África

51 / 189

Foto: Gtres

51 / 189

Monte Kilimanjaro, Tanzania

Uno de los lugares míticos de África. La montaña, de la que escribió Ernest Hemingway, está situada en el noreste de Tanzania. Formada por tres volcanes inactivos, es el punto más elevado del continente. Además, el Kilimanjaro es conocido por sus famosos campos de hielo en la cumbre que se están reduciendo de forma drástica desde principios del siglo XX y lo convierten en uno de esos paisajes que ya nunca volveremos a ver igual. El monte y las selvas circundantes constituyen el Parque Nacional del Kilimanjaro, Patrimonio de la Humanidad desde 1987, que es el hábitat de muchas especies amenazadas de extinción. 

Foto: Gtres

52 / 189

Primavera en la provincia Cabo Occidental de Sudáfrica

Este paisaje es asombroso. Y más entre agosto y septiembre, que es cuando acontece esta espléndida floración que convierte la provincia de El Cabo Occidental, en Sudáfrica, en una impresionante alfombra natural. Uno de los mejores lugares para observar este espectáculo es en el West Coast National Park, a unos 90 kilómetros de la capital, Ciudad del Cabo. En el corazón del parque, hay una laguna de origen prehistórico. 

Foto: Gtres

53 / 189

Reserva Nacional Masai Mara, Kenia

Si hay un parque nacional en África que destaque sobre todos es este, el de la Reserva Nacional Masai Mara, en la región del Serengueti. Si duda, un imprescindible de Kenia. Tiene este nombre porque la legendaria tribu masái habita la zona y por el río Mara, que lo cruza. La mayor parte del territorio es sabana en la que puntualmente aparecen acacias salpicando el horizonte. La fauna tiende a concentrarse en la zona occidental del valle, donde el acceso al agua es más fácil. Es fácil ver a los “Cinco Grandes”: el león, leopardo, elefante, el búfalo africano y el rinoceronte negro. También se puede ver otros animales como el hipopótamo o la hiena manchada. 

Foto: Gtres

54 / 189

El hogar de los gorilas en la niebla

Una basta zona geográfica, entre Uganda, Ruanda y la República del Congo, sigue siendo el hábitat de los últimos gorilas: un espectacular entorno selvático de senderos apenas abiertos por la mano del hombre. Fue la zoóloga estadounidense Dian Fossey, en los años 60, la pionera que logró romper con los prejuicios que existían alrededor de esta especie amenazada por la extinción de la mano de los cazadores furtivos. Para verlos en libertad, hay que ir al Parque Nacional de los Volcanes, en Ruanda, o al Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi, en el suroeste de Uganda.

Foto: AP

55 / 189

Lago Nakuru, Kenia

El Lago Nakuru, declarado como Parque Nacional de Kenia en 1968, es un santuario para las aves. En especial, para los flamencos que ocupan la orilla atraídos por las algas: miles de ellos de un precioso color rosado que forman uno de los espectáculos naturales más bellos de África. Al lago también llegan rinocerontes y centenares de búfalos, jirafas, gacelas…  

Foto: AP

56 / 189

Delta del Okavango, Botsuana

El delta del Okavango es uno de los ecosistemas más asombrosos del planeta. En sentido estricto no es un delta fluvial ya que el río no desemboca en el mar. En realidad, deberíamos hablar de un cono de deyección que se produce en el lugar donde el río Okavango alcanza una llanura sin salida fluvial a ningún océano, quedando la zona inundada durante las crecidas. Sea como fuera, esta extensa superficie (entre 15.000 km2 y 22.000 Km2) es el hábitat de miles de especies. Aquí se encuentra una población de leones nadadores, forzados por las crecidas a zambullirse para poder cazar en el territorio.

