto: iStock

Tivoli Copenhague

Uno de los parques de atracciones más antiguo del mundo es el de los Jardines de Tivoli, que abrió sus puertas por primera vez en 1843 en Copenhague, Dinamarca. Aunque el parque Dyrehavsbakken, también danés, se inauguró antes, el parque de Tivoli es más conocido internacionalmente por la historia que le rodea. Fue el rey Christian VIII quien ordenó su construcción en una especie de idea de ‘pan y circo’ de cara a la población. Su fundador, George Carstensen, fue el que convenció al monarca y el que decidió que el mejor lugar para levantar el parque era en las afueras, aunque el crecimiento de la ciudad hizo que se integrara en el sur de esta. El motivo de que fuera bautizado como Jardines de Tivoli fue por el intento de imitar a la ciudad italiana de mismo nombre, donde se encontraba uno de los jardines más bellos del Renacimiento.

Una de las anécdotas que gira entorno al parque es la visita de Walt Disney y su mujer Lilly, que acudieron varias veces, tomando notas, que más tarde serían la semilla que creció hasta convertirse en Disneyland, algo que el mismo productor y guionista admitió. En el parque no sólo hay las típicas atracciones, sino también construcciones diversas, como una pagoda con un restaurante chino, o el restaurante Nimb, ubicado en un palacio de estilo árabe. Otra de las curiosidades de las que se puede disfrutar en este espacio de ocio desde que se erigió es la ‘guardia’ de Tivoli, un grupo de adolescentes que marcha emulando la Guardia Real de Copenhague, con el atuendo tradicional de altos sombreros negros y casacas rojas.

Más ubicaciones exactas.