La única cascada arquitectónica que es Patrimonio de la Humanidad

Junto a otras obras, esta magnífica casa de Frank Lloyd Wright cuenta con este reconocimiento desde 2019.

cameron-venti-ISqTudqZERQ-unsplash

Photo by Cameron Venti on Unsplash

cameron-venti-ISqTudqZERQ-unsplash

Tras designar en 2016 la obra arquitectónica de Le Corbusier como Patrimonio Mundial, la Unesco hizo en 2019 lo propio con Frank Lloyd Wright, el gran arquitecto estadounidense del siglo xx, cuyo legado se puede visitar siguiendo una ruta por el país. Entre los ocho edificios destacados se hallan el Unity Temple de Illinois, la Hollyhock House de California, la Taliesin West del desierto de Arizona, el Museo Guggenheim de Nueva York o la imaginativa Casa de la Cascada de Pensilvania, su mayor logro de arquitectura integrada en el paisaje.

En concreto, esta vivienda edificada en el paraje de Mill Run, Pensilvania, destaca por ser su obra más representativa, la cúspide de su trabajo y del estilo de arquitectura orgánico que se define por su relación con el entorno. No en vano, su rasgo más característico es cómo integra la pequeña cascada para formar parte de la fachada y ser, además, el rasgo más distintivo de este monumento.