Foto: Gtres

57 / 189

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

La naturaleza es caprichosa. Sobre todo cuando a las formaciones rocosas les da por hacer esculturas, como ocurre con esta espectacular formación kárstica, en el Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, en Madagascar. Dos conjuntos destacados: el Gran Tsingy y el pequeño Tsingy, donde la disolución de la caliza ha originado un laberinto natural casi impenetrable de torres afiladas y estrechas cuevas. El parque nacional es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad

Foto: Gtres

58 / 189

El Nilo, Egipto

Más que un simple río, casi una divinidad que otorga la vida. Con una extensión que supera los 6.800 kilómetros de longitud, el Nilo es el mayor río del continente africano. Sin él, la civilización de Egipto no habría existido. El curso alto del río dio algunos de los episodios más apasionantes en la historia de las expediciones africanas. El explorador británico John Hanning Speke fue el primer occidental en alcanzar las fuentes del Nilo, una zona que se le resistió al mismísimo David Livingstone. Finalmente, fue el galés Henry Morton Stanley quien confirmó la veracidad del descubrimiento de Speke al circunnavegar el lago Victoria. De paso, le dio tiempo de protagonizar uno de los saludos más famosos de la historia: “El doctor Livingstone, ¿supongo?”, fue lo que dijo al encontrarse enfermo al mítico aventurero en su campamento a la orilla del lago Tanganica.

Foto: Gtres

59 / 189

Sudáfrica, en el centenario del nacimiento de Nelson Mandela

Nelson Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica nació el 18 de julio de 1918. Su lucha fue clave contra el Apartheid, y las Naciones Unidas decretaron su natalicio como el "Día de Mandela", en recuerdo a su importante legado. Este año, además se cumplen cien años de su nacimiento, por lo que por todo el país se celebrarán diferentes actos en su recuerdo. 

Foto: Gtres

60 / 189

Parque Nacional Ruaha, Tanzania

La población de leones africanos ha disminuido en un 90% en el último siglo. Para muchos de estos mamíferos, el Parque Nacional Ruaha se ha convertido en el único hogar posible. Este parque es uno de los más grandes de Tanzania, sólo superado en extensión por el Parque Nacional Serengueti. Las iniciativas de turismo sostenible ayudan a los visitantes en safari a ver a los grandes felinos, algunos agrupados en grupos de 30 o más, a la vez que se trabaja en la preservación de la vida salvaje en los alrededores del parque.

Foto: Gtres

61 / 189

Etiopía, una ruta por sus patrimonios culturales

Para muchos, Harar, la ciudad amurallada de Etiopía, es la ciudad más sorprendente al este de África. Se ubica en la región de Harari y los viajeros no suelen incluirá en sus rutas. Conocida como la “ciudad de los santos” cuenta con 82 mezquitas, tres de las cuales datan del siglo X. En reconocimiento a su patrimonio cultural e histórico, está considerada como la cuarta ciudad más santa del islám, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006. Una vez visitada, recorriendo Etiopía, el país del Nilo azul, hacia el norte, alcanzamos Lalibela, ciudad famosa por las iglesias tallas en la roca, también Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, desde 1978.

Foto: Milko Marchetti / Age fotostock

62 / 189

El arca de Noé

En función de la época en que se visite, el lago Manyara ofrece diferentes paisajes y animales. Grandes manadas de herbívoros mantienen una población de leones que se ha hecho famosa por subirse a los árboles. Hay jirafas, grupos de babuinos, hipopótamos que se concentran en un hippo poole a la salida de la selva… Cuesta creer que quepa tal variedad en tan poco terreno. Desde lo alto del escarpe se observa el mosaico de colores y texturas del parque. Un cinturón blanco rodea el lago demostrando la salinidad de sus aguas. En el centro, una enorme mancha rosada señala los miles de flamencos que se alimentan aquí la mayor parte del año. Manyara no tiene un solo rincón que no rebose vida. Y apenas hemos iniciado el safari.

