De vía ferroviaria a túnel del amor

Este pasadizo moldeado por los árboles en Klevan, Ucrania, es un perfecto ejemplo de cómo la naturaleza siempre vence.

iStock-940527594

iStock-940527594

El noroeste de Ucrania se caracteriza por tener una orografía ondulada y muy frondosa, siendo, de este modo, el corazón verde del país. Sin embargo, su exuberancia no le ha hecho ser inmune al progreso y a la industrialización ya que la madera de sus bosques es muy preciada y valorada. Eso sí, a veces la convivencia entre progreso y ecosistema es capaz de generar paisajes inesperados y muy magnéticos. Es el caso de esta vía férrea de poco más de 6 kilómetros que une Klevan con Orzhiv y que sirve para conectar una maderera con el resto del país. El hecho de ser un trazado poco frecuentado, unido a la voracidad propia de los árboles, ha creado un lugar mágico, llamado también 'El túnel del amor' que ha colocado este lugar inesperado en icono de la región.

Compártelo