La villa del pozo iniciático

Salones suntuosos y rincones misteriosos se funden en la enigmática Quinta da Regaleira de Sintra

iStock-965820196

iStock-965820196

La Quinta da Regaleira no solo posee salones lujosos y jardines con fuentes, lagos y paneles de azulejos. Además alberga túneles secretos, cascadas escondidas, grutas y perturbadoras construcciones repartidas por toda la villa.

En 1892, el magnate del café António Carvalho Monteiro adquirió esta finca de cuatro hectáreas para convertirla en un universo de astrología, alquimia y esoterismo. Con la ayuda del arquitecto Luigi Manini recreó espacios de estilo románico, gótico, renacentista y manuelino, repletos de detalles mitológicos, templarios y de la masonería. En el interior sobresalen el Salón de Caza, con una magnífica chimenea esculpida, la biblioteca y un laboratorio alquímico en la torre octogonal.

Sin embargo, lo más singular del recinto son sus enigmáticos pozos donde, en lugar de agua, fluyen misterios. Se cree que el llamado Pozo Iniciático servía para rituales de masones que representaban el tránsito desde la muerte –el fondo, donde hay una cruz templaria de mármol– a la reencarnación –la salida–. La galería tiene una escalera en espiral que desciende por 9 rellanos separados por 15 peldaños –numerología masónica–, con decoraciones que evocan el Cielo y el Infierno de Dante. El hueco se conecta por pasadizos ocultos con otras zonas de la villa, como la Puerta de los Guardianes