Foto: CHRISTOPHE RATIER / Age fotostock

63 / 189

Tierra de masais

Unos masais y sus preciadas vacas escoltan la bajada al cráter. La tribu, antaño dispersa por todo el Serengeti, fue realojada en las tierras altas del Área de Conservación del Ngorongoro y ahora pastorean sus reses en los nueve volcanes que engloba la reserva. Un grupo de leones descansan junto a un búfalo que han cazado a primera hora. Los masai siguen su camino sin darles la menor importancia.

Foto: Lachlan Herron / Age fotostock

64 / 189

La riqueza de Tarangire

Tarangire, a solo 118 kilómetros de Arusha, es el sexto parque nacional de Tanzania en extensión (2.850 km2), aunque merece un puesto más alto en número de especies, especialmente en la época seca, de junio a noviembre, cuando alrededor de 55.000 herbívoros se concentran junto al río que da nombre al parque buscando los últimos recursos de agua disponibles.

Foto: Gtres

65 / 189

Kenia, Mejor Destino para safaris del mundo

Kenia ha logrado algo muy especial: si piensas en un safari seguro que te vendrán a la imaginación algunos paisajes del país africano: los parques de Samburu, Masai Mara, Lago Nakuru… Por ello, lleva cinco años consecutivos (desde 2013) alcanzando el galardón. Otros países de África que estaban nominados han sido Tanzania y Namibia, entre otros.

Foto: Gtres

66 / 189

Penitenciaría de la isla de Gorea (Dakar, Senegal)

Al menos 20 millones de personas (hombres, mujeres y niños) fueron capturadas en sus aldeas para ser vendidas por tratantes de esclavos establecidos en la isla de Gorea, frente a Dakar, capital de Senegal. El interior de la que se conoció como la Maison des Esclaves estaba pensado para el comercio de esclavos, que tras la transacción eran conducidos desde los calabozos al punto de embarque. El pasillo que debían transitar era conocido como “el lugar de donde no se regresa”. Este lugar era el último en el que las familias podían verse por última vez antes de ser trasladados a América. En 1848, año en que la esclavitud fue abolida por Francia, se cerró esta penitenciaría que había sido la base más activa del comercio de esclavos. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1978 y hoy se trata de una visita imprescindible para todo el que viaja a Senegal.

Foto: Gtres

67 / 189

Isla Robben (Ciudad del cabo, Suráfrica)

Esta prisión se encuentra en una isla de la Bahía de la Mesa, a 12 km de la costa de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Es famosa porque durante 18 años, Nelson Mandela estuvo encarcelado como preso político del apartheid en el pequeño espacio de 2 por 2,30 metros de su celda, la número 5. El penal, con una larga historia que se remonta a finales del S. XVII, fue clausurado en 1996. Hoy es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y se puede visitar en un tour guiado. Desde el Victoria & Albert Waterfront de Ciudad del Cabo salen los transbordadores que llegan a Robben Island. El recorrido se suele hacer junto a un expreso e incluye la visita a la celda de Nelson Mandela.

Foto: CC

68 / 189

El Congo suena a soukous

Es probable que si viajas a Kinsasa, la capital de República Democrática del Congo, te reciba un tipo de música muy peculiar, alegre, con coros y ritmo endiabladamente rápido. Tal vez no lo sepas, pero se trata del soukous, o también conocido como lingala. Es un género musical que nació entre los años 30 y 40 y que se expandió con rapidez por África y saltó a América del Sur. La ciudad de Kinsasa es una urbe caótica; pero es la puerta de entrada a maravillosos parques nacionales y a una naturaleza exuberante. Sin duda, el soukous es la banda sonora perfecta para ir al encuentro de los últimos gorilas en la niebla.

Foto: Gtres

69 / 189

Una vida dedicada a los chimpancés

Jane Goodall es pionera entre las heroínas del siglo XX. Junto a Dian Fossey y Biruté Galdikas han roto prejuicios en cuanto al duro trabajo de campo que podía realizar una mujer. Desde que llegó a Kenia en 1957 no ha dejado su activismo en defensa y protección de los chimpancés. Toda una vida de safari continuo por África en pos de la conservación de las especies. Antes que ella nadie había permanecido tanto tiempo estudiado a los animales salvajes en su hábitat.

