El tren fantasma nórdico

Apodado 'flecha plateada', este ferrocarril es objeto de numerosas leyendas urbanas sobre desapariciones, muertos y estaciones abandonadas.

Silverpilen

Foto: Wikimedia Commons

Silverpilen

En Suecia conviven con un tren fantasma desde hace décadas. En 1960, el metro de Estocolmo adquirió el Silverpilen, que traducido al castellano significa flecha plateada debido a su carrocería hecha por completo de aluminio. En aquella época, los trenes se caracterizaban por el verde de sus chapas, todos menos este, que al ser utilizado como vagón de emergencia ante las averías de los principales, se decidió no pintarlo. Su luz magnética y el hecho de recorrer las vías de muy de vez en cuando, comenzó a despertar la curiosidad de los pasajeros y hasta los propios operarios del metro. A partir de ese momento, empezaron a surgir historias sobre avistamientos del tren circulando a gran velocidad.

Tras 30 años de servicio, el Ayuntamiento decidió en 1996 retirarlo de las vías aunque los rumores ya se habían asentado en el acervo popular. De hecho, es tal la fama de esta historia que el Silverpilen ha aparecido en varias obras como la serie sueca Los fantasmas en 1997. También se le relaciona con la estación de tren de Kymlinge, una parada abandonada en la que más de una vez se afirma haber visto el tren fantasma recogiendo y dejando ir a pasajeros. Según el dicho sueco “sólo los muertos se bajan en Kymlinge”.

Del Silverpilen ya sólo queda la cabina que se encuentra en el parque de Mannaminne. El artista Anders Åbergs la rescató de su destrucción y hoy sirve de lienzo para varios artistas que prueban sus diseños en el aluminio resplandeciente que ha cultivado la imaginación de las personas durante tanto tiempo.

Más ubicaciones exactas.

Compártelo