Veo, veo...

El templo romano escondido dentro de un edificio

Cuatro columnas con capiteles corintios ocupan un patio de vecinos y la sede de la entidad excursionista más antigua de España.

Adjunto Templo romano

Templo Augusto Barcelona

Cuando a finales de 1876 los cinco jóvenes fundadores del Centre Excursionista de Catalunya (entonces Associació Catalanista d’Excursions Científiques) alquilaron aquel piso en la calle Paradís 10, en el Barri Gòtic de Barcelona, no daban crédito a lo que veían: los capiteles corintios de tres columnas romanas sostenían la pared y el techo de una de las estancias. Josep Fiter, César August Torras, Ramon Arabia, Àngel Guimerà y Jacint Verdaguer se hallaban frente a lo que quedaba del Templo de Augusto, el edificio central del fórum de Barcino. 

Aquellos precursores del montañismo, el estudio de las ciencias naturales, la lengua catalana, la cartografía o la fotografía, fueron adquiriendo pisos hasta dejar a la vista las tres columnas de 9 metros de altura. El arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner (autor del Palau de la Música y del Hospital de Sant Pau, entre otras obras) diseñó el patio para que se vieran desde la sala de juntas y de camino al salón de actos del club, también diseñados por él. La cuarta columna se añadió en 1959; está hecha con pedazos rdel templo y, desde 1879, se localizaba en la cercana Plaça del Rei. 

Construido a finales del siglo I a.C., el templo de Augusto se alzaba sobre un podio en el punto más alto de la ciudad romana, el monte Táber (16,9 m), junto a la actual plaza Sant Jaume. A su alrededor se congregaba, como ahora, la vida política, religiosa y económica de Barcino en edificios, mercados y tabernas que aprovechaban la confluencia de las dos calles principales de la metropolis romana: el decumanus maximus (calles del Bisbe y de la Ciutat) y el cardo maximus (calles Ferran y Jaume I), que conducían a las puertas de las murallas que protegían la ciudad.  

Las columnas del templo de Augusto forman parte del Museu d’Història de la Ciutat (MUHBA) y se pueden ver en visitas guiadas o por libre durante las horas en que el recinto permanece abierto.