Foto: CC

70 / 189

Un héroe perdido en África

Las aventuras del doctor Livingstone, quizá el explorador más famoso de todos los tiempos, son legendarias. Las aventuras en África del doctor Livingstone son legendarias. No obstante, fue considerado héroe nacional por los británicos. Entre sus logros están sus exploraciones por las regiones centrales de África que le llevaron a descubrir las cataratas Victoria. Tras algunas desventuras y la muerte de su mujer por disentería, David Livingstone, desapareció por un largo tiempo, por lo que el periódico New York Herald, organizó una exitosa y popular expedición en su búsqueda.

Foto: CC

71 / 189

La reina blanca del Kilimanjaro

Que una sea exploradora y aventurera no significa necesariamente que renuncie a ciertas comodidades. Es el caso de May French Sheldon (1847–1936), editora estadounidense, escritora, y exploradora. Consiguió encabezar una expedición al Kilimanjaro para demostrar que las mujeres también podían ser grandes exploradoras, algo que actualmente nadie duda, pero que en su época muchos dudaban. Y sus expediciones fueron el contrapunto pacífico a las dirigidas por muchos hombres en África. Viajaba con lo imprescindible y un poco más... Comodidades extras como el palanquín que hizo famoso y que aparece en la ilustración, también incluyó una bañera en su equipaje. Su legado: se podía entrar en contacto con las tribus africanas sin necesidad de usar la violencia.

Foto: CC

72 / 189

Un periodista viajero

Henry Morton Stanley es el hombre que se hizo famoso por una frase: "Doctor Livingstone, supongo". Y bueno, claro, también por encontrar al gran David Livingstone a orillas del lago Tanganica, en una época en la que la geolocalización ni siquiera había sido imaginada. El periodista y explorador nacionalizado estadounidense aceptó el encargo del editor del New York Herald para ir de viaje a África a buscar al doctor Livingstone. Su expedición fue un éxito y se convirtió en una referencia de los viajes.

Foto: CC

73 / 189

El lugar donde nace el Nilo

John Speke, junto a Richard Francis Burton, ambos oficiales del ejército británico, son representantes de la casta de exploradores de la segunda mitad del siglo XIX que hicieron de África el espacio de innumerables aventuras. La búsqueda de las fuentes del río Nilo, que se resistían a toda expedición, constituyó la asombrosa historia de estos dos hombres

74 / 189

Mapa de Botsuana

Los principales lugares de interés del país africano.

75 / 189

Poblados Seboba, Oodi y Bahurutshe

Estas dos aldeas permiten acercarse a la cultura de la población nativa a través de su artesanía y cocina. En la cooperativa de tejedoras de Oodi (a 20 kilómetros de Gaborone) las mujeres elaboran tapices, mantas y vestidos con lana trabajada de forma manual. El Bahurutshe Cultural Village (Mmankgodi) y el Seboba Cultural Village (Kasane) recrean sendas aldeas tradicionales donde es posible alojarse en cabañas de madera y barro, además de comprar cestos típicos y probar la cocina local. 

76 / 189

Cataratas Victoria

"El humo que truena", el nombre con que los nativos llamaron al gran salto del río Zambeze, se reparte entre Zambia y Zimbabue, a muy poca distancia de la frontera con Botsuana. Esta cascada de 100 metros de alto produce una nube de vapor que se eleva 76 metros sobre el nivel del suelo y puede verse desde 20 kilómetros de distancia. Las ciudades de Livingstone (Zambia) y Victoria Falls (Zimbabue) ofrecen numerosas opciones para contemplar el salto, desde vuelos en avioneta o helicóptero hasta paseos en canoa o bien en barcos que se acercan a la base de las cataratas.

