El pueblo protegido por una estrella

Conocido como el fuerte Bourtange, este pueblo es un claro ejemplo de arquitectura desmilitarizada en Países Bajos.

iStock-1280046275

Foto: iStock

iStock-1280046275

Hay que remontarse hasta 1593 para comprender el por qué de esta rareza arquitectónica. Esta es la fecha en la que Guillermo de Orange levantó este baluarte con forma de estrella -típica del Renacimiento militar- en las única vía de comunicación entre Groningen, en posesión de los españoles, y Alemania durante la Guerra de los Ochentas Años. En torno a esta fortificación excavó canales y fosos para potenciar su capacidad defensiva, creando un paisaje que con el tiempo se convirtió en casi bucólico. Mientras que en los siguientes siglos esta plaza fue utilizada como posición en varias guerras, en 1851 se estableció como un pueblo independiente en el que no faltaba ni iglesia ni comercios. Eso sí, el progreso acabó con esta fantasía y, tras el éxodo rural de los años 60 de pasado siglo, las autoridades nacionales decidieron transformarlo en un museo al aire libre en el que se rememora la vida rural en diferentes siglos, así como las principales contiendas bélicas que aquí tuvieron lugar.