El santuario que quiere tocar el cielo

Ubicado en Spiazzi, se levanta aferrado a la roca de las montañas, a 774 metros sobre el nivel del mar.

Madonna della Corona

Foto: Shutterstock

Madonna della Corona

Varios documentos medievales atestiguan que alrededor del año 1250 existían un monasterio y una capilla dedicada a Santa Maria de Montebaldo -a los cuales se podía acceder a través de un estrecho sendero en medio de la roca-, donde hoy se encuentra la Basilica Santuario Madonna della Corona.

Erigido en el siglo XIV, sufrió cambios hasta convertirse en un santuario amplio y mucho más accesible gracias a la construcción de un puente de madera en 1458 y de una nueva iglesia. También se incorporaron dos escaleras de acceso: una desde la fuente de Spiazzi y otra más angosta que repasaba el trayecto original que llegaba a la capilla.

Artículo relacionado

iStock-1019843210

Italia secreta

Ocho ciudades eternas (e injustamente olvidadas) en el norte de Italia

Los trabajos de ampliación culminaron en 1685, hasta que en el siglo XIX se volvieron a realizar proyectos para dotarla de una nueva fachada de estilo gótico. Hoy, con vistas al valle del Adige, es una de las joyas arquitectónicas del norte de Italia.