77 / 189

Parque Nacional Makgadikgadi Pans, un refugio de fauna y flora

Con una extensión de 16.000 km2, el parque de Makgadikgadi constituye una de las áreas salinas más extensas del planeta. Lo que antiguamente fue un inmenso lago hoy está formado por dos lagunas (Sowa y Ntwetwe) que, en época de lluvias y gracias a al agua aportada por ríos estacionales, atraen a cientos de miles de flamencos. 

En las praderas y las áreas de acacias de Ntwetwe se concentran las grandes manadas de cebras y ñus que migran hacia la región de Boteti, al oeste de Makgadikgadi. El montículo rocoso de Kubu Island (en la foto), en la laguna de Sowa, es uno de los mayores atractivos del parque por sus baobabs, su capa blanca de sal y sus vestigios arqueológicos. 

Se cuenta que David Livingstone para cruzar esta cuenca salina tomó como referencia visual para orientarse un baobab. El gigantesco árbol recibió el nombre de Chapman y aún vive, tiene entre 3.000 y 4.000 años

78 / 189

Pinturas rupestres de Tsodilo Hills

Hace 90.000 años las tres remotas colinas de Tsodilo ya estaban habitadas por una comunidad de cazadores y recolectores. Estos abrigos rupestres, situados a 400 kilómetros de Maun y declarados Patrimonio Mundial en 2002, son aún lugares sagrados para los san y los hambuskushu, asentados en la zona desde hace 200 años. Sus aldeas proporcionan los guías que acompañan en cualquiera de las 3 rutas senderistas (Rhino Trail, Lion Trail y Cliff Trail) que llevan a las pinturas sobre roca con mejor acceso. Se han contado en torno a 4.000 frescos, de entre 20.000 años y apenas un siglo de antigüedad. Hay dibujos de dedos, de figuras geométricas, de animales domésticos y fauna salvaje, e incluso de ¡ballenas! 

Foto: Brendon Cremer

79 / 189

África en estado puro

Los safaris por Botsuana regalan momentos únicos, como esta escena de caza en la reserva natural de Moremi. 

Foto: Buena Vista Images / Getty Images

80 / 189

El rey de las charcas

El hipopótamo, el gran mamífero de las zonas inundadas, es fácil de observar durante las salidas en barca por el delta del Okavango.

Foto: Mint Images - Frans Lanting / Getty Images

81 / 189

Makgadikgadi

Los baobabs pueblan los alrededores de esta extensa zona de salares situada al sur del P. N. Chobe.

Foto: Kirill Trubitsyn / Sgutterstock

82 / 189

Kalahari

Esta región árida se reparte por siete países: Congo, Angola, Zambia, Namibia, Zimbabue, Sudáfrica y Botsuana. En este último, el Coto del Kalahari Central abarca la mayor extensión. 

Foto: Janaka / Age Fotostock

83 / 189

La gran sabana

Botsuana está cubierta en su mayor parte por praderas y extensiones de arbustos espinosos con alguna acacia y lagunas.

Foto: Frommenwiler Fredy / Age Fotostock

84 / 189

Delta del Okavango

Tras 1.400 kilómetros de recorrido, el río Okavango desaparece en medio de un tapiz de verdes y azules de 15.000 km2. 

85 / 189

Río Chobe

Un águila pescadora africana (Haliaeetus vocifer) captada en plena pesca. El Chobe concentra la mayor densidad de África de esta magnífica ave.

Foto: Age Fotostock

86 / 189

Safaris sobre el agua

A menudo, para desplazarse por la orografía de Botsuana realizando safaris, es preciso usar medios de transporte como las canoas tradicionales.

Foto: Shutterstock

87 / 189

Safaris por tierra

Los vehículos todo terreno son los más comunes para llevar a cabo un safari.

Foto: Sergi Reboredo

88 / 189

Un medio de transporte de altura

Otro medio para recorrer largas distancias es mediante las avionetas, que regalan grandes vistas como las de la imagen.

Foto: Shutterstock

89 / 189

Animales a corta distancia

Las barcazas turísticas que se desplazan por el río permiten avistar diferentes animales en sus actividades cotidianas.

Foto: Gtres

90 / 189

Marrakech, Marruecos

La “ciudad roja”, llamada así por el color de sus edificaciones, sobre todo con la luz del atardecer, es una de las ciudades imperiales de Marruecos. A pesar de que Rabat es la capital del país, Marrakech se ha convertido en una urbe moderna y densamente poblada. A pesar de ellos, al pasear por su Medina o al ver un crepúsculo sobre la plaza de Yamaa el Fna, uno se transporta a un tiempo mágico. La sonoridad del lugar, la hospitalidad tradicional marroquí, la artesanía y la bella arquitectura siguen siendo argumentos para visitar la ciudad.

Foto: AP Images

91 / 189

Merkato de Addis Abeba

En Addis Abeba, la capital y centro neurálgico del país, vale la pena visitar su museo Etnológico y, el sábado, perderse por el Merkato, uno de los mercados más grandes y coloridos de África

Foto: AP Images

92 / 189

Merkato Addis Abeba

Un hombre carga con paquetes de hoja de kobe, usadas para cubrir el pan durante su elaboración, entre el trajín del Merkato de la capital de Etiopía. Kobe es el nombre local para referirse a la planta Ensete, una variedad de planta tropical parecida la hoja plátano.

Foto: Gtres

93 / 189

Lago Tana

Bahir Dar (con aeropuerto) es el punto de partida de las excursiones en barca por el lago Tana, el mayor de Etiopía y origen del Nilo Azul. Las 37 islas lacustres albergan iglesias con pinturas al fresco en su interior.

Foto: Michael Runkel / Age fotostock

94 / 189

Cataratas Tis Issat

El Nilo Azul vierte sus aguas en este salto de 45 metros de caída. La senda que sube hasta ellas parte de la población de Tis-Isat, a 35 kilómetros de Bahir Dar, y cruza el río por un puente erigido por los portugueses en el s. XVII. 

Foto: Csilla Zelko / Age fotostock

95 / 189

Gondar

Situada a 50 kilómetros del lago Tana, fue la capital del país entre 1632 y 1855. De su pasado como ciudad de reyes posee un recinto con varios castillos y también iglesias decoradas con frescos de gran colorido y detallismo.

Foto: AP Images

96 / 189

Aksum

La ciudad donde se hallaba el palacio de la reina de Saba conserva estelas con más de 2.000 años de antigüedad y varios obeliscos de hasta 33 metros de altura. 

Foto: Adam Saligman / Age Fotostock

97 / 189

Lalibela

Es uno de los lugares más sorprendentes del país por sus 11 iglesias excavadas en el suelo rocoso hacia el siglo XII. Los templos están conectados por una red de pasadizos. El conjunto es Patrimonio de la Humanidad desde 1978. 

98 / 189

Hamer

Suelen llevar una gran cantidad de decoración en el cuerpo, desde marcas en la piel hasta diferentes adornos como pulseras, collares, etc.: tanto las mujeres como los hombres. Ellas lucen peinados muy elaborados, que moldean con barro y mantequilla y las solteras llevan descubierta la frente. 

99 / 189

Hamer

Durante la ceremonia en que un joven debe saltar sobre las vacas, las chicas se hacen azotar la espalda con varas para mostrar su valor y aumentar la dote.

100 / 189

Mursi

Habitan en chozas y eluden el río Omo por temor a la mosca tsé-tsé. La Jalaba es un consejo de hombres sabios que toman las decisiones importantes de la tribu y tienen la creencia de que todo lo que les rodea está vivo, estableciendo una relación muy respetuosa con el entorno.